Publicidad
15 May 2021 - 8:46 p. m.

China logra aterrizar con éxito su rover en Marte

A finales de julio de 2020, Pekín lanzó desde la Tierra su misión no tripulada “Tianwen-1”, por el nombre de la sonda enviada al espacio. El módulo de aterrizaje Tianwen-1 se posó con éxito en la zona predefinida en Marte con el robot “Zhurong” a bordo.

Con información de AFP

Recreación del rover Zhurong tras desembarcar del aterrizador de la misión Tianwen 1.
Recreación del rover Zhurong tras desembarcar del aterrizador de la misión Tianwen 1.
Foto: CNSA

Este sábado China se convirtió en el tercer país, luego de Rusia y Estados Unidos, en aterrizar un rover en Marte. Esta es una hazaña para el país asiático porque era una misión bastante compleja. A finales de julio de 2020, Pekín lanzó desde la Tierra su misión no tripulada “Tianwen-1”, por el nombre de la sonda enviada al espacio. (Lea: China se prepara para aterrizar su primer rover en Marte)

La misión, que llegó a Marte en febrero de 2021, está integrada por tres elementos: una sonda orbital (que gira alrededor del astro), un módulo de aterrizaje (que se posó en Marte) y a bordo el robot teleguiado “Zhurong”.

De acuerdo con el canal CCTV, “el módulo de aterrizaje Tianwen-1 se posó con éxito en la zona predefinida en Marte con el robot “Zhurong” a bordo”. El canal difundió una edición especial titulada “Nihao Huoxing” (Hola Marte), y precisó que se había recibido en la Tierra una “señal”.

El descenso culminó a las 7H18 (23H18 GMT del viernes) en una zona del planeta rojo denominada “Utopia Planitia”, una vasta planicie situada en el hemisferio norte de Marte, precisó la Agencia Espacial China (CNSA). Horas después del aterrizaje, el aparato envió un mensaje a sus “amigos en Tierra” a través de la red social china Weibo. “Estoy aún dentro del módulo de aterrizaje” explicó. “Estoy impaciente de saber qué hay sobre Marte”. (Puede leer: La Nasa logra producir oxígeno en Marte)

El aterrizaje en Marte fue un momento crítico porque, una vez en la atmósfera del planeta rojo, el módulo de aterrizaje de “Tianwen-1” desplegó un paracaídas para efectuar un peligroso descenso de varios minutos. Según la agencia espacial, el módulo se estabilizó luego a 100 metros por encima de la superficie, para identificar los obstáculos, antes de posarse finalmente.

Dada la distancia con la Tierra, “Tianwen-1” tuvo que “posarse solo” sin ayuda exterior, explica Chen Lan, analista del portal GoTaikonauts.com, especializado en el programa espacial chino. Con un peso de más de 240 kg, “Zhurong” tiene previsto realizar análisis del suelo, de la atmósfera, tomar fotos y cartografiar el planeta rojo. La misión también buscará eventuales señales de vida pasada. (Le puede interesar: Galería: las históricas fotos del helicóptero Ingenuity en Marte)

“Zhurong” está equipado con paneles solares para su alimentación eléctrica y pretende estar operativo durante tres meses. Cuenta también con cámaras, un radar y láseres que le permitirán estudiar el entorno y analizar la composición de las rocas marcianas.

Posarse en el planeta rojo es particularmente complicado y muchas misiones europeas, soviéticas y estadounidenses no lo consiguieron. China ya había intentado enviar una sonda a Marte en 2011 en una misión conjunta con Rusia. Pero el intento fracasó y Pekín decidió proseguir la aventura en solitario. (Vea también: Viajar a Marte: helicóptero Ingenuity Mars logra volar en el planeta rojo)

Síguenos en Google Noticias