Colombia + 20

7 Sep 2020 - 12:18 p. m.

Nueva carta de Mancuso: “Han utilizado torturas y amenazas para callarme”

En su respuesta al exministro y gestor de paz Álvaro Leyva Durán, el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso dice que está dispuesto a contar la verdad necesaria y a recordar, por ejemplo, que el 35% del Congreso estuvo apoyado por las AUC, que el DAS tuvo mucho que ver en el crimen contra el periodista Jaime Garzón y que fue extraditado cuando empezó a confesar sus nexos con el círculo cercano de Álvaro Uribe Vélez.
Salvatore Mancuso
Salvatore Mancuso
Foto: El Espectador

Este lunes, a primera hora, se conoció la respuesta que le envió el ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso al exministro y gestor de paz Álvaro Leyva Durán, quien en días pasados le había pedido a él y a Rodrigo Londoño (exjefe de la guerrilla de la Farc), que contarán la verdad del conflicto por cualquier medio de comunicación y a través de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad que surgió tras el Acuerdo de Paz de La Habana.

Pues bien, Mancuso, en un extenso escrito, no solo le reafirma su compromiso y voluntad de recordar las verdades que ya ha dicho y de contar las que aún guarda para terminar de armar el rompecabezas de cómo se desarrolló la guerra en Colombia a lo largo de cinco décadas: “Es el momento de que todos los actores armados que hicimos y hacen parte del conflicto armado interno y el propio Estado, nos sentemos de forma sincera en un solo lugar y de cara al país, sin permitir que la verdad sea secuestrada o manipulada, sin importar a quien beneficia o perjudica, puesto que, la verdad es la verdad, es indispensable que aceptemos nuestra responsabilidad, las asumamos con absoluta y total humildad y compromiso, de no hacerlo, pasaran otros 50 años de conflicto y seguiremos presenciando mas desplazamiento forzado, enterrando más muertos, el narcotráfico alimentando la guerra, como lo ha hecho y lo sigue haciendo y con gobiernos indiferentes e indolentes ante esta realidad y sin hacer nada para evitarlo”, escribió.

En dicha misiva, Mancuso insiste en que ha venido contando la verdad desde hace 15 años, tras la desmovilización de los paramilitares, y que sino ha sido deportado de Estados Unidos a Colombia a pesar de que ya cumplió su condena en ese país, no es porque no quiera contar la verdad, “lo único que busco son las garantías necesarias para proteger mi vida y la de mi familia”, manifestó.

También lea: Carta revela que EE.UU alertó sobre seguridad de Mancuso por sus declaraciones en 2008

Mancuso también recordó el reciente encuentro con victimas que tuvo vía telefónica y en el que reconoció que el líder indígena Kimy Pernia había sido asesinado por los paramilitares y arrojado al río Sinú. Una verdad que apenas salió a flote por intermediación de la Comisión de la Verdad: “hace pocos días, vivenciamos un primer acto de reconciliación con las comunidades étnicas y campesinas de Antioquia, Chocó y Córdoba, renovando ante ellos como testigos y con el acompañamiento de LA Comisionada Patricia Tobón Yagarí y organizaciones de víctimas, defensores de derechos humanos y comunidades étnicas, mi compromiso de verdad, reparación y no repetición, les prometí que no les voy a fallar y no lo haré”, puntualizó.

Además, Mancuso recordó en su carta que es testigo excepcional y único de la realidad del conflicto armado colombiano lo que lo hace un actor importante para el Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, del cual está esperando también una respuesta de si es acogido como tercero civil ya que, reitera en la misiva, “ya que hice parte y por mi condición indiscutida de tercero, financiador, colaborador, como un Agente del Estado de Facto que ostenté por muchísimos años”. Por esa vía, le insiste a la JEP que lo acoja para aportar todo lo que esté a su alcance.

Para rematar, Mancuso recordó algunas de las verdades que ha dicho desde que se desmovilizó en 2005 junto con las estructuras paramilitares. Dijo que sobre las verdades que ha confesado públicamente y ante Justicia y Paz son verdades sobre las que volverá a ahondar: “Confesé que el 35% miembros del congreso eran personas apoyadas por las AUC y me trataron de loco; conté acerca de la parapolítica y la negaron; revelé que yo era la prueba viviente de lo que en ese entonces denominé el paramilitarismo de Estado y me trataron de iluso; se han utilizado medios coercitivos para intimidarme, como torturas, amenazas, persecución judicial a través de montajes como los que he denunciado pública y judicialmente, todo tratando de callarme”, suscribió.

Lea también: Desde Italia, Salvatore Mancuso podría contar la verdad en la justicia transicional

Y complementó sobre sus relaciones con el poder político a lo largo de los años: “ni que decir, cuando conté de forma detallada de las relaciones del Estado y las AUC, Colombia ya sabe lo que me ocurrió, como venganza criminal y para callarme fui extraditado, debido a que relaté como colaboradores, funcionarios cercanos al gobierno del presidente Álvaro Uribe, como Francisco Santos hoy embajador de Colombia en Estados Unidos, José Miguel Narváez sub director del DAS quien tuvo responsabilidad en la muerte de Jaime Garzón, de Pedro Juan Moreno amigo personal y Secretario de Gobierno de la Gobernación de Antioquia, fueron personas muy cercanas con las AUC, también narré lo referente a algunas situaciones que se presentaron con el mismo Presidente Uribe y a pesar de todo esto, sumado a otras situaciones perpetradas en contra nuestra, seguimos y seguiremos honrando nuestro compromiso con las víctimas y la verdad”, concluyó.

Tras la divulgación de la misiva, el embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos, emitió un comunicado afirmando que las aseveraciones que hizo Mancuso en esta carta “son las mismas que hizo hace 13 años, sin ninguna prueba distinta a su palabra, y que jamás ha podido demostrar en ninguna instancia”. Además, aclaró sobre los encuentros que mencionó el exjefe paramilitar: “En su momento quedó demostrado que las dos veces que me reuní con Mancuso fueron como periodista de El Tiempo y como director de la Fundación País Libre en una gestión humanitaria para obtener la liberación de un secuestrado”, puntualizó.

Esta serie de cartas que se han cruzado, incluso con el exjefe guerrillero Rodrigo Londoño (Timochencko), pretenden abonar el camino para un ventilador que a punto de encenderse y que promete poner en evidencia la guerra sucia contra civiles inermes que también se utilizó en el conflicto armado colombiano.

Síguenos en Google Noticias