15 Jul 2018 - 2:32 p. m.

Un abrigo: el refugio que puede salvar vidas

Crear un mundo más cálido es el sueño de Bas Timmer, el holandés que le dio vida a los "Sheltersuits", unas prendas térmicas especialmente diseñadas para proteger a habitantes de calle, refugiados e inmigrantes del frío.

Paulina Tejada @PauliTejadaT

Bas Timmer busca replicar en Colombia su producto y su modelo de organización.  / Fotografías: Sheltersuit
Bas Timmer busca replicar en Colombia su producto y su modelo de organización. / Fotografías: Sheltersuit

La gente muere del frío. Para Bas Timmer –como para muchos, de hecho– eso era una realidad distante que, de vez en cuando, se presentaba en una escena de una película o en una cifra de su noticiero nacional, cuando pasaba por Holanda alguna ola invernal.

Hasta 2013. Ese año, la temperatura en las calles de Enschede, su ciudad natal, alcanzó niveles tan bajos que el padre de dos de sus mejores amigos falleció a causa de hipotermia. Quizá, pensó Timmer, quien en ese momento diseñaba ropa de invierno, de haber tenido un abrigo consigo, aquel hombre no hubiera muerto.

Fue ahí cuando decidió dedicarse a crear y repartir por el mundo una especie de chaquetas - sacos para dormir gratuitos pensados, especialmente, para salvar las vidas de quienes se enfrentan al frío en las calles. Pulió su idea y, entonces, de la mano de su compañero negociante Alexander de Groot, nació Sheltersuit, una fundación que fabrica abrigos multifuncionales que buscan mantener calientes a los habitantes de calle y refugiados en las noches de invierno, una propuesta, según él, que encarna los propósitos del diseño: ser práctico, resolver necesidades e inspirar.

Lea también: Putear, tejer y ser artista para “guerrearse” la vida

“Creo que la moda no se trata únicamente de fabricar productos agradables, sino también de hacer un cambio en el mundo y buscar alternativas responsables con el entorno, tanto ambiental como socialmente. Los Sheltersuits pueden hacer una diferencia en la industria, pues, como yo lo veo, en la evolución de la ropa algo salió mal: se transformó solo en tendencia y se le olvidó la verdadera razón del diseño, que es la protección”, aseguró Timmer, mientras recorría las calles de Medellín compartiendo su idea. “Las personas creativas estamos encargadas de crear el futuro, por eso no nos podemos asustar por transformar la realidad con nuestras ideas. Simplemente debemos hacerlo”, manifestó.

El Sheltersuit es una prenda térmica, resistente al agua y a prueba de viento. Su capucha es grande y abollonada para servir de almohada. Tiene una bufanda incorporada y un cierre hasta los pies que hace que el abrigo se convierta en un sleeping bag, pero que a la vez le permite a su portador moverse, caminar o incluso correr, de ser necesario. Todos sus materiales son reciclados y provienen de productos sobrantes donados por compañías textiles. Y llega gratis a las manos de niños y adultos sirios, y de personas en situación de calle gracias a las empresas que lo patrocinan.

Abrigar a Colombia

Próximamente, también protegerá a los inmigrantes venezolanos, a los campesinos desplazados y a los habitantes de calle de las principales ciudades de Colombia. Timmer, durante su paso por la ciudad de la eterna primavera, se dio cuenta de que aún al otro lado del océano existen personas que necesitan de sus abrigos, pero con condiciones sociales, culturales y climáticas muy distintas.

“Mi idea es repartir Sheltersuits por todo el mundo, así que aproveché el momento en Medellín para diseñar abrigos especiales para los habitantes de calle de este país, cuyo clima es muy diferente al de Holanda. No hay estaciones y el frío no es tan intenso, pero igual se hace necesaria una protección dinámica y práctica para quienes no tienen hogar”, contó Bas Timmer, luego de encerrarse todo un día en un taller a fabricar la prenda. “Creo en el poder de la colaboración para crear un mundo donde todos tengan acceso a un refugio seguro y nuevas oportunidades de vida”, expresó.

Le puede interesar: Moda lenta, la idea de los "millennials" contra las grandes marcas

Para poder llevar a cabo su sueño, el holandés deberá primero encontrar compañías y empresas colombianas que respalden su proyecto. La Universidad Eafit e Inexmoda, por ejemplo, ya están emprendiendo acciones para trabajar en conjunto con Sheltersuit. “Esto es una oportunidad interesante para el sector privado, pues les da responsabilidad social empresarial y atención mediática”.

Fábrica social

Además del carácter social del producto, la fundación de puertas para adentro también piensa en aportarle conocimiento y generar oportunidades a sus empleados. Los abrigos son producidos en una “fábrica social”, como la definió Timmer, en la que participan “personas que tienen distancia con el mercado laboral, como refugiados de Siria, África, habitantes de calle y en situación de discapacidad”.

Como para muchos esto no puede ser un trabajo formal, ya que no cuentan con la documentación requerida, su pago consiste en clases de neerlandés, inglés y conducción para poder pasar los exámenes y obtener su ciudadanía, y así ingresar al mercado laboral. Para Timmer, “esto no solo les da un espacio laboral seguro y enriquecedor, sino que también visibiliza a estas poblaciones, les da experiencia y les ofrece orientación y escolarización para aumentar sus posibilidades de pasar a trabajos remunerados”.

Lea también: El yoga como camino para reconciliar un país violento

“Es un modelo que se puede copiar alrededor del mundo. Queremos hacer lo mismo en Colombia, dando un trabajo con buenas condiciones e impulsar la producción local. Aquí hay indigencia y, además, una gran crisis migratoria proveniente de Venezuela. Eso crea una necesidad de Sheltersuits que junto a otras marcas y empresas podremos sacar adelante”, declaró el Holandés. 

Para él, la ayuda es una "cosa poderosa". Al orientar y alimentar una idea hacia ella, se crean soluciones que, incluso, resuelven problemas humanitarios. “El mayor sueño y el objetivo final de Sheltersuit es lograr un impacto global que haga de este mundo un lugar menos frío, más cálido, para todos”.

Síguenos en Google Noticias