Publicidad
9 May 2022 - 2:00 a. m.

Próximo contralor de Bogotá: ¿una elección que está definida en el Concejo?

Tras dos meses de una Contraloría interina, a mediados de mayo el cabildo distrital elegirá al contralor en propiedad, para el período 2022-2025. Dos de los ternados son funcionarios actuales de la Contraloría General: uno de ellos es el segundo al mando del contralor Felipe Córdoba.
La elección del contralor se hará después de la entrevista ante la plenaria del Concejo de Bogotá.
La elección del contralor se hará después de la entrevista ante la plenaria del Concejo de Bogotá.
Foto: GUSTAVO TORRIJOS

“Cada peso cuenta” fue el eslogan de Andrés Castro Franco durante su paso por la Contraloría de Bogotá, que inició en noviembre de 2020 y terminó en febrero de este año. Precisamente, esa es la función de quien ostente ese cargo: vigilar el presupuesto y la gestión fiscal del Distrito, así como de los particulares que manejen fondos o bienes públicos.

Sin embargo, desde inicios de año se sabía que la elección del sucesor de Castro iba a tardar al menos hasta mayo o junio. Esto, debido a que el Concejo de Bogotá tardó en estructurar el proceso y, en noviembre de 2021, ni había convocatoria para escoger la universidad que realizaría las pruebas a los aspirantes. Con todo y las demoras, la terna de candidatos ya está lista y la entrevista ante la plenaria del cabildo está programada para el lunes 16 de mayo. La votación sería dos días después.

¿Quiénes están en la terna?

El pasado 3 de mayo la Universidad de San Buenaventura publicó los puntajes definitivos de la prueba de conocimientos, que presentaron los interesados en asumir como nuevo jefe del ente de control fiscal de Bogotá. Al proceso se inscribieron 119 candidatos, 95 presentaron la prueba y 24 la aprobaron. Esta calificación era clave para completar el puntaje general del proceso y definir la terna.

Lea también: Bogotá nocturna: ideas que cambian la visión de ciudad.

Al final, en esta quedaron Julián Mauricio Ruiz Rodríguez, con un puntaje general del 83,35 %; Luis Fernando Bueno González, con 83,2 %, y Sandra Patricia Bohórquez González, con 82,8 %. Lo llamativo de los finalistas es que dos son funcionarios de la Contraloría General de la República y el otro estuvo vinculado a la entidad.

Julián Ruiz Rodríguez es vicecontralor y ha sido director jurídico de la Contraloría. De hecho, en algunas resoluciones ha firmado como contralor general encargado. Es abogado y especialista en Derecho Administrativo, de la Universidad Nacional, y magíster en Derecho Público, de la Universidad Externado. Su puntaje en la prueba de conocimientos fue la más alta: 96 sobre 100.

Entre tanto, Sandra Bohórquez González es la gerente administrativa del ente de control desde enero de 2019. También es abogada especializada en Derecho Contractual, Administrativo y Contratación Estatal. Trabajó en la Fiscalía General como subdirectora de gestión contractual, en la Federación Nacional de Departamentos y en la Agencia Nacional de Infraestructura. En el examen su puntaje fue de 93.

Y, finalmente, Luis Bueno González, quien fue contralor de Barrancabermeja (Santander), tesorero de la Alcaldía de Bucaramanga (Santander) y estuvo ternado para ser contralor de Cúcuta (Norte de Santander), en noviembre de 2021. Es administrador de empresas y contador público. Sacó 87 puntos en la prueba.

Le puede interesar: Discriminación racial, en el olvido de la justicia ordinaria.

¿Una terna de un candidato?

Dos concejales de distintas bancadas en el Concejo hablaron con El Espectador sobre el proceso y uno de ellos manifestó que la elección de Julián Mauricio Ruiz Rodríguez es casi un hecho, quien llegaría a ocupar el cargo de contralor de Bogotá en propiedad, en reemplazo de José Enrique García, quien está encargado desde el 1.° de marzo.

El otro, por su parte, aseguró que Ruiz ha sostenido reuniones con algunos cabildantes, previa a la entrevista que presentarán él y sus dos rivales al cargo ante la plenaria del Concejo el lunes 16 de mayo. No obstante, ambos coinciden en dos preocupaciones: la casi intachable calificación que obtuvo en la prueba de conocimientos y que, en calidad de director de la oficina jurídica de la Contraloría General, haya aprobado y revisado en 2019 y 2021 las resoluciones que establecieron los términos para las convocatorias públicas de selección de contralores departamentales, municipales y distritales.

“Algunos de mis colegas han expresado su preocupación por esas resoluciones y porque quedó gente cercana al contralor general de la República [Felipe Córdoba]”, afirmó uno de los concejales que hablaron para este artículo. Por otro lado, para ambos resulta al menos sospechosa y rara la puntuación que sacó. “Sería, entonces, mejor no hacer exámenes de conocimiento porque, al final, eso termina blindando un proceso que igual adulteran. Que sea a voto limpio”, agregó el segundo concejal.

Lea: Así se alquilan y se compran niños en Bogotá.

Y es que no deja de ser cuestionable que quien aprueba previamente, en calidad de servidor público, los lineamientos con los que se evaluará un proceso de selección, como las reglas generales, la ponderación de las pruebas y los criterios de puntuación para la experiencia, educación, actividad docente y producción de obras, luego sea uno de los aspirantes al cargo determinado.

Al respecto, Samir Abisambra (Partido Liberal), presidente del Concejo, le dijo a este medio que la universidad [de San Buenaventura] que contrató la Secretaría de Hacienda para realizar el proceso de selección de candidatos es la que define “si hay participantes que están inhabilitados o impedidos para participar en el concurso. “Nosotros le hemos dicho, en innumerables ocasiones, a la universidad que revise todos los aspectos para que no tengamos líos hacia adelante y tendrá la responsabilidad y obligación de revisar quién podrían estar impedidos o no en el proceso”, agregó.

El Espectador conoció un documento del Departamento Administrativo de la Función Pública en el que le responde al candidato Julián Ruiz Rodríguez sobre las inhabilidades e incompatibilidades para aspirar a contralor distrital. La respuesta es: “No se observa que se reúnan los elementos propios del conflicto de interés en el servidor referido”, debido a que una universidad es la encargada de aplicar el procedimiento para la elección de la terna “en el cual todos los aspirantes concursan en las mismas condiciones”.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá, de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias