13 Feb 2021 - 10:46 p. m.

Problemas que habrían ocasionado el derrumbe en Doña Juana fueron solucionados

Así lo informó la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, al advertir que los compromisos pactados con el operador del relleno sanitario, luego del acuerdo al que se llegó el año pasado, han sido cumplidos.

El pasado viernes Superservicios presentó el avance que se ha tenido con respecto a la solución de problemas que ocasionaron el derrumbe en Doña Juana durante el 2020 el cual generó una emergencia ambiental.

Todo comenzó en la noche del 28 de abril del año pasado, cuando se registró un derrumbe de casi 80.000 toneladas de basura en una zona de deposición de Doña Juana. Este hecho trajo consecuencias negativas tanto para el ambiente como para los habitantes de los barrios del sector quienes se quejaron por los fuertes olores y la presencia de moscas y ratas en sus viviendas.

Según el operador, una posible falla en las capas de arcilla del terreno fue lo que ocasionó el deslizamiento en aquel entonces, ya que no permitía el drenaje del lixiviado (líquido que escurre de las basuras) hacia los filtros. Esto trajo numerosas críticas al tratamiento de estas basuras, sobre todo por quienes vivían en los barrios de Mochuelo Alto y Bajo, Barranquitos, Paticos, La Esmeralda y Laguitos, en la localidad de Ciudad Bolívar.

Lea: Advierten demora en la atención a emergencia, tras derrumbe en Doña Juana

En aquel entonces, el representante legal del operador Centro de Gerenciamiento de Residuos (CGR), Mauricio Bernal, le dijo a El Espectador que el sitio donde ocurrió la emergencia era una terraza que estaba cerrada y no estaban disponiendo residuos, pues esa zona fue operada hace más de 10 años por el anterior concesionario. “Creo que fallaron los cimientos que puso en su momento. La hipótesis es que hubo una falla en esa arcilla, puesta por el anterior concesionario. El servicio se seguirá prestando, porque el derrumbe fue en una zona que no se estaba usando. ¿Qué toca hacer? Pues recoger la basura y mitigar el impacto para los habitantes del sector”, afirmó.

Esto situación hizo que los vecinos de El Mochuelo Alto y Bajo se tomaran la entrada principal de Doña Juana, en busca de soluciones al eterno problema con el que han tenido que lidiar desde que se construyó el relleno en la zona, por lo que tuvo que hacerse una mesa de dialogo con el fin de establecer un pacto para solucionar todos los problemas que había desencadenado el deslizamiento, mientras que la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) aseguró que adelantaría procesos, para investigar las irregularidades en las que posiblemente había incurrido el operador de Doña Juana.

Lea: Lo que se pactó luego del derrumbe en Doña Juana

Así las cosas, diez meses después de lo ocurrido, la Superintendencia de Servicio Públicos, realizó un recorrido por el sitio para inspeccionar el cumplimiento de los acuerdos para solucionar estar emergencia. “Hemos verificado que fueron superados los problemas que dieron lugar a esa emergencia al estabilizarse el terreno y las celdas donde son depositados los residuos; y haber controlado los malos olores y la presencia de vectores y roedores en el lugar y sus alrededores”, dijo Natasha Avendaño García, superintendente de servicios públicos.

Sin embargo, la funcionaria también recalcó que se evidenció un retraso en la construcción de la planta de tratamiento de lixiviados, por lo que seguirán vigilantes para que se cumpla antes del cierre del programa de gestión, en el próximo mes.

Por ahora, los habitantes del sector esperan que las soluciones a este tipo de problemas que los afectaron tanto durante el año pasado sean contundentes, ya que los malos olores y la proliferación de insectos o roedores podrían generar una emergencia sanitaria que se sumaría a la del Covid-19, la cual ya han tenido que afrontar con múltiples dificultades.

Comparte: