Colombia + 20
Haciendo País

Denuncian que directora del CNMH privilegia el legado de su abuelo Jorge E. Gaitán

Acusaciones de trabajadores y exempleados del Centro Nacional de Memoria Histórica, organizaciones de víctimas y personas que han trabajado durante años los temas de memoria en el país apuntan a que la directora María Gaitán ha enfocado los esfuerzos en sacar adelante proyectos e iniciativas que se centran en el legado del caudillo liberal.

Cindy A. Morales Castillo
14 de mayo de 2023 - 12:28 a. m.
María Gaitán Valencia, directora del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).
María Gaitán Valencia, directora del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).
Foto: El Espectador - Mauricio Alvarado

En diciembre de 2022, María Gaitán Valencia le dijo a este diario que su objetivo principal al llegar como directora del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) era “democratizar la memoria” y que ello implicaba ir al origen de las causas del conflicto. Algo que, según ella, hasta ahora no había hecho el organismo.

En esa entrevista también afirmó que quería poner en “primer plano el dolor de las víctimas, la sangre de las víctimas y el llanto de las víctimas”. Sin embargo, acusaciones de trabajadores y exempleados del Centro, organizaciones de víctimas y personas que han trabajado durante años los temas de memoria en el país apuntan a que gran parte de su labor en los seis meses que acaba de cumplir se ha enfocado en visibilizar a su propia familia y en sacar adelante proyectos, eventos, iniciativas e investigaciones que se centran más en el legado de su abuelo, el prócer liberal Jorge Eliécer Gaitán, que en otras víctimas.

Lea acá la segunda parte de esta investigación.

Las denuncias señalan que desde esa entidad se impulsó la inclusión del artículo 24 en el Plan Nacional de Desarrollo (PND), con el cual el Gobierno buscará terminar la construcción del Exploratorio Nacional, un complejo ubicado al lado de la casa del caudillo en Bogotá y que lleva 20 años abandonado.

Le puede interesar: “El Centro Nacional de Memoria está dedicado a las víctimas, no a los victimarios”

Además, su insistencia en que el origen del conflicto armado en Colombia está determinado por el asesinato de su abuelo la ha llevado a tener una disputa con excomisionados de la Verdad por negarse a incluir en el guion del Museo de la Memoria las conclusiones del Informe Final de la Comisión de la Verdad.

Colombia+20 entrevistó al menos a una docena de personas que pidieron que sus nombres no aparecieran en este artículo. Algunos de ellos temen que se frenen sus contrataciones en otras entidades del sector, otros no quieren tener conflictos con el Gobierno y algunos temen perder sus puestos. Publicamos sus testimonios bajo anonimato por ser vitales para esta investigación.

Este diario pidió una entrevista formal con la directora del CNMH para obtener su versión, pero ella se negó y prefirió que las preguntas fueran enviadas por escrito. Aquí las respuestas completas.

María ha centrado el alcance de la entidad en todo lo que tiene que ver con (Jorge Eliécer) Gaitán, con su mamá (Gloria Gaitán) o con la familia gaitanista. Ya teníamos indicios en sus primeros meses como directora, pero lo que ocurrió el 9 de abril lo hizo más evidente”. Así empezó la entrevista a uno de los exfuncionarios del Centro. La fuente se refiere al Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del Conflicto Armado Interno, que desde 2011 se conmemora cada 9 de abril y que este año tenía la particularidad de coincidir con los 75 años del magnicidio de Gaitán.

El CNMH hizo una serie de eventos para esa conmemoración, que se extendieron hasta el 14 de abril en nueve lugares del país. La actividad central era justamente ese domingo 9 en Bogotá. Se suponía que era el inicio de la programación en honor a las víctimas, pero la agenda giró, en su mayoría, en torno a Jorge Eliécer Gaitán.

El evento, llamado “Nueve más que Nueve” y que tuvo lugar en el Exploratorio Nacional, convocó a “nietos y bisnietos de héroes gaitanistas” -como los llamaron-, quienes sembraron, en compañía de María Gaitán, un rosal blanco en el lugar donde está la tumba del líder político.

Además: Así se va a conmemorar, este 9 de abril, el Día de las Víctimas del Conflicto

“(El 9 de abril) era el Día Nacional por la Memoria y Solidaridad de las Víctimas y terminó siendo solo el día de Gaitán”.

Dijo una persona que lleva años trabajando en el CNMH

La aparición de la directora en el evento fue breve porque quien tomó la palabra fue su mamá, Gloria Gaitán, hija del caudillo, quien habló por cerca de 30 minutos.

Además, se difundieron dos videos con imágenes del líder liberal dando discursos e incluso en la transmisión oficial se escucha a la propia Gloria dando la orden para que uno de ellos se emita.

Algunos testimonios recogidos por este diario señalaron que Gloria Gaitán, hija del caudillo, no solo habló allí, sino que participó en el diseño de la agenda del mismo. La misma directora lo reconoció en sus respuestas a este diario: “Tal como lo señala la Ley 1448 de 2011, todas las víctimas tienen el derecho de participar como gestores de memoria. Tanto Gloria Gaitán como las demás víctimas participaron en el diseño de la agenda y el desarrollo de la programación de las actividades”. El Espectador pudo confirmar que no es cierto que otras víctimas hayan participado en el diseño de esa agenda.

En ese mismo evento, el presidente Gustavo Petro -quien se conectó virtualmente- se comprometió en su discurso a terminar el Exploratorio Nacional. “Nosotros debemos revivir a Gaitán”, dijo.

De las tres horas que duró el evento, que se transmitió vía streaming, solo los últimos 30 minutos se dedicaron a pequeñas intervenciones de otros lugares de memoria del país que se sumaron a esa fecha. En esos minutos se dio apertura a la exposición “Memorias en Resistencia” -también ubicada en el Exploratorio- y se habló de las otras acciones que, en alianza con el CNMH, se dieron en nueve lugares de memoria del país como parte de la conmemoración del Día de las Víctimas.

Lea también: “La apuesta fundamental es recuperar la confianza de las víctimas”: María Gaitán

“Se suponía que iba a haber algo sobre Gaitán por los 75 años, pero nunca que el Centro Nacional de Memoria Histórica iba a quedar completamente enganchado y centrado en ese tema. Muchas organizaciones nos hicieron saber que se sintieron utilizadas en ese evento”, dijo a este diario un antiguo empleado del CNMH.

Una persona que lleva varios años trabajando en la entidad lo resume así: “Era el Día Nacional por la Memoria y Solidaridad de las Víctimas y terminó siendo solo el día de Gaitán”.

La directora explicó que para las actividades realizadas entre el 9 y 12 de abril se invirtieron $290’213.606. Un informe de gastos obtenido por Colombia+20 muestra que de esos $290 millones, poco más de $232 millones se emplearon en el evento en Bogotá y $57 millones en otros lugares de memoria. En algunos de esos puntos también hubo actividades en torno a Gaitán como la “proyección de un video de 14 minutos sobre El Bogotazo” en Cúcuta, una “acción de armonización alrededor del busto de Jorge Eliécer Gaitán ubicado en la avenida con el fin de recuperar el nombre dado a este espacio” en Medellín, y una ponencia sobre Gaitán en la plaza principal Benkos Biohó en San Basilio de Palenque.

La directora afirmó que la actividad en Bogotá fue “financiada en su totalidad por la familia directa de Gaitán”. Sin embargo, en las solicitudes de los requerimientos logísticos para ese día, se registra que esa entidad pagó materiales como la instalación de luces para “el espacio de la ofrenda”, rampas para el ingreso a la terraza, cabina de sonido para una artista que hizo un rap sobre Gaitán, retoques de pintura y limpieza del Exploratorio Nacional, alquiler de mesa para la ceremonia litúrgica, entre otras.

En este recibo de satisfacción entre el CNMH y Aldesarrollo, el operador logístico del centro, se registran algunas de esas compras solo para el evento de Bogotá.

Para 2023, el CNMH tiene un presupuesto de 14 mil millones de pesos en gastos de funcionamiento y 34 mil millones de pesos en inversión. La entidad fue creada en la Ley 1448 de 2011 -ley de víctimas- con el objeto de “reunir y recuperar todo el material documental, testimonios orales y por cualquier otro medio relativos a las violaciones” hacia víctimas en hechos ocurridos a partir del 1º de enero de 1985 en el marco del conflicto armado colombiano.

Este viraje puede desviar al Centro de su misionalidad, y si bien no podría hablarse de irregularidades, sí debería considerarse una falta de criterio en el manejo de la memoria histórica y un claro conflicto de intereses.

“Mi criterio ético como ciudadana y actual directora del Centro trasciende el hecho de ser nieta de Jorge Eliécer Gaitán. Los recursos del CNMH los estamos destinando, como debe ser, al fortalecimiento de los procesos de reconstrucción de memoria y esclarecimiento de la verdad, donde indefectiblemente Jorge Eliécer Gaitán y el gaitanismo tienen su lugar”, respondió la directora.

Le puede interesar: Centro Nacional de Memoria reingresa a redes de memoria que lo habían expulsado

Gaitán también afirmó que los señalamientos sobre una excesiva concentración de recursos del Centro en torno a la figura de su abuelo eran “falsos”.

“Hasta la fecha la única actividad en la cual el CNMH ha exaltado la memoria de Jorge Eliécer Gaitán fue el pasado 9 de abril. El resto de actividades en los seis meses de mi administración se han dedicado a conversas, juntanzas, apoyos a lugares de memoria del país, entre otras múltiples acciones de reconstrucción de memoria histórica y esclarecimiento de la verdad” explicó la directora, y destacó entre las estrategias Iniciativas de Memoria Histórica (con impacto en 70 municipios y 17 departamentos) y Reparación de Víctimas (que involucra a 16 comunidades locales de diferentes regiones del país).

De acuerdo con los testimonios de empleados y exempleados del CNMH, no hay un presupuesto asignado específicamente para la conmemoración del 9 de abril a nivel nacional. Cada dirección del centro cada año aporta parte de su presupuesto para hacer conversatorios u otro tipo de actividades enmarcados en el Día de las Víctimas. Esta fue la primera vez que gran parte de esos recursos se encauzaron para honrar la memoria de Gaitán.

Todas las personas entrevistadas para este artículo afirmaron que el evento del 9A hizo más evidente el protagonismo que ha querido darle la directora a la figura de su abuelo, pero que las alarmas empezaron a encenderse en el evento de la Semana por la Memoria que se celebró en diciembre pasado.

“Tuvimos una expectativa muy grande porque su primera acción fue revivir algo que llevamos mucho tiempo sin hacer que era la Semana por la Memoria. Era como por fin retomar actividades hacia afuera y lo vimos como una oportunidad muy interesante. Pero su primera petición inamovible era que tenía que hacerse en un tramo de la Avenida Jorge Eliécer Gaitán -así le decía a la calle 26- en Bogotá”, dice una persona que trabaja en el centro.

Según la directora Gaitán, la Semana por la Memoria 2022 se realizó en ese lugar por ser el Eje de la Paz y la Memoria, determinado en el Decreto 632 de 2014. Según ella, ese “espacio fortalece el reconocimiento y remembranza de los hechos y víctimas de la violencia (...) Adicional, a que sobre este mismo eje se construye en la actualidad el Museo de la Memoria Histórica de Colombia, se consideró que este era el lugar público con mayor simbolismo y visibilidad para la semana por la memoria”.

La directora del CNMH se equivoca y convierte al Centro en una institución nepotista que responde a los intereses exclusivos de su familia”

María Emma Wills, quien además trabajó en el CNMH como asesora de la dirección general y coordinadora de pedagogía entre 2012 y 2018

Algunas personas que ayudaron en el evento -que duró seis días-, afirman que le insistieron a la directora en que no era un buen lugar para la realización del acto por razones como la poca visibilidad que tiene esa calle dada la alta afluencia de carros, inseguridad, entre otras. “No solo se negó, sino que en el recorrido dijo que una parada obligatoria debía ser la Plazoleta Gaitán”.

Además: Edwin Arias Valencia es el nuevo director del Museo de la Memoria

En la cuenta oficial de Facebook del CNMH también se evidencia que durante el evento muralistas pintaron una de las paredes que rodean esa plazoleta. El mural es la figura de Jorge Eliécer Gaitán con su conocido gesto de levantar el brazo en señal de victoria como se ve en este video que compartió el centro. También se pintó el busto del caudillo que está en ese lugar. De acuerdo con la directora, “esos murales no fueron ni realizados ni financiados por el CNMH”.

A la Semana por la Memoria también asistióy participó Gloria Gaitán, como se ve en este video y en esta fotografía.

Los orígenes del conflicto

Una de las apuestas de esta nueva dirección del CNMH para el 2023 es la “territorialización de la memoria como una acción fundamental en los procesos de reconstrucción y democratización”. Así lo dice uno de los estudios previos que se hicieron para delinear las 18 investigaciones que adelantará este año la entidad, entre las que se encuentra una sobre los orígenes y causas del conflicto armado interno.

El objeto de esa investigación -según ese estudio previo- es, entre otras cosas, “identificar los hechos victimizantes ocurridos en los orígenes de la violencia colombiana en el período entre 1944 y 1957 en bibliotecas, hemerotecas, fondos documentales y demás fuentes de información asignadas por el supervisor del contrato”. Para ello, “se prevé conformar un equipo con un (1) investigador principal, cuatro (4) investigadores de apoyo y (1) auxiliar de investigación que adelanten las distintas fases de investigación descritas en anteriormente”.

“El equipo del CNMH considera fundamental que para afrontar los retos de la superación del conflicto armado es fundamental llegar a las causas y causantes de su origen”, explicó Gaitán cuando se le preguntó por las razones para priorizar esta investigación.

Para personas que llevan una larga trayectoria en temas de memoria en el país, el objetivo de María Gaitán es poner en el centro la muerte del político liberal y defender lo que tanto la familia ha llamado “memoricidio”, que se refiere a una presunta intención de borrar registros históricos, elementos físicos y “el espíritu” de Jorge Eliécer Gaitán de la memoria colectiva del país.

Lea también: Ningún museo de la memoria puede dejar conformes a todos”: Rubén Chababo

La politóloga María Emma Wills, quien trabajó en el CNMH como asesora de la Dirección General y coordinadora de pedagogía entre 2012 y 2018, afirma que, aunque nadie duda del peso del asesinato de Gaitán en la historia de Colombia, “convertir su figura en el eje temático de todo lo que hace el CNMH es excluir otras memorias”.

La directora del CNMH se equivoca y convierte al Centro en una institución nepotista que responde a los intereses exclusivos de su familia. Si tú eres la directora de una institución cuya misionalidad es reparar y acompañar a todas las víctimas del conflicto armado, promover procesos de esclarecimiento histórico y poner a andar el Museo de la Memoria, y reduces todas esas responsabilidades mayúsculas a una única, la de reivindicar la memoria de su abuelo, estás haciendo que la institución entre en una dinámica muy particularista”, afirma Wills.

Y agrega que las víctimas esperan que el CNMH sea un lugar de escucha, resguardo y validación de sus memorias.

Olga González, doctora en sociología de la Escuela de Altos Estudios de París e investigadora asociada de la Université Paris Diderot, quien escribió recientemente una columna en El Espectador sobre el mito de Gaitán y quien adelanta algunas investigaciones en torno al líder liberal. “Es muy problemático que un pedazo de la historia de Colombia esté bajo el monopolio de una familia. Ellos ya han tenido mucho campo, porque los gobiernos anteriores les han dado presupuestos para exploratorios, museos que, entre otras, no se ha visto gran cosa de esos fondos ni de la archivación de los documentos que existen”, explica González.

Una exinvestigadora del CNMH agrega:”Yo considero que es necesario hablar de esto. Este país tiene unas heridas muy hondas, pero quizás este no es el norte. La directora desconoce todo el trabajo que ha hecho el centro al decir que nunca se ha trabajado investigaciones desde antes del año 1954. Esa es una mentira enorme. Un ejemplo: el trabajo que hicieron los pueblos indígenas en la investigación de Tiempos de Vida y Muerte, empieza desde la conquista española. Incluso el Basta Ya, a pesar de que tiene esa línea con el año 54, hace referencia a antecedentes. Es ‘curioso’ que una dirección del centro diga que nunca se ha hecho eso antes”.

Colombia ha tenido al menos 12 comisiones de estudio e investigación sobre el fenómeno de la violencia, comisiones extrajudiciales para casos emblemáticos y recientemente el Informe Final de la Comisión de la Verdad, que en al menos tres volúmenes se dedica a los antecedentes históricos desde 1920. Esto, además de los informes de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, que fue creada por la mesa de diálogos con las FARC y que produjo 12 ensayos y dos relatorías que abarcaron extensos períodos sobre los orígenes del conflicto y su impacto en las víctimas y la sociedad colombiana. Uno de ellos fue el del reconocido periodista y excomisionado de la Verdad Alfredo Molano, cuyo título, Fragmentos de la historia del conflicto armado, comprendía el período desde 1920 hasta 2010.

“Que existan investigaciones no quiere decir que el tema esté agotado, si así fuera no se seguirían haciendo investigaciones sobre hechos históricos como el Holocausto, la Guerra Fría, el Plan Colombia, entre otras. Por lo tanto, nos proponemos desde las fuentes vivas y documentales del territorio darles cabida a las memorias que no han sido tenidas en cuenta en los relatos instalados”, respondió a este diario la directora del Centro.

Esta no es la única polémica de María Gaitán. Tras pocas semanas de su posesión, militares afirmaron que había censura a sus testimonios por parte del CNMH. Las denuncias que se dieron a conocer también en este diario se sustentaron en que un micrositio web construido con relatos de víctimas del conflicto pertenecientes al Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la Policía Nacional fue sacado del aire. En su momento, el centro respondió que algunos productos hechos con Fuerza Pública no tenían rigor técnico.

En contexto: Centro Nacional de Memoria: víctimas militares denuncian censura a sus testimonios

La segunda denuncia estuvo relacionada con el libro ‘La verdad de las víctimas ganaderas para acabar con el olvido’ que compiló 10 relatos de víctimas ganaderas y fue presentado por parte de la Fundación Colombia Ganadera (Fundagán) en el pasado Congreso Nacional de Fedegán. Pese a ser un producto oficial del CNMH, la entidad no lo subió a su página web ni participó de su difusión o lanzamiento.

Lea la segunda parte de esta investigación aquí: Las otras pugnas de María Gaitán

Cindy A. Morales Castillo

Por Cindy A. Morales Castillo

Periodista con posgrado en Estudios Internacionales. Actualmente es la editora de Colombia+20 de El Espectador y docente de Narrativas Digitales de la Universidad Javeriana.@cinmoralejacmorales@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Carlos(12062)14 de mayo de 2023 - 05:18 p. m.
Con la gente de la academia nunca hay consensos, cada cual quiere que sea su propia versión. Un ejemplo, el informe académico al Acuerdo de La Habana, no se pusieron de acuerdo ni para una sola relatoría. Y eso parece estar bien, al fin de cuentas entender a este país, no es nada fácil. En la academia también hay añoranzas por el poder perdido para interpetar, lo que sí no está bien.
Chepe(32547)14 de mayo de 2023 - 01:14 p. m.
El presidente siempre ha añorado que se le asocie a la figura de Gaitán. Se pega a su relato como una rémora. Debiera llamarse Centro Nacional de Maquillaje Histórico.
-(-)14 de mayo de 2023 - 01:11 p. m.
Este comentario fue borrado.
Jhon(cjylq)14 de mayo de 2023 - 12:21 p. m.
Es triste la politización del CNMH, es de reconocer que algo que agravó la violencia fue el asesinato de políticos que le daban esperanza al pueblo ej Gaitán Galan Pardo Leal y otros pero el conflicto se ha transformado y no hay que olivar la masacre de las bananeras la guerra de los mil días y las guerras civiles gestadas por la política colombiana y de eso hay mucho material y no inicia con un hecho en concreto. Todo hace parte de un país que nunca a conocido lo que es vivir en paz.
Blanca(66976)14 de mayo de 2023 - 12:15 p. m.
Ahora encarguen a un nieto de Galán para que hable del abuelo, porque de eso viven los hijos del líder.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar