1 Dec 2018 - 2:56 p. m.

Víctimas del conflicto mostraron sus recetas en la Feria Paziempre de Bogotá

Más de 130 unidades de víctimas participaron en 'PaZiempre', la feria de emprendimiento que potencia sus ideas de negocios, muchas veces productos de sus raíces.

Daniela Vargas

Este viernes se realizó en Bogotá el encuentro ‘PaZiempre’. Una iniciativa para visibilizar los emprendimientos de víctimas del conflicto y así mismo, brindarles herramientas para su desarrollo. En su quinta edición, la feria tuvo lugar en la Plaza de Bolívar, y contó con la participación de más de 130 unidades productivas de víctimas. “Esta es la versión más grande que hemos hecho, y tiene un componente adicional: un concurso de culinaria en alianza con la Escuela de Gastronomía Gato Dumas”, explicó Vladimir García, líder del equipo de gestión de la Alta Consejería para las Víctimas.

El proyecto inició con un proceso de caracterización socioeconómica a la población de víctimas, que se llevó a cabo junto con estudiantes de la escuela. Después de llenar un formulario y realizar una entrevista vocacional, algunos de los participantes se inclinaron por la parte de formación y nivelaron cursos de primaria, secundaria y tecnólogos, mientras que otros desarrollaron una actividad productiva y participaron en la feria de forma voluntaria.

‘Don César’, Pacífico colombiano

‘Don César’, como le dicen de cariño, vivió en arriendo los primeros meses con el apoyo de su hermano, y mientras se adaptaba a las frías condiciones de la ciudad. Hace aproximadamente dos años perdió su empleo en una constructora, debido a que no aprobó el examen médico por fallas en un oído. En ese momento, una de sus hijas se encontraba estudiando administración y, para seguir pagando la universidad, Medranda inició su propia microempresa.

“Mi suegra me regaló $20.000, con eso me compré cuatro cocos y el resto en panela. En la primera tanda salieron 60 cocadas. Luego, me vine a una reunión que hubo en la Secretaría de Desarrollo, me registré en el programa y en mi primera feria vendí 300 cocadas”, recordó riéndose.

La receta es un secreto de familia. ‘Don César’ la aprendió primero con su abuela cuando era niño y luego con su tía que, según él, “preparaba la cocada más rica del pueblo”. Orgulloso de su tradición, participó por el premio mayor con sus panelas, mantecadas, cocadas y una croqueta que preparó con ayuda de un estudiante.

María, Coyaima, Tolima

María, acompañada de su pareja y el estudiante que la asesoró en el proceso, Nicolás Riaño, se presentó a Paziempre con sus tamales. Fue víctima de la violencia en 2009, y obligada a desplazarse a Bogotá con el papá de sus hijos y en ese entonces, sus dos pequeños, dejando atrás su hogar y una cantina procesadora de hoja para tamal.

Les dieron 24 horas para salir del municipio de Coyaima (Tolima) o habría consecuencias. María cuenta que de vez en cuando vuelve a sus tierras para visitar a su madre que aún vive, pero no se queda mucho tiempo pues “una vez que te sacan, no puedes volver”. Ya en la capital, pasó de vivir en Usme, al Danuvio Azul, a Palermo Sur y finalmente en Rafael Uribe. Mamá de tres hijos, uno de 20 años, otro de 15, y el más pequeño de siete.

María cuenta que un paisano, Joselito Tique Yara, un hombre que también sufrió desplazamiento forzoso y que ayuda a las víctimas que han pasado por su misma situación, la apoyó cuando más lo necesitaba. Hace cinco años fue reconocida por la Alta Consejería de Bogotá y participa cada año en las ferias de la Alcaldía.

Lea también: Este viernes habrá feria de proyectos productivos de víctimas en Bogotá

El concurso de gastronomía estará a cargo de tres jurados, entre los que está Juan Diego Vanegas, chef reconocido en medios, en el programa ‘El desayuno’ de RCN, y el chef Daniel Reveros. El primer lugar se lleva una beca para estudiar en uno de los programas académicos de la escuela Gato Dumás; el segundo, un asesoramiento para formalizar el emprendimiento, y el tercero, un curso de cocina.

Otra parte que conformó la feria fue la parte artesanal.

Gladys Magnolia Klinger, Tumaco

Esta artesana de raíces arfo, se dedica a revivir el trenzado tradicional. Los productos de belleza que maneja son de origen natural y entre ellos están los polvos especiales para el tono de piel de la mujer negra. “Mi abuelo tuvo roces con los grupos armados y nos tocó salir de allá. A él se lo llevaron y yo me desplacé con mis tres nenas en el 2006. Gracias a mi cultura y lo que me enseñó mi abuela, salí adelante con las trenzas”.

Recién llegó a la capital, ubicó una silla y un espejo en Patio Bonito, y así pagaba el arriendo de una habitación. Este año, por medio de ‘proyecto productivo’ de la Alcaldía, recibió capacitaciones y participó en la feria, potenciando su negocio con éxito. Actualmente vive en la localidad de Suba, en donde montó un salón de belleza y maneja su microempresa. “Vamos pa´lante, porque pa´trás asustan”, comenta entre risas.

A causa de las lluvias que se presentaron esta tarde en Bogotá, la premiación tuvo que ser aplazada. Se planea realizar un evento masivo para culminar la feria que tuvo inicio hoy, pero hasta ahora no se tiene fecha.

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete