22 Sep 2020 - 11:20 a. m.

Reapertura de iglesias en Bogotá: estos son los protocolos que debe seguir para visitarlas

Los sitios de culto no están exentos de cumplir estrictos protocolos de bioseguridad para abrir sus puertas. Aquí le contamos cuáles son las medidas, que no solo aplican para los creyentes, sino para el personal interno.
Este lunes, el Distrito autorizó la reactivación de iglesias, gimnasios casinos y cines.
Este lunes, el Distrito autorizó la reactivación de iglesias, gimnasios casinos y cines.

Los creyentes llevaban varios meses pidiendo la reapertura de los sitios de culto de Bogotá y finalmente este lunes la mandataria, en la lista de sectores que se podrán reactivar y sumarse a la denominada “nueva realidad” en la capital, dio luz verde a la reactivación de las iglesias.

Contexto: Bogotá evaluaría en septiembre la posibilidad de reabrir las iglesias

A partir de hoy, las personas pueden visitar los templos, pero teniendo en cuenta estrictas medidas de bioseguridad. Entre ellas están las generales de todo establecimiento: uso obligatorio de tapabocas, distancia de dos metros entre las personas y desinfección antes de ingresar al lugar.

Sin embargo, las entidades religiosas que deseen abrir deben adoptar medidas en los ritos propios de su tradición, para evitar la propagación del COVID-19. Por ejemplo, antes de abrir sus puertas, deberán inscribirse a la página www.gobiernobogota.gov.co y llenar el formulario indicando sus protocolos. Le contamos cuáles son las demás:

1. Capacitar a todo el personal que tendrá responsabilidades en las celebraciones religiosas, en las medidas de bioseguridad e identificación de síntomas de gripa y puntuales del virus.

2. Desinfectar las instalaciones en donde se adelantará el culto religioso antes de permitir el ingreso de los feligreses y permitir la desinfección de manos y calzado al ingreso.

3. Demarcar los puntos de ubicación de la silletería en alternancia (una sí y una no), tanto en el piso como en las bancas o sillas, y respetar el distanciamiento de dos metros entre persona y persona. Además, los creyentes deben permanecer sentados durante la ceremonia.

4. Garantizar la ventilación de los lugares de culto, manteniendo puertas y ventanas abiertas.

5. Disponer de un dispositivo de medición de temperatura para medirla a cada persona que ingresa al recinto. No se permitirá el ingreso de personas que tengan fiebre mayor o igual a 38 grados centígrados o tos.

6. Utilizar permanentemente el tapabocas durante todas las etapas de la celebración cubriendo nariz y boca.

7. Permanecer en el mismo lugar desde el inicio hasta finalizar la reunión.

8. No saludar de mano, ni dar besos ni abrazos.

9. El uso de guantes será de carácter obligatorio para quienes abren las puertas y orientan a los fieles para que se ubiquen en los lugares señalados

10. Cada sitio de culto deberá comunicarle a sus visitantes los horarios y días en que se llevarán a cabo las reuniones, así como recordar las medidas de seguridad para poder asistir.

Lea: Retorno a las iglesias: la reactivación del sector religioso en Colombia

Para vivir esta nueva etapa, el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, hizo un llamado general al respeto y la garantía de la libertad religiosa y de cultos, tanto de personas como de iglesia, pero teniendo en cuenta la importancia de actuar con responsabilidad individual y colectiva para acatar las medidas de autocuidado.

“Gracias al comportamiento de autocuidado y autocontrol que tienen la mayoría de los ciudadanos, el ritmo de contagio nos permite reabrir más a Bogotá, siendo conscientes que tendremos nuevamente un segundo pico en el mes de noviembre, que tal como está dispuesto con el modelo epidemiológico de la ciudad no representará un desborde de la capacidad hospitalaria” indicó Gómez.

Lea: Arquidiócesis de Bogotá solicita apertura de iglesias el 1 de septiembre

Cabe recordar que hace menos de un mes, la Arquidiócesis de Bogotá presentó una carta al Distrito y Gobierno Nacional solicitando la apertura de los templos de la ciudad, argumentando que estas construcciones tiene alturas y espacios suficientemente amplios para garantizar el distanciamiento social y una ventilación adecuada.

“Basamos esta solicitud en la importancia de la celebración comunitaria para la salud integral (física, psíquica y espiritual) del alto porcentaje creyente de la población bogotana. Además, estimamos que la apertura de templos, bajo protocolos de bioseguridad, no genera condiciones de riesgo superiores a las de otros sectores cuya reapertura ya fue autorizada”, dictaba el comunicado.

La solicitud empataba con el anuncio de la nueva realidad, en la que se excluyeron las iglesias para la reactivación, o se permitía siempre y cuanto operaran bajo la modalidad de autoculto (recibir la palabra desde los carros).

A nivel nacional, los protocolos de bioseguridad fueron establecidos desde el 3 de julio por el Ministerio de Salud en la resolución 1120. Comenzaron con los municipios sin casos de coronavirus y paulatinamente se autorizaron pilotos en ciudades donde había casos de contagio. El aforo máximo, en cualquier caso, es de cincuenta personas.

De hecho, al anunciar las nuevas reaperturas, la alcaldesa fue enfática en ordenar que ningún establecimiento que tenga luz verde para reabrir, puede superar su ocupación del 50 % en sus instalaciones.

Comparte: