9 Mar 2018 - 8:06 p. m.

Imágenes de Júpiter revelan algunos de sus secretos

La sonda Juno salió desde la Tierra para explorar el planeta más grande del sistema solar. Las imágenes que compartió la Nasa han sorprendido a cientos de internautas.

Redacción ciencia

Nasa
Nasa

Júpiter es tan grande que el lente de cualquier telescopio logra identificar su forma redonda en su interior repleta de espirales y figuras, que en realidad son trazos de las colosales tormentas y huracanes que azotan su superficie con vientos de hasta 360 kilómetros por hora.

Hasta ahora se veía como un gran planeta color arena con pinceladas grises y naranjas, pero las últimas imágenes reveladas por la Nasa y capturadas por la sonda Juno, que llegó al planeta para develar sus secretos en junio de 2016, cambiaron por completo la forma de percibirlo desde la Tierra.

Lea también:¿Quiere enviar su nombre al Sol a través de la NASA? Así puede hacerlo

En el siglo XVII, cuando el científico italiano Galileo Galilei observó a Júpiter por primera vez, no se hubiera imaginado que, años después, la humanidad lo podría ver a través de las fotografías generadas por el ordenador de Juno, la primera nave que logra estar tan cerca al planeta.

En la serie de imágenes, publicadas en la revista Nature, se pueden contemplar sus polos, tanto el norte como el sur, y los ciclones que conviven dentro de ellos. En el primero, por ejemplo, su tormenta principal aparece perfectamente rodeada por ocho ciclones menores con unos diámetros de entre 4.000 y 4.600 kilómetros. En el sur también existe un ciclón central, pero rodeado por cinco más pequeño con unos diámetros de entre 5.600 y 7.000 kilómetros.

La sonda espacial de la Nasa fue enviada desde el 2011 con el fin de dar respuestas sobre cómo son los exoplanetas de composición. Su visita no solo dejó las imágenes, también dio varios hallazgos importantes sobre el planeta. Uno de ellos tiene que ver con que las corrientes atmosféricas de Júpiter no son simplemente un fenómeno superficial, sino que alcanzan unos 3.000 kilómetros de profundidad.

Le puede interesar: Stephen Hawking sabe qué pasó antes de que el Universo se originara

Otro de ellos, posiblemente el más significativo, se refiere a la medición del campo gravitatorio del gigante gaseoso, que indicó que existe una asimetría entre el norte y el sur.

"Estos asombrosos resultados científicos son otro ejemplo de las bolas curvas de Júpiter y un testimonio del valor de explorar lo desconocido desde una nueva perspectiva con los instrumentos de la próxima generación. La órbita única de Juno y su tecnología de radio e infrarroja evolucionaron de alta precisión permitieron estos descubrimientos que cambian el paradigma ", dijo Scott Bolton, investigador principal de Juno del Southwest Research Institute a medios locales.

 

Síguenos en Google Noticias