Publicidad
28 Mar 2022 - 10:06 p. m.

La Vía Láctea podría ser 2.000 millones de años más antigua de lo que se creía

Un estudio publicado en la revista Nature sugiere que el disco grueso de la Vía Láctea podría haberse empezado a conformar 2.000 millones de años antes de lo que hasta ahora sugerían diferentes investigaciones.
La vía láctea habría empezado a formarse hace 13.000 millones de años.
La vía láctea habría empezado a formarse hace 13.000 millones de años.

La Vía Láctea está conformada por diferentes componentes que, a grandes rasgos, pueden dividirse entre el halo y el disco. El halo es una región esférica que rodea el disco y la ciencia considera que es el componente más antiguo de esta galaxia. El disco se divide entre disco delgado y disco grueso; el primero se conforma de las estrellas que vemos en el cielo, mezcladas con gas estelar, y el segundo, que contiene un pequeño porcentaje de estrellas de la Vía Láctea, tiene un radio menor al del delgado y más del doble de su altura.

Un estudio publicado recientemente en la revista Nature sugiere que la formación del disco grueso (o antiguo) de la Vía Láctea podría haberse formado 2.000 millones de años antes de lo que se creía, es decir, hace 13.000 millones de años. Esto, luego de que los investigadores estudiaran alrededor de 250.000 estrellas de la galaxia, teniendo en cuenta su posición y composición química y sus datos de brillo, a través de los telescopios el Observatorio orbital Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA) y el Telescopio Espectroscópico de Fibra Multiobjeto de Área de Cielo Grande (LAMOST), en China.

Las estrellas que los científicos eligieron son estrellas subgigantes, es decir, se encuentran en una fase de transformación en estrella gigante roja, en la que la energía no se genera en su núcleo sino que se traslada a una capa alrededor de este; además es una fase corta, por lo que es factible identificar la edad de la estrella. Estas estrellas tienen más brillo que las normales. (Lea: Einstein y la velocidad de la luz)

Los científicos pudieron hacer una nueva línea del tiempo de la Vía Láctea analizando el rango de brillo de las estrellas y midiendo la cantidad de metal que tenían, pues las más viejas contienen menor cantidad. Luego, pasaron los datos de los telescopios a un simulador.

Los nuevos resultados sugieren que la Vía Láctea empezó a formarse 800 millones de años después del Big Bang. En junio los estudios se completarán con la liberación del tercer conjunto de datos del satélite de Gaia. (Le puede interesar: ¿Los pulpos, calamares y cangrejos sienten emociones? La ciencia indica que sí)

“Desde el descubrimiento de la antigua fusión (de la Vía Láctea) con Gaia-Salchicha-Encelado, en 2018, los astrónomos han sospechado que la Vía Láctea ya estaba allí antes de que se formara el halo, pero no teníamos una imagen clara de cómo era esa Vía Láctea. Nuestros resultados brindan detalles exquisitos sobre esa parte de la Vía Láctea, como su nacimiento, su tasa de formación estelar y su historial de enriquecimiento de metales”, afirmó en un comunicado Maosheng Xiang, uno de los coautores del estudio.

Síguenos en Google Noticias