12 May 2021 - 11:08 p. m.

La “legítima defensa” y otras propuestas del uribismo y empresarios en Pereira para frentear el paro nacional

Este diario tuvo acceso a un audio verificado de una reunión privada con empresarios y políticos, en la que también se habló de la necesidad de decretar la conmoción interior y presionar a la prensa a través de la pauta para que cambie su narrativa sobre las manifestaciones.

La tensa situación que vive el país, en medio de bloqueos y protestas del paro nacional que hoy cumple 15 días, ha crispado los ánimos y las preocupaciones de otros sectores sociales distintos a los que salen a movilizarse en las calles y han puesto la mayoría de muertos en los disturbios con la Policía: 41, según la Defensoría del Pueblo.

(Puede interesarle: Daniela Soto, la joven lideresa indígena herida en ataque armado a la minga en Cali)

Este diario conoció el audio de un encuentro que, el pasado domingo 9 de mayo, un grupo de políticos del partido Centro Democrático y empresarios de Pereira tuvo, a través de la plataforma Google Meets, para discutir y definir acciones que el sector privado pudiese implementar en el marco del paro nacional. Su preocupación era que, desde hace 10 días, la comercialización de sus productos estaba detenida y las pérdidas empezaban a notarse. Aunque en un principio las estrategias parecían estar encaminadas a un diálogo con el presidente Iván Duque o los manifestantes —incluso, varios participantes consideraron válidos los reclamos del paro nacional—, la conversación fue cambiando de tono.

Alejandro Corrales y Gabriel Jaime Vallejo Chujfi, ambos congresistas por el Centro Democrático en Risaralda e invitados a este encuentro, rechazaron de manera reiterada la opción de diálogo con quienes están decididos a bloquear las vías a quienes calificaron “terroristas infiltrados”, poniendo sobre la mesa salidas como la militarización, la conmoción interior y presión a los medios de comunicación a través de pauta para que moderaran su narrativa.

Otros empresarios hablaron de una evasión del pago del impuesto predial para coaccionar al Gobierno Nacional. En la conversación, que duró al menos hora y media y de la que participaron más de 100 personas, se hablaron de estrategias concretas como gremio de empresarios para apoyar al presidente Iván Duque ante “la soledad” en la que, consideran, lo han dejado los sectores políticos del país en estos momentos.

Además de Vallejo Chujfi, quien ha estado íntimamente ligado al sector empresarial de Pereira a través de empresas de su familia y de la Cámara de Comercio de esa ciudad, también estuvieron Eduardo Castrillón, amigo cercano del expresidente Álvaro Uribe y quien llevó las riendas de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga en 2014; Jairo Reina, del sector de la construcción; Luis Fernando Pulido, miembro de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Pereira; Catalina Hurtado, gerente de Caracol Radio en el Eje Cafetero; o Jesús Bejarano, del sector de transporte de carga, entre otros más.

“Voltear la torta”

Para algunos empresarios de Pereira, hay varios medios de comunicación que no están “haciendo bien” su trabajo en la cobertura de las manifestaciones y han puesto a un sector de la población en contra de las instituciones, el Gobierno Nacional, la Policía e, incluso, el sector productivo.

“Tenemos que buscar los medios de sacar a la luz a los responsables de esto, llámense Fecode, CUT, CRIC, todos esos. Ningún periodista les pregunta por qué si vendieron un paro contra la reforma, se cayó la reforma y aquí estamos. Por ese engaño no responden. Nadie les ha pedido cuentas por el vandalismo ni qué proponen para que sus marchas no terminen en violencia”, anotó en esa reunión privada el empresario Luis Fernando Pulido, quien propuso contratar publicidad en medios masivos populares, como el periódico Q’hubo u Olímpica Stereo para que respaldaran su posición.

