30 Aug 2020 - 7:04 p. m.

Así funciona Link, el chip cerebral desarrollado por la empresa de Elon Musk

El objetivo es conectar el cerebro humano a un computador para poder controlar dispositivos electrónicos con la mente y tratar enfermedades cerebrales. El chip fue implantado en un cerdo para mostrar cómo será el funcionamiento.

Un chip del tamaño de una moneda, rodeado de alambres extremadamente delgados que salen de uno de los lados. La idea es incrustar en el cerebro los cables a unos pocos milímetros de su superficie, para detectar cuándo se activan las neuronas o emitir sus propias señales eléctricas para hacer que se activen. Esta es la idea que tiene Elon Musk con su compañía Neuralink, que está centrada en integrar la tecnología de inteligencia artificial con el cerebro humano. (Lea: Musk presenta avances en su proyecto de conectar mentes y máquinas)

Musk reveló avances de Link, el chip desarrollado por la compañía, que fue implantado Gertrude, un cerdo, durante dos meses. Al ser conectado a un computador, el chip mostró la actividad cerebral del animal. En una pantalla que reproducía un sonido y registraba un pico visual, se mostraba cuando Gertrude tocaba algo con su hocico buscando comida. “Esto revela cómo se activaban las neuronas del animal mediante el dispositivo instalado”, añadió.

El aparato se puede retirar con facilidad. Para probarlo, Musk puso como ejemplo a Dorothy, otro cerdo, al que le hicieron el implante y se lo retiraron después. “Todos ellos están sanos, felices y sin diferencias con un cerdo normal”, explicó. (Puede leer: Un colombiano entre los 100 expertos mundiales en Inteligencia Artificial)

Este dispositivo consiste en una pequeña sonda con más de 3.000 electrodos conectados a hilos flexibles, mucho más delgados que un pelo humano capaces de monitorear la actividad de 1.000 neuronas cerebrales. La batería dura todo el día, se recarga durante la noche y tiene un alcance largo, que permite tener conexión con un celular.

Debo decir que esto es algo importante porque se conectaría a su teléfono. La aplicación estaría en su móvil y ‘Link’ se comunicaría, esencialmente, por Bluetooth de baja energía, con el dispositivo en su cabeza. También permitirá escuchar música directamente en el cerebro mediante un chip o controlar el nivel de hormonas”, explicó el empresario.

Pero, ¿cómo se podrá implantar este chip en el cerebro? Musk contó que un robot será el encargado de realizar la cirugía para instalar el implante, un procedimiento que dura una hora y que no requiere del uso de anestesia. Uno de los objetivos del empresario, es que estos chips, en un futuro, sean capaces de leer y escribir señales neuronales.

“Las neuronas son como cables y se necesita algo electrónico para resolver un problema electrónico”, señaló Musk. Por eso, busca ayudar a curar enfermedades como el alzhéimer o permitir que personas con enfermedades neurológicas controlen teléfonos u ordenadores con la mente.

Durante la presentación Musk señaló que también había hecho pruebas en monos y que estos habían sido capaces de controlar un computador con su cerebro. Y aunque los resultados del chip son prometedores, algunos científicos invitan a tener cautela y señalan que se necesitan estudios de mayor duración para determinar la durabilidad del aparato y, sobre todo, las consecuencias que podrían acarrear en el cerebro.

Ahora, con la publicación de los avances, Musk espera recibir apoyo y que las personas confíen en el potencial de Neuralink. “No estamos intentando recaudar dinero ni hacer nada más. El objetivo principal es convencer a grandes personas para que trabajen en Neuralink y nos ayuden a llevar el producto a buen puerto, hacerlo asequible y confiable, y que cualquiera que lo quiera pueda tenerlo”, concluyó. (Puede leer: Vuelve a la Tierra la primera nave comercial que envió SpaceX al espacio)

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete