2 Mar 2017 - 3:00 a. m.

Sigue preocupación por lixiviados en Doña Juana

Un informe elaborado con datos de la Uaesp y la CAR señala que el estado de la planta es crítica y sigue contaminando el río Bogotá. Operador del relleno reconoce el problema, pero dice que arreglarla le compete al Distrito.

Redacción Bogotá

Sigue preocupación por lixiviados en Doña Juana

Siguen las quejas por los problemas de la Planta de Tratamiento de Lixiviados, PLT, (líquidos tóxicos que escurren las basuras) del relleno Doña Juana y, en especial, porque debido a su poca capacidad para tratar estos líquidos continúa contaminando el caudal del río Tunjuelo, que desemboca en el río Bogotá. A pesar de las reiteradas denuncias y de que el operador insiste en que los arreglos los debe hacer el Distrito, el panorama no mejora. Eso sí, desde la administración insisten en que trabajan en un plan para encontrar soluciones. (LEA: “Doña Juana, al final, se mantendrá donde está”: gerente del operador del relleno sanitario)

La queja la reiteró esta vez el concejal Jorge Torres (Alianza Verde), al dar a conocer un informe que hizo su equipo asesor y en el que, según datos de la Uaesp y la CAR, se encontró que en el afluente se siguen vertiendo líquidos cargados con metales pesados como cinc (19 %), cianuro (15 %), cromo (14 %), bario (12 %), mercurio (11 %) y plomo (10 %), entre otros elementos, como sulfuros, cobre y arsénico, que son altamente contaminantes. El informe agrega que actualmente no se ha realizado ni el reforzamiento estructural ni la optimización de la planta, obras que son urgentes.

Destaca incluso que la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) le ha hecho varias advertencias a la Uaesp, resaltando que la planta no opera bien, ya que tiene problemas estructurales, como fisuras, y confirma que no tiene la capacidad suficiente para atender el caudal total de lixiviados que se generan en el relleno.

“La información, corroborada por los estudios de laboratorio del interventor, reconoce que no están cumpliendo la norma de vertimientos (…). La PTL completa 20 años contaminando el río Bogotá. Existe una sentencia del Consejo de Estado de 2004 que obliga a la descontaminación del río, pero hasta el momento ha sido desconocida en lo que respecta a dicha planta. Se tomaron acciones frente a las curtiembres del barrio San Benito, pero frente al relleno nada”, aseguró el concejal Torres.

Por eso el político hace un llamado al concesionario del relleno y al Distrito para que brinden celeridad a todas las actividades o trámites técnicos y financieros necesarios para realizar en el menor tiempo las labores correctivas estructurales, para conjurar los riesgos de un mayor compromiso de las estructuras.

Estamos en proceso

La queja del concejal Torres no es nueva, incluso Alcira Tapia, directora del relleno Doña Juana, reconoció a este medio la problemática. Sin embargo, saber sobre quién recae la responsabilidad de optimizar la planta de tratamiento de lixiviados (operador del relleno o el Distrito), es algo que está en discusión ante un tribunal de arbitramento. Y no es para menos: ampliar la actual planta y que esté en óptimas condiciones podría constar $40.000 millones.

Aunque para la administración esa es una obligación que forma parte del contrato de concesión, para Tapia esto le corresponde al Distrito. “El contrato decía que nos iban a entregar la planta de tratamiento de lixiviados en unas condiciones y que nos darían recursos para terminar de adecuarla. Pero descubrimos una tubería que ni siquiera el Distrito conocía, que llevaba el lixiviado directamente al río. Por eso, aunque tratamos el caudal máximo, es insuficiente e incumplimos los parámetros ambientales”.

Mientras esto se resuelve, la gerente del relleno señala que vienen avanzando de la mano de la propia administración en la elaboración de los diseños de una nueva planta de tratamiento, que están en etapa de ajustes. Una vez estén listos, presentarán un proyecto de modernización ante la Comisión de Regulación de Agua (CRA).

“La idea es presentar la modificación de la planta a la CRA, por si toca hacer algún incremento tarifario. Los lixiviados en Bogotá tienen muchos componentes que en otras ciudades no son evidentes. Esas particularidades se recogerán en una posible solicitud de modificación de tarifas”, indicó Tapia.

Por ahora, la Uaesp afirmó en reuniones previas al informe que este año realizará un reforzamiento estructural y una optimización en la PTL, obras previstas para julio de 2017, por un valor cercano a los $2.600 millones. A pesar del anuncio, el concejal Torres pronostica que las mejoras no se van a entregar.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.