Publicidad
10 May 2022 - 12:45 p. m.

Estos murciélagos usan un truco evolutivo novedoso para alejar depredadores

Aunque el mimetismo en el mundo animal es bien conocido y documentado, científicos detrás de un nuevo estudio dicen haber investigado el primer caso en que un mamífero imita a un insecto para defenderse de sus depredadores, los búhos. El nuevo estudio, publicado en la revista Current Biology, muestra cómo una especie de murciélago imita los sonidos de avispones para evitar ser devorado.
Este murciélago, originario de Europa, emite un zumbido muy similar al de avispones para ahuyentar a uno de sus depredadores, el búho.
Este murciélago, originario de Europa, emite un zumbido muy similar al de avispones para ahuyentar a uno de sus depredadores, el búho.
Foto: Naturalista

En el mundo animal, el mimetismo es usual, y comúnmente es utilizado por animales para defenderse de depredadores. Por ejemplo, algunas especies inofensivas de mariposas muestran colores característicos de especies nocivas en sus alas, mientras que existen algunas moscas que han evolucionado para parecerse mucho a las abejas o avispas. Estos comportamientos son lo que la ciencia ha llamado mimetismo batesiano. Aunque es un truco evolutivo que es bien conocido y documentado, ahora unos investigadores acaban de estudiar el primer caso, del que se conoce, de mimetismo entre mamíferos e insectos.

La investigación, publicada en la revista Current Biology también es novedosa porque se trata de uno de los pocos casos en que la imitación entre especies es acústica; usualmente, el mimetismo se da desde el campo visual. Los científicos descubrieron que el murciélago orejas de ratón, presente en todos los continentes, emite un zumbido parecido al de avispones o abejas para alejar a depredadores como los búhos. Para Gloriana Chaverri, una de las investigadoras del estudio, este comportamiento es fascinante, como relató a The New York Times: “Esto es algo novedoso: están usando el sonido para confundir, para engañar a los depredadores”.

Bats buzz like bees and hornets to scare off hungry owls

La idea para desarrollar esta investigación surgió hace más de 20 años, cuando el ecólogo Danilo Russo, uno de los coautores del estudio, trabajaba en la creación de una biblioteca de llamadas de ecolocación de murciélagos italianos, en 1999. Después de extraer a un murciélago orejas de ratón de una red, Russo recuerda que el animal empezó a “temblar e a emitir un ruido continúo e intenso”, manifestó a National Geographic. El investigador pensó entonces que sonaba muy similar a un avispón o abeja.

Pero no fue sino hasta más de 20 años después que un grupo de investigadores decidieron estudiar detenidamente este comportamiento. Dentro de la investigación, se enfocaron en avispones, abejas y dos especies de búho comunes en el rango geográfico de los murciélagos. Durante el estudio se recopilaron datos sobre las reacciones de los búhos a distintos tipos de ruidos emitidos a través de un parlante. Generalmente, las aves se alejaron cuando escucharon cualquier tipo de zumbido y se acercaron cuando escucharon el llamado de murciélagos, sin zumbidos.

(También puede leer: ¿Qué pasa en el cerebro de un perro cuando oye voces humanas?)

A los investigadores les pareció particularmente importante el comportamiento de los búhos salvajes, en comparación a aquellos criados en cautividad. Los primeros tuvieron una respuesta más notoria al alejarse cuando oyeron zumbidos. De acuerdo con la hipótesis del estudio, esto probablemente se debe a que los búhos salvajes saben a qué insectos evitar. En una conversación con el portal SciTechDaily el ecólogo Danilo Russo explicó que, aunque no tienen evidencia para comprobar que insectos como los avispones o abejas pican a los búhos, creen que sí es probable, ya que hay evidencia de que las aves evitan las colmenas de abejas, por ejemplo.

(Le puede interesar: Por primera vez, Colombia es sede del torneo mundial de Física. Inicia el lunes)

Los investigadores creen que este comportamiento podría ser más común de lo que se sabe hasta el momento. “Varias especies de murciélago emiten zumbidos, usualmente en frecuencias más altas que el Myotis myotis. Otras especies de animales que habitan árboles o cavidades rocosas también zumban cuando se les molesta en su nido y sus sonidos han sido descritos a veces como similares al de las abejas”, explicó el estudio.

👩‍🔬📄 ¿Quieres conocer las últimas noticias sobre ciencia? Te invitamos a verlas en El Espectador. 🧪🧬

Síguenos en Google Noticias