30 Dec 2018 - 11:44 p. m.

La sonda china Chang’e se prepara para llegar a la cara oculta de la Luna

De acuerdo con la Administración Nacional del Espacio de China (ANEC), la nave enviada por el país asiático dio otro paso clave para culminar su misión. Se espera que a principios de enero ese centro decida el lugar definitivo del alunizaje.

Con información de EFE

Fotografía de la cara oculta de la Luna. / Nasa
Fotografía de la cara oculta de la Luna. / Nasa

La Administración Nacional del Espacio de China (ANEC) explicó hoy que la Chang’e 4, la primera nave que busca aterrizar en el lado oculto de la Luna, dio otro gran paso para cumplir su misión. Este domingo entró en la órbita elíptica a las 08:55 (hora local). (Lea Los 10 estudios científicos más populares del 2018)

Desde que entró en órbita lunar, es la segunda vez que recorta la distancia. Para ser específicos, está a 15 kilómetros del perilunio, el punto de más aproximación a la Luna, y unos 100 del apolunio, el de máximo alejamiento. (Lea Las pérdidas más sentidas de la ciencia en 2018)

Asimismo, la agencia espacial china aseguró que las comunicaciones entre la sonda y el satélite de enlace están en buen estado. También, los instrumentos de toma de imágenes y los detectores de rango de la sonda.

Si todo sale como está prevista, a principios de enero el centro chino elegirá el “momento adecuado” para completar el alunizaje.

Según el organismo, la misión realizará tareas de observación astronómica de radio de baja frecuencia, análisis de terreno y relieve, detección de composición mineral y estructura de la superficie lunar poco profunda y medición de la radiación de neutrones y átomos neutrales para estudiar el medio ambiente en la cara oculta de la Luna.

El pasado agosto, China reveló imágenes del vehículo de exploración con el que espera examinarla, algo que hasta ahora no ha conseguido ningún país.

La sonda, que incluye un módulo y un vehículo explorador, fue lanzada el pasado día 8 por un cohete Gran Marcha 3B desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang, en la provincia de Sichuan, en el suroeste.

Programas espaciales pioneros como el soviético o el estadounidense ya lograron hace más de medio siglo fotografiar la cara oculta pero nunca han alunizado allí, pese a que en 1962 una misión no tripulada estadounidense lo intentó sin éxito.

El pasado mes de mayo China dio el primer paso para esta nueva misión con el lanzamiento de un satélite para facilitar las comunicaciones entre la cara oculta lunar y los centros de control en la Tierra.

El programa Chang’e (bautizado así en honor a una diosa que, según las leyendas chinas, vive en la Luna) comenzó con el lanzamiento de una primera sonda orbital en 2007, y desde entonces se han llevado al satélite de la Tierra cuatro aparatos más.

El objetivo final del programa es una misión tripulada a la Luna a largo plazo, aunque no se ha fijado la fecha para ello y algunos expertos la sitúan en torno al año 2036. 

Síguenos en Google Noticias