18 Aug 2011 - 10:25 p. m.

Desastre en Cartagena no es sólo por invierno

Urbanización desordenada y desvío de aguas agudizan problemática por falla geológica en tres barrios.

Carlos Ardila / Cartagena

No viven ni han vivido nunca en San Francisco, el populoso barrio  localizado a un lado de la pista del aeropuerto Rafael Núñez de Cartagena, de donde han tenido que emigrar las más de 2 mil familias cuyas casas se habían venido al suelo por una falla geológica de incalculable magnitud; sin embargo, son quienes más preocupados se ven. Se trata de Carlos José Crismatt, quien coordina, a nombre de la Alcaldía de Cartagena, las labores de evacuación y mitigación que se adelantan, y de Guilliam Barbosa, el ingeniero de la Universidad de Cartagena que tuvo a su cargo el estudio de suelos realizado en las laderas de La Popa por orden de la Administración distrital.

Crismatt, con el apoyo de funcionarios de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres de la Alcaldía y voluntarios de la Cruz Roja, coordinaron la evacuación de cerca de 968 familias que se quedaron literalmente sin techo; lideran el traslado de otras 228; y actualmente adelantan labores de prevención en otros sectores aledaños, como 20 de Julio y San Bernardo –también sobre las faldas de La Popa- donde, de acuerdo con estudios realizados, también podrían presentarse fracturas de algunas viviendas.

Los estudios, cuyos resultados mantienen con temor a quienes los conocen, indican que en cualquier momento varias de las miles de viviendas ubicadas en las faldas de La Popa, que desde la distancia asemejan un pesebre navideño, podrían venirse abajo y ocasionar  una tragedia.

De ello está convencido el ingeniero Barbosa, quien explicó que la interrupción de los flujos de agua que bajaban por las laderas de La Popa hasta los humedales localizados en la parte inferior y se comunicaban a través de canales naturales hasta el caño Juan Angola y la Ciénaga de La Virgen, son la principal causa del problema.

“Al rellenarse dichos humedales e interrumpirse el flujo de agua sub superficial y superficial que alimentaban esos pozos, se genera acumulación de agua y se producen unos cambios hidrogeológicos que producen ese fenómeno”, señaló el profesional.

Según los estudios realizados, y que están en poder de la Alcaldía de Cartagena, otro factor son las centenares de invasiones que se han producido en la parte superior del cerro, lo cual ocasionó una severa deforestación que, sumada a que la mayor parte del terreno es arcillosa y arenosa, permiten el paso del agua y constituyen una gigantesca bomba de tiempo que en cualquier momento puede explotar.

En la actualidad, el área afectada no supera las 7 hectáreas, pero podrían ser muchas más si no se acometen de manera inmediata los correctivos necesarios.

La solución
Para Barbosa, la evacuación realizada ya es un significativo avance en la dirección correcta hacia la solución de los problemas presentados, “pero ahora hay que demoler rápidamente las paredes que aún están en pie y proceder al retiro del material resultante, para luego iniciar unas labores de drenaje de las laderas, con filtros temporales, con el fin de desocupar un poco de agua las faldas del cerro, para evitar problemas mayores durante la época de lluvia de este año, que será entre octubre y noviembre”.

Sin embargo, para el docente universitario la solución definitiva serán unas obras de alta ingeniería que deberán acometerse después para estabilizar totalmente el terreno, cuyos costos aún están por determinar y para lo cual, según han advertido las autoridades de Cartagena, se requiere del concurso decidido de la Nación. 

Otro caso en Barranquilla
Las fallas geológicas también afectaron a Barranquilla. Los movimientos de tierra generaron grietas de 4 y 5 metros, 100 casas se desplomaron y otras 50 se encuentran en alto riesgo. Algunos predios afectados ya fueron comprados por la Alcaldía y otros habitantes evacuaron sus propiedades por sus propios medios y le reclaman al gobierno una solución. El alcalde de la capital del Atlántico, Alejandro Char anunció que en los próximos meses las familias recibirán ayudas de Colombia Humanitaria, por el momento se adelantan trabajos la construcción de un muro de contención para estabilizar el terreno.
 

Comparte: