Publicidad
16 Nov 2021 - 12:44 p. m.

Rusia destruye un satélite con un misil y desata polémica con la Nasa

El 15 de noviembre Rusia destruyó uno de sus satélites y generó una “nube” de escombros que, según EE.UU., afecta la seguridad de los astronautas que están en la  Estación Espacial Internacional.

Con información de AFP y Europa Press

Imagen de la Estación Espacial Internacional.
Imagen de la Estación Espacial Internacional.
Foto: Nasa

La destrucción de un viejo satélite de la era soviética con un misil lanzado por Rusia desde tierra este 15 de noviembre generó una nube de piezas de escombros en órbita y causó una gran polémica entre la Nasa, de Estados Unidos, y Roscosmos, la agencia rusa. (Lea Las primeras fotos en el espacio de tercera misión tripulada de la NASA y SpaceX)

Su trayectoria obligó a los siete tripulantes de la Estación (dos estadounidenses, un alemán y dos rusos) a refugiarse cautelarmente en sus naves de regreso a la Tierra en dos ocasiones. (Lea Encuentran una nueva especie de dinosaurio con una nariz extremadamente grande)

“Es impensable que Rusia ponga en peligro no solo a los astronautas asociados internacionales en la ISS, sino también a sus propios cosmonautas”, declaró el administrador de la NASA, Bill Nelson, en su cuenta de Twitter, quien secundó un comunicado de protesta del secretario de Estado, Anthony Blinken.

Nelson dijo este lunes que estaba “indignado” por la prueba de misiles espaciales rusos que provocó una nube de escombros y obligó a los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI) a tomar acciones evasivas.

La agencia espacial rusa Roscosmos, por su parte, aseguró el martes que la “seguridad de la tripulación” de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) era su “principal prioridad”, después de que Washington acusara a Moscú de haber efectuado un lanzamiento de misil antisatélite que la puso en peligro.

“Sólo los esfuerzos conjuntos de todas las potencias espaciales podrán garantizar una coexistencia lo más segura posible y las operaciones en el ámbito espacial”, dijo Roscosmos en un comunicado, sin responder directamente a las acusaciones estadounidenses del día anterior.

La agencia espacial rusa dijo que su “sistema automatizado de alerta para situaciones de peligro” sigue “monitoreando la situación para prevenir y hacer frente a cualquier amenaza para la seguridad de la Estación Espacial Internacional y su tripulación”.

Según el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, la prueba de misil rusa generó “más de 1.500 desechos orbitales rastreables y cientos de miles de pedazos más pequeños de restos orbitales que ahora amenazan los intereses de todas las naciones”.

Síguenos en Google Noticias