Los primates empezaron a masturbarse hace 40 millones de años, ¿para qué?

Aunque tradicionalmente se ha pensado que la masturbación está únicamente asociada a la excitación sexual, un grupo de científicos encontró pruebas de que el comportamiento ha tenido un fin evolutivo en los primates, que lo empezaron a presentar hace millones de años.

07 de junio de 2023 - 06:52 p. m.
Los investigadores afirmaron que la masturbación es prevalente en primates de todas las edades y sexos.
Los investigadores afirmaron que la masturbación es prevalente en primates de todas las edades y sexos.
Foto: Pixabay

Un grupo de científicos acaba de trazar el origen de la masturbación a antiguos primates hace unos 40 millones de años. Esto antecede la práctica que hoy es común entre humanos por decenas de millones de años. La investigación que permitió llegar a tal conclusión fue publicada en la revista Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences.

Un equipo de biólogos evolutivos sacó sus conclusiones a partir de lo que ellos creen que es el conjunto de datos sobre la actividad más amplio que se ha reunido. A través de un comunicado, la University College London (UCL) indicó que, aunque la masturbación es común en todo el reino animal, especialmente entre los primates, siempre se consideró patológico o como una consecuencia de la excitación sexual.

Sin embargo, la nueva investigación apunta a que, probablemente, jugó un papel en la evolución, aunque todavía no es muy claro cuál fue ese rol, exactamente. (También puede leer: La antigua especie Homo naledi habría enterrado a sus muertos hace 200.000 años)

“Lo que podemos afirmar es que este comportamiento estaba presente hace unos 40 millones de años, en el ancestro común de todos los monos y simios”, afirmó a The Guardian la Dra. Matilda Brindle, investigadora principal del estudio en el University College de Londres. “No es que una especie se despertara un día y empezara a hacerlo. Se trata de un rasgo antiguo y evolucionado”.

Brindle y sus colegas recopilaron datos sobre masturbación en primates, de casi 400 fuentes, incluidos 246 artículos académicos publicados y 150 cuestionarios y comunicaciones personales de primatólogos y cuidadores de zoológicos.

A partir de esa base de datos, trazaron una especie de mapa de la información en árboles evolutivos de los primates, para examinar cómo la actividad se remontaba, y desenvolvía, en el tiempo. La idea era comprender cuándo y por qué evolucionó tanto en hembras como en machos.

En su artículo, los investigadores describen que la masturbación parece común en primates de todos los sexos y edades, aunque la falta de datos para la masturbación en hembras ha dificultado la compresión de por qué evolucionó durante 40 millones de años. (Le puede interesar: China comenzó a perforar uno de los agujeros más profundos del mundo. ¿Para qué?)

Además de esto, desde un punto de vista evolutivo, la masturbación es un enigma. “No aumenta directamente las perspectivas de supervivencia y, por definición, se produce con exclusión de las parejas reproductoras, incurriendo en costes de tiempo, atención y energía”, escribieron en el artículo.

Pero, a partir de la nueva investigación, los científicos encontraron pruebas de que la masturbación sí tiene un propósito evolutivo, al menos en los machos. Por una parte, hallaron respaldos de que masturbarse hace que los machos tengan más posibilidades de fecundar a su pareja, por ejemplo, al ayudarlos a deshacerse de esperma más viejo y, por lo tanto, menos competitivo para el sexo.

Por otra parte, los investigadores también hallaron indicios de que la masturbación en machos evitaría la contracción de infecciones de transmisión sexual (ITS). Una teoría es que la masturbación después del sexo los ayudaría a limpiar el tracto genital, disminuyendo las posibilidades de una infección.

“Nuestros hallazgos ayudan a arrojar luz sobre un comportamiento sexual muy común, pero poco comprendido, y representan un avance significativo en nuestra comprensión de las funciones de la masturbación. El hecho de que el comportamiento autosexual pueda cumplir una función adaptativa, sea ubicuo en todo el orden de los primates y lo practiquen miembros de ambos sexos en cautividad y en libertad, demuestra que la masturbación forma parte de un repertorio de comportamientos sexuales saludables”, afirmó Brindle.

Sin embargo, ahora los investigadores quieren profundizar sobre la función evolutiva que ha desempeñado la masturbación en las hembras.

👩‍🔬📄 ¿Quieres conocer las últimas noticias sobre ciencia? Te invitamos a verlas en El Espectador. 🧪🧬

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar