Resuelven el largo misterio de un entierro de 2.000 años de antigüedad

En un enterramiento descubierto hace más de dos décadas en Inglaterra, los científicos encontraron los restos de una persona, una espada y un espejo. Las pruebas existentes para la época no permitían determinar el sexo de los restos y los objetos que lo acompañaban eran considerados de géneros opuestos. Sin embargo, aplicando nuevas pruebas, los investigadores lograron resolver el misterio.

31 de julio de 2023 - 09:26 p. m.
La espada y el espejo de la Edad de Hierro hallados en un enterramiento de 2.000 años de antigüedad en la isla de Bryher, en las islas Scilly.
La espada y el espejo de la Edad de Hierro hallados en un enterramiento de 2.000 años de antigüedad en la isla de Bryher, en las islas Scilly.
Foto: Archivo de Historic England

Hace 24 años, un grupo de científicos que encontró un enterramiento en las islas Scilly, ubicadas al suroriente de Inglaterra, se llevó una gran sorpresa. En los restos que rescataron encontraron espadas, escudos y un espejo de bronce. (Puede leer: Hallan fósil de una tortuga de 150 millones de años con curiosa forma de panqueque)

Como explicaron desde la entidad Historic England, “se trata de algo muy inusual, ya que en otros enterramientos de la misma época las espadas suelen acompañar a los hombres y los espejos a las mujeres. Sin embargo, esta única tumba contenía ambos objetos y los restos de una sola persona”.

Por la escasez de los restos óseos encontrados y la tecnología disponible para la época del descubrimiento, los científicos no lograron determinar el sexo de la persona que había sido enterrada junto a estos particulares objetos. (Le puede interesar: Le hicieron cosquillas a ratas para identificar qué nos hace jugar)

Ahora, dos décadas y media después del descubrimiento y poco más de 2.000 años desde que se llevará a cabo el enterramiento, un grupo de científicos ha podido resolver el misterio y responder, por fin, a la pregunta de si los restos encontrados correspondían a los de un hombre o una mujer.

Como explican en la investigación que fue publicada recientemente en la revista académica Journal of Archaeological Science: Reports, los investigadores aplicaron “la secuenciación del ADN de alto rendimiento y el análisis de los péptidos del esmalte dental a los restos humanos altamente degradados en un esfuerzo por determinar el sexo”. (También puede leer: Imprimen dientes de tigre en 3D para proteger fauna silvestre. ¿De qué se trata?)

Sin embargo, la primera prueba aplicada —la secuenciación del ADN— demostró que en los restos analizados no sobrevivía ningún tipo de material que pudiera ser utilizado para determinar el sexo de los restos encontrados.

Pero, con la segunda prueba empleada —el análisis de los péptidos del esmalte dental— los científicos sí lograron llegar a una respuesta. Según cuentan, identificaron que los restos correspondían a los de una mujer, con una probabilidad del 96 %. (Puede interesarle: Un hombre tetrapléjico está recuperando la movilidad gracias a inteligencia artificial)

Sobre esta metodología empleada, los investigadores escribieron que “esto demuestra el valor del análisis del péptido del esmalte dental para establecer el sexo de restos antiguos en circunstancias en las que la supervivencia de los restos esqueléticos es marginal y cuando la diagénesis ha eliminado efectivamente el ADNa”.

Gracias a estos resultados, los investigadores fueron más allá e intentaron reconstruir la vida de la mujer enterrada. Como cuenta Sarah Stark, bióloga de Esqueletos Humanos de Historic England, y una de las autroras del estudio, “nuestros hallazgos ofrecen una oportunidad apasionante para reinterpretar este importante enterramiento. Aportan pruebas del papel protagonista de una mujer en la guerra en la Scilly de la Edad de Hierro”. (Puede leer: China está cavando el hueco más profundo que se haya intentado, ¿para qué?)

“Aunque nunca podremos conocer por completo el simbolismo de los objetos hallados en las tumbas, la combinación de una espada y un espejo sugiere que esta mujer tenía un alto estatus dentro de su comunidad y pudo haber desempeñado un papel de mando en la guerra local, organizando o dirigiendo incursiones contra grupos rivales”, concluyó Stark.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar