22 Jul 2021 - 7:22 p. m.

Robo de energía: práctica ilegal y peligrosa, que crece en Bogotá

La empresa de energía Enel-Codensa hizo un llamado a la ciudadanía a evitar manipular o intervenir la red de energía, pues esto, además de ser un delito que puede ser castigado con hasta 72 meses de cárcel, puede generar recalentamientos en el sistema provocando incendios.

El robo de energía, aunque es una práctica silenciosa, cada vez es más común en ciertas zonas de Bogotá. De hecho, según Enel-Codensa, en el primer semestre de este año se recibieron 422 denuncias sobre este tipo de intervenciones ilegales, por lo que desde la empresa se hizo un llamado de atención.

LEA: Video: Plaza de mercado se desplomó por fuertes lluvias en Ubalá, Cundinamarca

Según indicó la compañía, los casos de manipulación y modificación de medidores es una práctica reiterada en la que se instalan elementos o equipos tecnológicos en la infraestructura eléctrica, para no registrar el consumo y lograr supuestos ahorros o disminución en el valor a pagar del servicio, que en realidad corresponden a maniobras de hurto de energía.

Lo grave del caso, es que además de ser ilegal, esta práctica tiene repercusiones en la calidad del servicio, debido a que por estas intervenciones anómalas las redes sufren recalentamientos y degeneran los aislamientos de los cables, provocando en muchos casos, incendios. Sin embargo, cada vez es más frecuente.

Muestra de ello, es que entre 2019 y 2020 se detectaron 10.132 casos de hurto de energía, de los cuales el 38 % corresponde a usuarios que se conectan directamente a la red para evitar el registro de sus consumos y, el 62 % restante a usuarios que realizan algún tipo de alteración en el equipo de medida, manipulando sus conexiones o incorporando algún elemento extraño en el medidor. Durante este año, Enel Codensa ha recibido más de 400 denuncias de intervenciones ilegales, delito que, según indicaron, puede ser castigado con una pena de cárcel de 16 a 72 meses.

De hecho, según la compañía, a la fecha existen más de 267 denuncias penales vigentes por el delito de defraudación de fluidos y se han recibido entre fallos condenatorios y conciliaciones 27 casos por casi $1.000 millones. Las zonas con mayor volumen de pérdidas y nivel de detección de conexiones fraudulentas son las localidades de Fontibón, Kennedy y Bosa en Bogotá y, los municipios de Soacha, Zipaquirá, Ubaté, Funza, Facatativá y Girardot en Cundinamarca.

Si quiere denunciar este tipo de prácticas ilegales, puede hacerlo mediante una denuncia anónima en la misma empresa de energía, llamando a la línea 642 2849.

Comparte:
X