Publicidad
14 Mar 2022 - 8:53 p. m.

Las momias humanas más antiguas no provendrían de Egipto, sino de Europa

Así lo sugieren los análisis de unas fotografías tomadas por un arqueólogo en la década de los 60 a varios esqueletos enterrados en tumbas de 8000 años de antigüedad, en Portugal. Los resultados del estudio fueron publicados en el European Journal of Archaeology.
Los arqueólogos creen que un cadáver humano se momificó después de que fue atado.
Los arqueólogos creen que un cadáver humano se momificó después de que fue atado.
Foto: Peyroteo-Stjerna - European Journal of Archaeology

La historia siempre ha apuntado a que las momias más antiguas provendrían de Egipto o incluso de Chile. Sin embargo, ahora un nuevo análisis de varias fotografías apunta a que esas primeras momias pudieron ubicarse en Europa, específicamente en Portugal. (Lea: Encuentran momias precolombinas de niños que fueron sacrificados)

En la década de los 60, Manuel Farinha dos Santos, un arqueólogo portugués que murió en 2001, tomó fotografías en el valle del Sado, en el sur de Portugal, durante una excavación. Las imágenes capturaron a varios esqueletos enterrados en tumbas de 8000 años de antigüedad. Esas fotos fueron el punto de partida de la investigación liderada por Peyroteo-Stjerna.

Los investigadores recorrieron una vez más los cementerios de donde provenían esas fotografías y encontraron más de una docena de cuerpos antiguos, uno de ellos, al menos, había sido momificado, según explican en sus resultados publicados en el European Journal of Archaeology. “Se momificaron posiblemente para facilitar su transporte antes de su entierro”, aseguraron. (Le puede interesar: “Desenvuelven” momia del faraón Amenhotep I, quien vivió hace 3.500 años)

Los otros cuerpos enterrados, señaló la investigación, pudieron haber sido momificados, lo que sugiere que en ese momento la práctica podría haber estado muy extendida en esta región. Luego, analizaron las fotografías de Dos Santos, que fueron encontradas entre sus pertenencias y entre las que se destacaban algunas en blanco y negro de 13 entierros del Mesolítico o Edad de Piedra Media.

Con las fotografías, el grupo de investigadores logró reconstruir los entierros en estos dos lugares y encontraron que los huesos de un esqueleto estaban “hiperflexionados”, es decir, los brazos y las piernas se habían movido más allá de sus límites naturales.

“Este hallazgo nos mostró que el cuerpo había sido atado con ataduras ahora desintegradas que se apretaron después de su muerte”, reseñó el texto. Además, los huesos aún estaban articulados. “Parecía que la persona muerta había sido atada y probablemente colocada en una estructura elevada, como una plataforma elevada, para permitir que los fluidos de descomposición se drenaran y evitaran un mayor contacto con el cuerpo”, añadieron. (Puede leer: Por medio de una reconstrucción 3D revelan el rostro de tres momias egipcias)

Esta momia es la más antigua jamás encontrada, con 8.000 años. De acuerdo con los investigadores, “con procedimientos elaborados de momificación en el antiguo Egipto encontraron unas de hace más de 4.500 años y en otras partes de Europa datan de alrededor del año 1000 a. C.

Síguenos en Google Noticias