Publicidad

Hace millones de años, tener un cuello muy largo fue una desventaja para este reptil

Por décadas, los paleontólogos han señalado que los cuellos largos en los reptiles fueron una estrategia evolutiva exitosa. Sin embargo, el caso del Tanystropheus, que vivió hace 242 millones de años, demuestra que no lo fue para todos.

22 de junio de 2023 - 12:00 a. m.
Ilustración del Tanystropheus.
Ilustración del Tanystropheus.
Foto: Roc Olivé - Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont - FECYT

Tener un cuello extremadamente largo, dicen ahora los paleontólogos, fue una estrategia evolutiva común entre los reptiles marinos que habitaron la Tierra en el Mesozoico, hace entre 66 y 251 millones de años atrás, cuando este grupo de vertebrados dominaban el planeta. De hecho, apuntan los expertos, era una estrategia exitosa. (Puede leer: 400 años de Blaise Pascal, geómetra del milagro)

A pesar de que esta premisa se ha ido comprobando gracias al trabajo de los científicos, tiene una gran excepción: el reptil marino del Triásico Tanystropheus, que vivió hace 242 millones de años y que podía tener un cuello tres veces más largo que su torso.

Un equipo del Museo Estatal de Historia Natural de Sttugart (Alemania) acaba de publicar un estudio en el que, por primera vez, demuestran que a pesar del éxito evolutivo que significaban los cuellos alagados, estos eran vulnerables en los reptiles marinos. (Le puede interesar: Estas son las dos personas que estarán a cargo de los viceministerios de Minciencias)

Y es que, según explica Stephan Spiekman, paleontólogo del Museo, el Tanystropheus era un reptil muy extraño: “Tenía un cuello tres veces más largo que su torso, pero solo 13 vértebras extremadamente alargadas. Esto hizo que su cuello fuera particularmente largo, delgado y rígido. Probablemente, se usó para atrapar presas en emboscadas”, explica el experto en reptiles.

Spiekman, junto a su colega Eudald Mujal, estudiaron los fósiles disponibles de dos reptiles Tanystropheus y centraron su atención, sobre todo, en los cuellos. Tras distintos análisis, encontraron que esta parte de los reptiles estaban completamente separados del resto del cuerpo y que mostraban mordeduras de depredadores. (También puede leer: La particularidad genética que llevó a que las serpientes perdieran sus extremidades)

Nuestro hallazgo más importante —explica Spiekman— es la evidencia directa de la decapitación de reptiles marinos de cuello largo extintos por depredadores. En los dos especímenes examinados de Tanystropheus el cuello fue completamente cortado. También es realmente destacable la presencia de marcas de mordeduras”.

Por estas evidencias, ambos expertos concluyeron que el cuello alargado era, en realidad, una debilidad de estos animales.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar