Publicidad
21 Feb 2022 - 5:24 p. m.

¿Por qué los lagartos desprenden su cola en defensa? la ciencia revela el secreto

Los investigadores estudiaron tres especies de lagartos. El proceso, que fue filmado mediante 3000 fotogramas por segundo con una cámara de alta velocidad, demostraron que en las estructuras microscópicas estaba la respuesta a su pregunta.
Los investigadores usaron tres especies de lagartos:  dos tipos de geckos y un lagarto del desierto, que es comúnmente conocido como lagarto de dedos marginales de Schmidt.
Los investigadores usaron tres especies de lagartos: dos tipos de geckos y un lagarto del desierto, que es comúnmente conocido como lagarto de dedos marginales de Schmidt.
Foto: Pixabay

Los lagartos, para escapar de sus enemigos o librarse de ser cazadas, se deshacen de sus colas aun cuando están en movimiento. En ciertos casos, su cola se vuelve a regenerar. Esta habilidad de hacer una autoamputación espontánea se conoce como autotomía. Una de las preguntas que han tratado de responder los científicos que han estudiado meticulosamente este comportamiento se centra en entender si una lagartija puede mudar su cola en un instante, cuáles son esos factores que la puede mantener unida en situaciones en las que no está en peligro su vida. (Lea: Científicos encuentran nueva especie de reptil ancestral en Suramérica)

Para buscar una respuesta, Yong-Ak Song, ingeniero biomecánico de la Universidad de Nueva York, y su grupo de investigación se centraron en estudiar varias colas recién amputadas. “Esto es la “paradoja de la cola”, dice el ingeniero en el New York Times. “Tiene que separar su cola rápidamente para poder sobrevivir. Pero al mismo tiempo, no puede perder la cola con demasiada facilidad”, añadió.

Empleando pequeños lazos que unieron a cañas de pescar, los investigadores reunieron varios lagartos de tres especies que encontraron en la sede en Abu Dhabi de la institución, en donde se realizó la investigación. Las tres especies que se usaron fueron dos tipos de lagartijay un lagarto del desierto, que es comúnmente conocido como lagarto de dedos marginales de Schmidt.

Una vez reunieron los ejemplares, los investigadores las llevaron al estudio para someterlas a una prueba inusual: con los dedos, les halaron las colas para convencerlas de que hicieran esta autotomía. El proceso, que fue filmado mediante 3000 fotogramas por segundo con una cámara de alta velocidad, demostraron que en las estructuras microscópicas estaba la respuesta a su pregunta.

Cada una de las colas de los lagartos, que luego del experimento fueron regresados a sus hábitats, fueron analizadas bajo un microscopio electrónico. Encontraron que cada una de las fracturas en las que la cola se había desprendido del cuerpo estaban repletas de puntos en forma de hongo. Al hacer zoom, encontraron que esos pequeños puntos en forma de hongo contaban con pequeños poros. (Puede leer: Registran el lagarto más pequeño del mundo en el parque Tayrona)

“En lugar de que las partes de la cola estuviesen entrelazadas a lo largo de los planos de fractura, las densas bolsas de micropilares en cada segmento parecían tocarse solo ligeramente”, apuntó el investigador. Este proceso ocasionó que la cola del lagarto pareciera una imagen de segmentos débilmente conectados.

Un modelado por computadora que realizaron los expertos sobre los planos de fractura de la cola mostró que esas pequeñas microestructuras que estaban en forma de hongo eran expertas en liberar energía acumulada. “Una de las razones es que están llenos de espacios minúsculos, como poros diminutos y espacios entre cada uno. Estos vacíos absorben la energía de un tirón, manteniendo la cola intacta”, dijo.

Y aunque las microestructuras pueden resistir a la tracción, añadieron los investigadores, las colas pueden ser susceptibles de astillarse con un pequeño giro. En los resultados, publicados en la revista Science, señalaron que las colas tenían 17 veces más probabilidades de fracturarse al doblarse que al halarse. (Le puede interesar: Inhalar helio deja voz fina a lagartos y más ganadores del Nobel a lo más absurdo de la ciencia)

Síguenos en Google Noticias