Publicidad

Es posible que así se haya visto esta adolescente que vivió hace 1.400 años

Los arqueólogos también pudieron determinar que, cuando aún era una niña, la joven debió viajar desde Europa Central hasta Inglaterra.

09 de julio de 2023 - 09:05 p. m.
Reconstrucción facial realizada por Hew Morrison.
Reconstrucción facial realizada por Hew Morrison.
Foto: Universidad de Cambridge

En 2012, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), encontró los restos de una mujer que, por análisis posteriores, determinaron que había vivido durante el siglo VII. La tumba, que fue calificada como “inusual” por los científicos, también contenía una cruz que fue llamada “La Cruz de Trumpington”, por la zona en la que fue encontrada. (Puede leer: Científicos usaron ChatGPT para escribir un artículo por completo, ¿cómo quedó?)

Desde entonces, los arqueólogos se han dedicado a intentar reconstruir el pasado de esta mujer. Gracias al trabajo reciente, una artista forense ha reconstruido el rostro de la adolescente de 16 años y, tras una serie de análisis, los investigadores han logrado determinar que la joven debió trasladarse desde Europa Central a Inglaterra siendo solo una niña, lo que generó un cambio en su dieta.

Hew Morrison, el arista forense que recreó el rostro de la mujer, explicó que para este trabajo fueron necesarios los datos de las medidas del cráneo de la mujer, así como el de la profundidad de los tejidos de las mujeres caucásicas de la época. (Le puede interesar: India se prepara para llegar a la Luna con la misión Chandrayaan-3)

Sin embargo, al no contar con un análisis de ADN, fue imposible para los científicos y el artista conocer el color exacto de sus ojos y su pelo. Aun así, aseguran, “la imagen ofrece un claro indicio de su aspecto poco antes de morir”.

El trabajo permitió, entre otras cosas, “ver cómo se desarrollaba su rostro —cuenta Morrison—. Su ojo izquierdo estaba ligeramente más bajo, alrededor de medio centímetro, que el derecho. Esto se habría notado bastante en vida”. (También puede leer: El James Webb detecta el agujero negro supermasivo activo más distante hasta ahora)

Pero los arqueólogos no solo recrearon el rostro de la adolescente. A través de análisis isotópicos que, en palabras de los científicos son “lo que comemos” de los huesos y los dientes, reconstruyeron parte de la vida de la joven.

Tres bioarqueólogos de Cambridge encontraron que, poco antes de cumplir los siete años, la menor se trasladó desde algún lugar cerca de los Alpes, “quizá el sur de Alemania”, estiman los investigadores, hasta Inglaterra. (Le puede interesar: Esta es la imagen más nítida que se conoce del embrión vivo de un humano)

En su nuevo hogar, explican los científicos, la proporción de proteínas disminuyó un poco, pero lo suficiente para que su cuerpo lo sintiera. “Probablemente no se encontraba bien y viajó mucho hasta un sitio completamente desconocido, incluso la comida era diferente. Debió de asustarse”, explicó Sam Leggett, quien hace parte del equipo de bioarqueólogos.

A pesar de contar con todos estos datos, los investigadores aún no saben con certeza cuál fue la causa de muerte de la joven que vivió hace unos 1.600 años.

Temas recomendados:

 

Carlos(24349)09 de julio de 2023 - 10:40 p. m.
Soy científico, pero estas especulaciones de que “debió de asustarse’ debemos dejárselas a la literatura que ha creado cosas tan maravillosas como ‘crimen y castigo’. La bioarqueología que se encargue de lo estadísticamente posible y plausible de demostración. Es imposible ser científico y predicador decía uno de mis maestros Yunis; es posible ser científico y literato pero hay que dejarlo claro en las interpretaciones.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar