19 Feb 2019 - 8:02 p. m.

Muere el padre del término “calentamiento global”

Wallace Smith Broecker, profesor de la Universidad de Columbia (EE.UU.), falleció a los 87 años. Fue uno de los primeros científicos en advertir el incremento de la temperatura debido a la emisión de gases de efecto invernadero.

- Redacción Ciencia

Wallace Smith Broecker. / Tomada de la American Association for the Advancement of Science - The Earth Institute
Wallace Smith Broecker. / Tomada de la American Association for the Advancement of Science - The Earth Institute

“Cambio Climático: ¿Estamos al borde de un calentamiento global pronunciado?”. El título que Wallace Smith Broecker utilizó para un artículo que publicó en 1975 en la prestigiosa revista Science le dio la vuelta al mundo. Aunque entonces fue apenas una casualidad, el término “calentamiento global” se convirtió en un referente para explicar lo que estaba sucediendo en el planeta. (Lea Microsoft busca a los mejores estudiantes de ingeniería de Colombia)

"Simplemente usé las palabras para el titular. En ese artículo alertaba de que estábamos al borde de un calentamiento pronunciado, y era 1975 (...) Un año después realmente empezó [a detectarse el calentamiento], así que fue una predicción muy interesante", dijo hace 10 años, cuando recibió un galardón de la Fundación BBVA por su trayectoria científica. (Lea El “preicfes” gratuito que lanzó el Icfes para que los bachilleres mejoren en la Prueba Saber)

Geoquímico y reconocido profesor de la Universidad de Columbia (EE.UU.), Broecker, falleció a los 87 años de edad este lunes 18 de febrero en un hospital de Nueva York, luego de padecer una insuficiencia cardíaca.

“Él inició una investigación clave sobre la historia del clima de la Tierra y la influencia humana sobre ella. Fue uno de los primeros en predecir un aumento inminente de la temperatura del planeta debido a la producción humana de dióxido de carbono”, escribió Kevin Krajick en un blog de la U. de Columbia.

Ganador de la Medalla Nacional de la Ciencia en 1996 y de varios títulos honorarios en prestigiosas universidades como Harvard y Cambridge, Broecker gastó parte de su vida en divulgar la importancia de tomar acciones para frenar el cambio climático.

Como lo cuenta el diario El País de España, cuando recibió el galardón de la Fundación BBVA admitió que llevaba mucho tiempo tratando de convencer a los ciudadanos de que realmente se estaban enfrentando a un problema grave y global. Y aunque, en principio, pocos lo escucharon, en los últimos años la evidencia lo respaldó. El “abuelo del cambio climático” o el “decano de los científicos del clima”, eran algunos de sus apodos.

Broecker, que además navegó mares por mucho tiempo para comprender qué había detrás de la absorción de dióxido de carbono de los océanos, fue clave para convencer a la clase política estadounidense de que había una estrecha relación entre las emisiones de gases de efecto invernadero y el cambio climático.

En los ochenta, por ejemplo, testificó en el Congreso de EE.UU. en las primeras audiencias que se realizaron para tratar de entender el problema que se avecinaba. Entre sus oyentes estaba el representante de Tennessee Al Gore que, con el tiempo, se convertiría en un líder de la lucha contra este fenómeno.

Como lo cuenta Kevin Krajick, los últimos días de Broecker, nacido en Chicago en 1931, los compartió con amigos y debatiendo sus ideas. En una de esas reuniones, aseguró que, de morir, prefería ser cremado. También le pidió a un amigo que llevara sus cenizas a su próximo viaje de investigación. ¿Para qué? “Espárcelas en el océano”, le dijo.

Síguenos en Google Noticias