5 Nov 2018 - 5:02 p. m.

El primer robot capaz de cambiar de forma para ejecutar una tarea

Investigadores estadounidenses lograron crear un artefacto que, guiado por sensores y algoritmos, cumplió con tres tareas diferentes sin necesidad de ayuda humana.

- Redacción Ciencia

Imagen del robot creado por los científicos estadounidenses.  / Tomado del artículo An integrated system for perception-driven autonomy with modular robots, publicado en Science Robotics
Imagen del robot creado por los científicos estadounidenses. / Tomado del artículo An integrated system for perception-driven autonomy with modular robots, publicado en Science Robotics

“Un sistema integrado para la autonomía impulsada por la percepción con robots modulares”. El nombre con el que seis científicos titularon su último artículo no da muchas pistas de lo sorprendente de su contenido. Publicado en la revista Science Robotics hace unos días, estos investigadores de algunas de las más prestigiosas universidades estadounidenses lograron llevar a cabo un reto que desvela a muchos ingenieros: que un robot ejecute una tarea de manera autónoma y cambie de forma, si lo requiere, al hacerlo. (Lea Las mejores imágenes de octubre de 2018 según la Nasa)

Liderado por Jonathan Daudelin, del Departamento de ingeniería mecánica y aeroespacial de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, este grupo construyó un artefacto capaz de encontrar un objeto así se encuentre en un escenario completamente desconocido para llevarlo a un punto específico sorteando los obstáculos que le impiden hacerlo. Se trata del primer prototipo capaz de reconfigurar su forma para cumplir distintas tareas sin necesidad de que un humano lo controle. (Lea Este es el submarino de US$ 48 millones que llegará al punto más profundo del océano)

¿Cómo lo hicieron?  Tarik Tosun, coautor del estudio, se lo explicó con estas palabras al diario El País de España: “Estas máquinas son sistemas formados por elementos robóticos repetidos (módulos) que son en sí robots, pero pueden conectarse uno con otro para crear estructuras diferentes con funcionalidades distintas. Eso los hace muy versátiles y flexibles”. (Lea Este es el primer video en resolución 8k filmado desde el espacio)

Para logarlo, el equipo de científicos diseñó un sistema central inteligente con algoritmos y sensores que guían a cada uno de los módulos. Eso les permite cambiar la percepción según el espacio en el que se encuentren y los objetos que los rodeen. También están dotados con ruedas e imanes y pueden desprenderse del eje central y seguir indicaciones gracias a una conexión wifi.

“El algoritmo se basa en una ‘biblioteca’ de comportamientos y posibles conformaciones del robot. Cada registro representa una acción, como moverse o agarrar un objeto, correspondiente con la forma requerida y las condiciones del entorno necesarias para ejecutar esa acción”, le explicó Daudelin a El País.

Para comprobar si sus algoritmos funcionaban, Daudelin y su grupo llevaron a cabo tres pruebas, en las que la máquina debió diseñar un mapa 3D del lugar en el que se encontraba y tomar decisiones.

En una, el robot debía encontrar dos objetos (uno rosa y uno verde) en medio de varios obstáculos, para luego llevarlo hasta un punto azul. Otra de las pruebas consistía en depositar una lámina en una caja marcada con rosa. En la última, el artefacto debía poner un objeto en el interior de una caja, ubicada en la parte superior de unas escaleras.

Aunque las misiones eran complejas para un robot modular, porque como dijo Daudelin, había muchas posibilidades de error, la máquina logró completarlas. Sin embargo, para que esta tecnología esté abierta al público hacen falta varios años y muchas investigaciones. Cuando eso suceda ya hay una posible utilidad que auguran los científicos: llevar a cabo operaciones de rescate en acciones militares.

Síguenos en Google Noticias