Publicidad
8 Jan 2022 - 7:49 p. m.

Con su espejo principal listo, el telescopio James Webb terminó de desplegarse

A 14 días desde su lanzamiento, la NASA confirmó que el espejo primario de 6,5 metros y recubierto de oro, terminó de desplegarse exitosamente. Se trata del observatorio del universo más sofisticado de la historia.
James Webb con el espejo desplegado en el centro Goddard de la NASA.
James Webb con el espejo desplegado en el centro Goddard de la NASA.
Foto: NASA/Desiree Stover

El telescopio espacial James Webb, que fue lanzado en el cohete Ariane 5 desde el Puerto Espacial de Kourou, en Guyana Francesa, el pasado 25 de diciembre, acaba de superar uno de sus mayores retos: despegar su espejo primario que mide 6,5 metros. (Le puede interesar: El telescopio que nos abrirá los ojos a otras luces del Universo)

“Hoy la NASA ha logrado otro hito de la ingeniería que ha tardado décadas en producirse. Aunque el viaje no ha terminado, me uno al equipo del Webb para respirar un poco más tranquilo e imaginar los futuros avances que inspirarán al mundo”, dijo el administrador de la NASA, Bill Nelson. “El telescopio espacial James Webb es una misión sin precedentes que está a punto de ver la luz de las primeras galaxias y descubrir los misterios de nuestro universo. Cada hazaña ya conseguida y cada logro futuro es un testimonio de los miles de innovadores que volcaron la pasión de su vida en esta misión”, agregó.

El telescopio James Webb, que se construyó en una colaboración entre la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense, debe llegar en unos 15 días al punto Lagrange 2 (a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra y orbitando el Sol), que se convertirá en su nuevo hogar, desde donde hará todas las observaciones. Pero llegar hasta allí implicó toda una travesía, ya que, debido al su gran tamaño, el telescopio tuvo que empacarse como una especie de origami para ser lanzado. (Le puede interesar: Un paso más: telescopio James Webb despliega su espejo secundario)

“Las dos alas del espejo primario de Webb habían sido plegadas para encajar en un cono del cohete Ariane 5 antes del lanzamiento. Tras más de una semana de despliegue de otras herramientas espaciales críticas, el equipo del Webb comenzó a desplegar a distancia los segmentos hexagonales del espejo primario, el más grande jamás lanzado al espacio. Se trata de un proceso de varios días, con el primer lado desplegado el 7 de enero y el segundo el 8 de enero”, afirmó la NASA.

El siguiente paso, también agregaron, será empezar a alinear los 18 segmentos que componen al espejo (dándole esa sensación de panal de abejas), lo que implica que, desde la tierra, el equipo deberá dirigir 126 actuadores que están en la parte posterior de los segmentos para que estos se ubiquen en su lugar preciso. Una maniobra que puede tardar meses en completarse. (Lea también: Comprender planetas fuera de nuestro sistema solar, otra misión del James Webb)

Además, una vez el telescopio llegue al Lagrange 2, debe enfriarse y calibrar los cuatro instrumentos de observación que tiene antes de mandar cualquier imagen, lo que podría tardar hasta cinco meses. Igualmente, su posición en orbita deberá pasar por su tercera y última corrección. “Esta es la posición orbital final de Webb, donde su parasol lo protegerá de la luz del Sol, la Tierra y la Luna que podría interferir con las observaciones de la luz infrarroja. El Webb está diseñado para observar 13.500 millones de años atrás para captar la luz infrarroja de los objetos celestes, con una resolución mucho mayor que nunca, y para estudiar nuestro propio sistema solar, así como mundos lejanos”, aclaró la NASA.

Síguenos en Google Noticias