Publicidad
10 Feb 2021 - 2:12 a. m.

Reclamos de la dueña de un pitbull que perdió a su mascota por disparo de un policía

El pasado 1° de febrero, un habitante de Kennedy (suroccidente de Bogotá) llamado Yeison Parra recibió un disparo de la Policía en el abdomen y su perro, un pitbull de nombre Rocko, murió de la misma manera. La esposa de Parra, Angie Granados, le contó a El Espectador su versión de cómo un incidente de vecinos escaló de tal manera cuando llegó la Policía, la cual aseguró que investiga lo ocurrido.
Yeison Parra, junto a Rocko (arriba) y el otro perro pitbull de su casa.
Yeison Parra, junto a Rocko (arriba) y el otro perro pitbull de su casa.
Foto: Cortesía

La madrugada del pasado 1° de febrero, un enfrentamiento entre una familia del barrio Bomberos, en la localidad de Kennedy -suroccidente de Bogotá- y la Policía terminó muy mal. Ese día, la entidad recibió la denuncia de que unos vecinos estaban intimidando a gente del barrio con sus dos perros pitbull. Luego de que agentes llegaran a la casa señalada, uno de los perros que cuidaban la propiedad, Rocko, murió tras recibir un disparo de un patrullero y, poco después, el dueño de la casa recibió un tiro en el abdomen. Angie Granados, su esposa, asegura que es un caso de extralimitación policial. La Policía anunció investigaciones.

En contexto: Polémica por hombre que se enfrentó a un policía que le disparó a su mascota, en Bogotá.

Granados, ama de casa y esposa de Yeison Parra, le contó a El Espectador su versión de lo ocurrido esa madrugada. Relató que un vecino llamó a la Policía porque Rocko le estaba ladrando, a eso de la 1:30 a.m. y, tras la llegada de los uniformados, el asunto escaló a un rifirrafe verbal entre su esposo, que resultó herido, y los agentes. “Yeison le lanza una piedra al policía, pero al piso, porque el agente estaba que lo amenazaba con una pistola. En ese momento volvieron a salir los perros, uno de ellos le ladra y ahí le meten un tiro. Le metió el disparo y el perro empezó a correr, ahí nos entramos”, asegura Granados.

Granados cuenta que el yerno de Yeison Parra salió siguiendo el rastro de sangre de Rocko y regresó a la casa con el animal entre sus brazos, el cual ya estaba agonizando a causa del disparo. En ese momento Parra, quien estaba en alto grado de alicoramiento, sacó un machete. “Estábamos exaltados al ver la reacción de ellos contra Rocko. Mi esposo sale con una macheta con la que corta el pasto, empieza a persuadir a los policías para que se vayan, ahí es donde uno coge y saca la pistola y le propina los dos disparos”, agrega Granados.

La familia increpó a los agentes que atendieron la denuncia y les pidió explicaciones por los disparos a Rocko, el cual murió durante la madrugada, y a Yeison Parra, quien fue esposado y llevado al Hospital de Kennedy. Tras el episodio, Angie Camila Granados interpuso una denuncia en la Fiscalía contra los agentes que participaron en la intervención y, después, acudió a la Procuraduría para que investigue a los mismos hombres desde el ámbito disciplinario.

“A Yeison le realizaron una cirugía porque la bala alcanzó a rozar el intestino, en este momento está en la casa porque ayer (8 de febrero) salió del hospital. Le fue bien a pesar de que era una cirugía muy compleja. Se ve bien decaído por la cirugía, pero dentro de lo que cabe está bien. Estamos muy tristes por lo del perrito. En la casa convivía con niños. No era un perro agresivo, todo el barrio lo conocía porque era un buen perro. Solo cuando pasaba una moto le ladraba un poquito”, agregó Angie Camila Granados.

El caso se convirtió en un episodio de, al parecer, extralimitación de la autoridad, denunciada por organizaciones sociales como Temblores ONG, la cual ha revelado informes sobre casos de violencia en el marco de las respuestas policiales. La familia de Yeison Parra asegura que, desde que instauraron las denuncias, no han recibido información de la Policía. El comandante de la Policía de Bogotá, el general Óscar Gómez Heredia, por su parte anunció que se están adelantando las indagaciones pertinentes para esclarecer los hechos.

Le puede interesar: Joven murió tras disparo de un Policía, en el suroccidente de Bogotá

La versión que maneja la Policía es distinta a la que entregó Angie Camila Granados. De acuerdo con el general Gómez, la llamada que recibieron correspondía a una denuncia por amenazas, que habría perpetrado Yeison Parra contra vecinos suyos utilizando a sus propios perros. “Al llegar la patrulla a este sitio, es atacada por este sujeto con objetos contundentes, piedras, y también simultáneamente son atacados por los perros pitbull, ante lo cual el uniformado procede a defenderse, hace uso de su arma de dotación, la cual le causa una lesión inicialmente a uno de los animales”, aseguró el comandante de la Policía de Bogotá.

Y agregó: “Finalmente, este sujeto ataca a un uniformado que llegó de apoyo, quien en repetidas ocasiones le advierte que se calme, pero hace caso omiso y lo agrede con el arma cortopunzante (el machete). Gracias a su chaleco antibalas logra salvar su vida y este reacciona con su arma de dotación, logrando reducirlo. Inmediatamente los uniformados le prestan los primeros auxilios y lo trasladan al hospital de Kennedy, donde recibe atención médica. Desde el primer instante, el Comando de la Policía Metropolitana de Bogotá ordenó aperturar la investigación para aclarar lo sucedido en ese lugar”.

Síguenos en Google Noticias