Según anotó Pulido en esa reunión privada, los titulares sobre los enfrentamientos en Cali entre residentes del sur de la ciudad e indígenas del Cauca, en medios masivos como Caracol Televisión, “decían que fue atacada la minga indígena, no que los indígenas atacaron” y que los informes periodísticos sólo muestran atropellos por parte de la Policía. “Tenemos que concentrarnos en dónde está la capacidad de voltear la torta… Seguir chuzando a las fuerzas armadas para que actúen, actúen, cuando están desgastadas, me imagino que los policías están agotados físicamente, tienen a las ONG, la justicia encima amordazándolos, tienen a la opinión pública y la prensa detrás”, explicó Pulido.

Muchos de los empresarios se referían a que la mayoría de los manifestantes eran jóvenes que “ni siquiera pagan impuestos”. Y que por “80 desgraciados”, dijo otro hombre que no se identificó, no podían parar la producción nacional y la economía del país. También hablaban de que se trataba de una estrategia de largo plazo de quienes “tienen 365 días para planear” con el objetivo de ir en contra del gobierno Duque y que están “armados hasta los dientes”, sostuvo Eduardo Castrillón.

Sobre los medios de comunicación también habló Catalina Hurtado, gerente regional del Eje Cafetero de Caracol Radio, quien denunció que su organización periodística ha sido violentada en sus sedes y sus periodistas amenazados. “Hemos tenido días muy difíciles. No soy la dueña de Caracol Radio, no soy quien puede manejar la línea de los periodistas, pero diariamente hacemos un trabajo con mucho esfuerzo por este país”, señaló. Hurtado manifestó que, desde su medio, está dispuesta al apoyo de los empresarios y que han tenido voz desde que se inició la pandemia a través de franjas especiales.

Pero la intervención más contundente sobre la necesidad de cambiar lo que se publica llegó por parte de Alejandro Corrales, senador del Centro Democrático: “¿De qué viven los medios en Colombia? Viven de dos ítems: de la pauta pública del Gobierno. Y, dos, del sector privado. Yo, si estuviera en el Gobierno Nacional, ya les estaría exigiendo a los medios en los que yo pauto que empezaran una campaña masiva de unión del pueblo colombiano, del sector de los empresarios, de defensa del sector productivo”.

Además, Corrales alertó a los empresarios de ser cuidadosos con quienes pautan: “Las empresas de ustedes pautan diariamente en todos los medios de Colombia. Y esto no me lo inventé yo, me lo dijo uno de los hijos de ustedes, una vez que nos encontramos en el avión: ‘Oiga, hombre, si empezamos a decir que listo, yo sí te voy a aportar tantos millones este mes, pero dígale a los periodistas suyos que dejen de ser tan sesgados, que no le tiren así al Gobierno, que digan las cosas como son’. Y ahí ha faltado participación”.

Luego tomó la palabra Natalia Rojas, una joven de 28 años que se identificó como “hija de empresarios prestigiosos en Cali”. En la primera parte de su intervención contó que sus padres tuvieron que salir del país, después de que los manifestantes se metieran en la comuna 22 y por eso estaba allí: “Para aportar soluciones desde las comunicaciones a partir de su experiencia como productora de cine y relatar el otro lado de la historia que ha sido ignorado en el mundo y el resto del país”.

“Estudié en la Universidad Cesa, que es básicamente donde estudia toda la cereza del pastel del país. Y con mucha impotencia y frustración me gradué con muchas personas que son indolentes al país en muchas formas cuando sus papás son senadores y congresistas, los supuestos padres de la patria. Pero, como dicen, los buenos somos más. Me uní a este grupo con el fin de dar soluciones”, agregó Rojas.

Propuso que las piezas que se hagan sean de manera anónima, “para que sea más un canal, una página que hable, pero que ninguno de nosotros estemos ahí tan involucrados de manera personal”. Los puntos a tratar en esas piezas, según Rojas, son la solidaridad personal y lo qué pasa con el resto del país que está callado, además de “corregir la narrativa internacional”.

Al igual que ella, otros empresarios comentaron que no han sido tan rápidos como los manifestantes para llevar los mensajes. De hecho, la tesis de la “revolución molecular disipada”, difundida por el expresidente Álvaro Uribe durante la semana pasada, ya empezó a calar. “Esta problemática es llamada en América Latina como la revolución molecular (disipada). Buscan tomar un gobierno y siento que los empresarios nos hemos quedado quietos en ese tema. Necesitamos respaldar la institucionalidad, porque nos han tomado la ventaja, años luz, en dar a conocer en la parte exterior lo que pasa en Colombia”, comentó el empresario Jairo Reina.

Sobre este encuentro, el representante Gabriel Vallejo habló con El Espectador sobre la propuesta de condicionar la pauta en medios y otras posturas que sostuvo en la reunión. “El sentido de lo que yo escuché es lograr un equilibrio en la información. Aquí lo que hemos visto es que se viene teniendo un ataque sistemático al sector productivo, en un odio de clases absurdo, promovido por un sector político de Colombia, en donde al empresariado colombiano se le viene estigmatizando desde hace ya mucho tiempo”, explicó el congresista.

Para Vallejo, algunos medios de comunicación, que prefiere no mencionar, publican información sesgada: “Aquí hay una realidad: la historia nos la están contando de una manera parcializada y sesgada en contra de las instituciones democráticas. Y más que entrar a referenciar uno u otro medio, yo creo que es evidente cómo algunos medios de comunicación no se dan cuenta del sesgo ideológico”.

(Lea más: Las motivaciones en Cauca y Putumayo para manifestarse en el paro nacional)

Vallejo reafirmó la propuesta lanzada por su compañero de bancada en la reunión y señaló: “Es que no tiene ningún sentido pautar en medios de comunicación que se alejen de esos principios de neutralidad y rigurosidad periodística”. Y reiteró: “No tiene sentido pautar en un medio de comunicación que está hablando mal de mí, que está desprestigiándome de manera sesgada y que está incitando a un odio de clases y a una estigmatización del sector productivo”.

El Espectador también intentó buscar la versión del senador Alejandro Corrales, quien estuvo como representante del Centro Democrático, pero no obtuvo respuesta al momento de esta publicación.

“Legítima defensa”

Óscar Lancheros, de la Asociación de Supermercados Independientes del Eje Cafetero, aseguró sentir una gran preocupación por el rumbo que está tomando la crisis: “Aquí en el conjunto también ya han pasado preguntando que quiénes tenemos armas, que si nos vamos a organizar y eso me parece terrible, pues, que nosotros como ciudadanos y habitantes de un condominio tengamos que entrar a reemplazar a la policía y el Ejército que con nuestros impuestos hemos buscado fortalecer para que nos defiendan”.

Jesús Bejarano, gerente de la compañía de transportes Mamut de Colombia, dijo con tono de preocupación: “Los problemas que han sufrido las empresas por culpa de la pandemia ahora se agravan en medio de un paro que no tiene una solución a corto plazo” y señaló: “Hay que ser contundentes. Nuestros conductores en la carretera están parados. Tengo la empresa parada en un 90 %, conductores pasando angustia, pasando dificultades, sometidos al riesgo del COVID y otras condiciones de seguridad personal”.

“Yo veo lo de Candelaria que alguien mencionaba: sí, a eso vamos a llegar seguramente”, advirtió Bejarano, refiriéndose al municipio del Valle del Cauca, colindante con Cali, donde se presentaron fuertes enfrentamientos entre manifestantes y fuerza pública. Y recordó que en otras ocasiones han tenido que defenderse los mismos empresarios: “Yo hago tránsito para entrar a Arauca, por todas las zonas del país, zona roja, y nos toca difícil. Y hay que hacerlo para poder entrar, porque no nos quedamos atrás”. Pero insistió: “Esto no puede llegar a tener que tomarnos las armas para poder defendernos. Hay una Constitución”.

Otro tema que, según el empresario, es importante abordar son los venezolanos: “Tiene que haber una posición nuestra frente Gobierno. A mí me tuvieron un grupo de venezolanos. Y se los digo: paracos, venezolanos, retenido cinco horas. Me tuvieron detenido en un bloqueo. Estos no son los campesinos humildes que uno conoce, quiere y adora y aprecia. No es lo que los medios dicen. Eran venezolanos completamente entrenados. Se les conoce muy bien el estilo”. Bejarano contó que prestó el servicio militar y sabe identificar quién ha recibido entrenamiento de este tipo. “Es una vergüenza que nos están bloqueando los que sean, 200 o 500 venezolanos, aquí somos muchos más, y somos más verracos que ellos”, agregó.

Para Natalia Rojas, quien habló de su experiencia en Cali, la situación que podrían vivir los empresarios es delicada: “La verdad es que esto está tenaz. Si en el barrio sur de Cali, donde hay personas de dos tipos: unos traquetos, llenos de plata y con armas, y se les meten a sus casas, y dos, personas como César Caicedo, dueño de Colombina, con escoltas, y también se nos metieron, esto no va a ser sostenible. Tenemos que mirar diferentes cosas en común, mirar ser efectivos y repartirnos el balón y que cada grupo de los que salgan de acá hagan el gol de chilena”, explicó la mujer.

(Lea también: Los mensajes contradictorios del Gobierno frente al paro nacional)

Rojas también mencionó que antes de que empezara el paro nacional, el gremio de empresarios del Valle del Cauca, en el que está su padre, propuso no pagar el predial del año “para presionar al Gobierno”. Mientras les responden las cartas que piensan enviar al presidente Iván Duque, Rojas dijo que esta podría ser una opción ante la grave situación que se vive en Cali y podría extenderse a Pereira.

Para ese momento, el ambiente de la discusión giraba sobre el temor de que la violencia escalara. Otra mujer, identificada como Adriana Arenas, les preguntó a los congresistas Gabriel Vallejo y Alejandro Corrales sobre la estrategia del presidente y el Gobierno Nacional para detener las manifestaciones y recomendó enviar un derecho de petición que, además, proponga un diálogo con el gremio productivo y brinde soluciones a las peticiones del paro. Varios la respaldaron con que todo debía hacerse en el marco legal y aportando presupuesto para esas nuevas estrategias.

“Sería bueno entender la estrategia del presidente y del Gobierno Nacional en este momento (...) ¿Qué le podemos pedir al Gobierno Nacional? Haciendo uso de la Constitución, con un derecho de petición bien estructurado, de que también dialogue y saber cuál es la estrategia. Nosotros también podríamos exigirle eso. Podríamos enviarle un mensaje al presidente de aquí a mañana si llegamos a un consenso. Hay que dialogar y ceder, para que se baje un poquito”, comento Arenas.

Pero Vallejo fue el primero en dejar claro que si bien hay protestas “legítimas y válidas”, como las que históricamente ha hecho el sector productivo “que sí ha sido víctima de un Estado perseguidor”, tampoco se puede dejar de lado que “están los hechos de vandalismo y terrorismo”, las “infiltraciones de grupos al margen de la ley” y un paro que tiene detenida la producción nacional.

En ese sentido, fue enfático en que “esto no es de diálogo”, refiriéndose a la importancia de “recuperar el orden público”: “Esto no es de sentarnos con el presidente de la república, de mandarle mensajes. Eso es muy importante, no lo demerito porque este país tiene muchos problemas. Pero aquí tenemos un problema de orden público que se soluciona con el uso de la fuerza legítima del Estado. No hay otra manera de solucionarlo. Porque el orden público afecta la vida, la libertad y la propiedad de los colombianos. Entonces si el Gobierno no entiende eso, pues es parte de lo que estamos reclamando”.

El problema, según el congresista, es que no ve un plan claro del presidente Duque para recuperar el orden y la fuerza pública está desmoralizada, porque siente que la ciudadanía los dejó solos. Vallejo aseguró, por esa razón, que una posibilidad era declarar la conmoción interior: “Algunos no quieren la conmoción interior porque la han visto como el horror del mundo entero, como si fuera una carta abierta para que el presidente haga lo que se le dé la gana. Y eso no es cierto, es una figura constitucional para recuperar el orden público y hay medidas, como la suspensión de alcaldes. Es que el alcalde de Cali es un irresponsable, permitió que la minga del Cauca llegara a Cali sin ninguna limitación. También que tome medidas con los jueces y fiscales para judicializar a quienes están haciendo los bloqueos”.

Un hombre que no se identificó, pero que aseguró ser miembro de la dirección nacional del partido Centro Democrático, dijo que el lío es que “el presidente Duque se metió en su burbuja y no escucha a nadie”, ni siquiera a su partido. “Esto no es con pañitos de aguas tibias. Esto es con todo y por todo. A mí sí me disculpan, puedo sonar muy fuerte, pero esto no se resuelve con cositas. La única postura que debemos exigirle hoy al presidente Duque es que declare el estado de conmoción, bien ilustrado por el representante Gabriel”.

Alejandro Corrales, senador del Centro Democrático, interrumpió al hombre para dejar claro que la reunión era de carácter privado, que esperaba que no se filtrara “porque el palo no está para cucharas”. Después siguió hablando de la situación de Cali y de lo grave que sería perder el control: “Tengan por seguro que se pierde Colombia. No se está perdiendo un corregimiento ni una vereda, se está perdiendo una de las ciudades más importantes del país (...) A mí me da pena con los pacifistas extremos, a quienes respeto y valoro, pero usted no puede entrar a dialogar con personas con fusiles disparando a la gente en Cali”.

Por esta razón, también le sugirió a los empresarios acercarse a sus empleados: “Uno no sabe a quién tiene trabajando en su empresa o su finca. Muchas veces esa gente tiene resentimientos y muchas veces ellos están pensando cosas muy diferentes al dueño de la empresa. Yo creo que ahí hemos fallado y es un punto para empezar a retomar”. El senador recomendó que, como parte de la estrategia de redes, les pidan a los trabajadores que graben un video diciendo que su trabajo estaría en riesgo si el paro nacional continúa.

En diálogo con El Espectador, el representante Vallejo aclaró que su posición sobre el “no diálogo” tiene que ver con quienes hacen “actos de bloqueo y de vandalismo”. “La protesta pacífica dista mucho de lo que es un bloqueo, que son delitos consagrados en la ley colombiana y atentan contra la ordenanza económica, contra la salud pública y contra la vida de los colombianos”, anotó Vallejo.

También dejó claro que “ningún empresario está haciendo ni un llamamiento a las armas ni a tomar justicia por su propia mano”. Sin embargo, al mismo tiempo advirtió: “Es una preocupación de qué sucedería si la escalada de violencia aumenta, si los actos de terrorismo aumentan y qué pasaría si el Estado es incapaz de realizar una protección de la vida y la propiedad de los colombianos, incluyendo el sector empresarial. Ese es un escenario que, por supuesto, está sobre la mesa y es una una inquietud válida al respecto”.

También, aunque insistió en que el presidente Duque tiene la obligación de mantener el orden público, como comandante supremo de las fuerzas armadas, subrayó “el derecho a la legítima defensa”. “Si esa legítima defensa implica salvaguardar la vida propia o de la familia, si eso implica el uso de un arma para defender, un arma tenida legalmente con un permiso de tenencia, pues, yo creo que es un principio básico. Pero yo haría un llamado a que el Gobierno y la fuerza pública, en primera medida, defiendan la vida, la libertad y la propiedad de los colombianos”, explicó.

Presidente Duque, “políticamente solo”

Otro tema reiterativo en el encuentro fue la soledad del presidente Iván Duque. Una de las participantes le preguntó a los congresistas Vallejo y Corrales sobre la estrategia que tenía el mandatario para hacerle frente a esta crisis. Vallejo respondió que no tenía idea y que el primer desconcertado por lo que está sucediendo era él. Y agregó: “¿Yo que estoy sintiendo? Que el presidente está políticamente solo. Todos los partidos políticos lo dejaron solo. Eso se los puedo garantizar. Somos muy poquitos los que en el Congreso de la República lo defendemos y defendemos la institucionalidad”.

“El orden público no se recupera dialogando con terroristas”, dijo de nuevo Vallejo, pues según él de por medio estaría la intención de tumbar el presidente Iván Duque. “Es que aquí no estamos jugando. Este tema es muy serio. Entonces si aquí no se recupera el orden público, a nosotros nos van a llevar a una situación muy difícil, que entre otras cosas es parte de la estrategia. Eso es lo que están tratando de hacer, ¿para qué? Para tumbar al presidente, que es lo que quieren, y generar un caos institucional para buscar unas nuevas elecciones o derivar en una Constituyente”. El congresista recordó las recientes manifestaciones en Chile que desencadenaron en un plebiscito para cambiar su constitución.

Según el representante a la Cámara por el Centro Democrático, la fuerza pública también se siente sola y desmoralizada, de acuerdo con militares y policías cercanos. Con respecto a esa realidad, el empresario Jesús Bejarano recomendó mover otras influencias. “Si el Senado o el Congreso dejaron solo al Presidente, creo que la clase empresarial del país, que somos quienes manejamos la gente —sume toda la gente que tenemos— creo que podemos llegar a acompañarlo. Y eso hay que hacerlo visible. Tenemos que utilizar personas que están de lado nuestros. Hay varios periodistas que pueden hacernos ‘lobby’ para contrarrestar a los señores de La W y de las organizaciones radiales y de televisión que buscan la manera de desprestigiarnos”, señaló el empresario.

Sobre esa supuesta soledad del presidente Duque, Vallejo le contestó a este diario que todos los partidos políticos abandonaron al presidente, salvo el Centro Democrático: “Uno no ve a un partido de Cambio Radical o un partido de la U o Partido Liberal, inclusive podría decirse que el mismo partido Conservador, saliendo a respaldar la institucionalidad con contundencia y a respetar las instituciones”.

Sin embargo, reconoció que dentro del apoyo del Centro Democrático hay varias voces críticas del primer mandatario: “Nosotros hemos tenido y tenemos, por lo menos de manera individual, algunas diferencias con el Gobierno de la forma en que ha manejado algunas de las situaciones estas jornadas de protestas. Esas son posiciones individuales que algunos miembros del partido, en el caso mío, yo asumo que he tenido mis diferencias con el Gobierno, empezando por la reforma tributaria”.

Asimismo, durante la conversación se habló sobre la ausencia de un respaldo por parte de organismos internacionales. Sobre este punto, Vallejo subrayó que la “información de las organizaciones internacionales es absolutamente sesgada”, pues están “al servicio de ideologías políticas”. “Yo sí creo que en materia internacional, lo que se le ha informado al mundo, no es del todo correcta ni real”, dijo.

Al cierre de la reunión, que duró más de dos horas y que este diario escuchó en una hora y 36 minutos, todos los empresarios coincidieron en que debían hacer un nuevo encuentro, una vez se conformara un grupo de WhatsApp y se adelantaran acciones de comités, entre ellos, el de difusión. Antes de acabar con las intervenciones, el senador Alejandro Corrales comentó: “Hago un llamado a la unión del sector productivo, porque los gremios y empresarios tenemos la responsabilidad, quienes generamos empleos todos los días, de unirnos para defendernos. Aquí no es que el gobierno nos defienda solamente. Somos nosotros. Ese gobierno depende de los impuestos que pagamos”.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X