4 Mar 2021 - 8:54 p. m.

“Deseo tejer puentes con Colombia”: barranquillera diputada del Parlamento catalán

Jessica González, nacida en la capital del Atlántico, es la primera mujer negra y latina en ser elegida en el Parlamento de Cataluña, Barcelona (España). En entrevista con El Espectador habló de su intención de aportar a la paz en Colombia.

Douglas Badel

Mujer. Afro. Migrante. Barranquillera. Con esas palabras se describe Jessica González, la nueva diputada del Parlamento de Cataluña por el partido En Comú Podem. González tiene 31 años. Su infancia la vivió en La Ciudadela 20 de Julio, cerca al estadio de fútbol Metropolitano, en el sur de Barranquilla. A los 16 años cruzó el océano Atlántico en un avión y aterrizó en Barcelona. Su plan en España fue estudiar ciencias políticas y aprender un poco de flamenco. Bailar es una de sus pasiones.

González fue elegida diputada el 15 de febrero de este año junto con otros siete compañeros de partido. Esa elección de los 135 diputados dejó dos hitos históricos. El primero: 64 mujeres fueron elegidas, es decir, el 47,41% de la corporación, lo que lo convierte en el parlamento más paritario de la historia. El segundo: se eligió por primera vez a una mujer negra y latinoamericana. Se trata, precisamente, de Jessica González.

El Parlamento del que hace parte González cumple la función legislativa dentro de la Generalidad de Cataluña, que está compuesta, además, por el presidente de la Generalidad y el Consejo Ejecutivo. Las tres instituciones conforman el gobierno de la comunidad autónoma de Cataluña. En Comú Podem, el partido que representa González, es de ideología de izquierda. Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, también hace parte de ese partido.

En entrevista con El Espectador, Jessica González habló de la orientación política que, para ella, necesita Colombia de cara a las elecciones presidenciales, de qué puede hacer como diputada por la implementación del acuerdo de paz y sobre las posibilidades de hacer política en Colombia.

También le puede interesar: Colombiano que trabaja con Biden dice que la guerra antidrogas es fallida

¿Cuál fue su motivación principal para aspirar a ser diputada de Cataluña y por qué desde el partido En Comú Podem?

Debo empezar por decir que la política institucional no estaba en mi lista de prioridades hasta hace poco menos de dos años. Empecé en 2019 de la mano de Barcelona En Comú Podem que es un proyecto político municipalista 100%. Eso implica que cree en el poder de transformar desde la cercanía, desde los barrios, desde el contacto con las vecinas, vecinos, organizaciones y movimientos de la calle. También desde un enfoque claro en las políticas sociales, los feminismos en cuestionar privilegios para ampliar derechos.

En En Comú Podem tenemos la misma visión de transformación en conexión con los territorios. También debo decir que es un espacio en el que no se me ha pedido “integrarme” para parecer “una más de aquí”. Lo digo en el sentido de que no he tenido que dejar atrás mi identidad caribe y latina, sino que desde allí estoy sumándome al proyecto para ampliarlo.

Cuando se me propuso formar parte de las listas de las elecciones de Barcelona en 2019 como en las de Cataluña en 2021 he intentado responder las preguntas, ¿dar este paso me permitirá ser más útil? ¿Llegar o mejorar en alguna medida la vida de más gente? ¿de qué gente? Me he contestado a mí misma con base a mi intuición y a la de mis redes de apoyo. Aunque en ningún momento situaría el impacto de las instituciones como más importante al que tiene la calle y lo comunitario, ya que son ámbitos de incidencia distintos y que deberían dialogar más entre sí, es cierto que personas como yo (afrodescendiente, migrante, joven, mujer) hemos estado históricamente excluidas de los lugares de decisión y de poder. Es importante también tomar esos espacios porque son nuestros, se nos deben y nos los hemos luchado desde hace años. Así que estoy, aquí estamos, de pie.

¿Cuáles son sus objetivos, luchas o proyectos principales como diputada del Parlamento?

En esta crisis social, sanitaria, económica y climática en la que estamos urge un escudo social que no deje a nadie atrás, políticas con enfoque verde y feminista y fortalecer los servicios públicos, empezando por la salud. Esos son los principales ejes de lo que queremos trabajar desde En Comú Podem.

A nivel más personal, por mi trayectoria vital, identidades que encarno y espacios a los que pertenezco, mis focos estarán en propuestas respecto a la comunidad migrante o con un bagaje migratorio, las personas jóvenes y, evidentemente, a las mujeres.

En este sentido, instar al Gobierno a garantizar el acceso al padrón municipal (un registro administrativo) en toda Cataluña a las personas en situación irregular; fomentar que en la administración pública trabajen más personas que representen la diversidad cultural entre la población; realizar políticas de choque contra el desempleo y precariedad laboral juvenil que, a su vez, faciliten el acceso a la emancipación y la vivienda y que cuando se realicen políticas para y con las mujeres no sólo se piense en las reivindicaciones de mujeres europeas de clase media sino que se tienen en cuenta las luchas de muchas mujeres no incluidas en esta categoría.

Este año en Colombia han asesinado a 28 líderes sociales, 10 firmantes de acuerdo de paz, y se han registrado 15 masacres en las que han asesinado a 59 personas ¿Puede hacer algo sobre esta situación desde su cargo como diputada en el parlamento catalán?

El asesinato de líderes y lideresas sociales de los últimos años y las masacres no resueltas que ha habido en el país, donde ha habido niños y niñas, es una de las preocupaciones más grandes para colombianas y colombianos en el país y también en el exterior.

Desde el Parlamento de Catalunya se han realizado declaraciones institucionales apoyando el Proceso de Paz en Colombia, pero considero que el aporte debería ir más allá y podríamos presionar para servir de garantes del proceso en su totalidad. Esperamos poder generar desde las Comisiones espacios de trabajo e instar al gobierno catalán a apoyar con experiencia en las cuestiones técnicas relativas al diseño e implementación de las políticas de postconflicto, de fortalecimiento institucional y participación ciudadana.

Por otra parte, es importante trabajar en conjunto con organizaciones que trabajan desde Cataluña por los derechos humanos en Colombia para realizar una agenda en la que, a través de las herramientas legales que nos ofrece el Parlamento, podamos visibilizar y condenar las vulneraciones sistemáticas de derechos que hay en Colombia. En esa misma línea sería crucial contar con un órgano de vigilancia y seguimiento a empresas de capital catalán que vulneren los derechos humanos y ambientales en Colombia.

También le puede interesar: Por primera vez en su historia, WWF eliminará el panda de su logotipo

Como miembro de un partido de izquierda, ¿Cómo ve el panorama de dicho espectro político en Colombia de cara a las elecciones presidenciales?

Ahora mismo estamos en una fase inicial de precandidaturas y todavía el camino es largo hasta las presidenciales. Cuando hablo de violencias, en plural, me refiero a poner fin a las violencias estructurales que tienen que ver con la falta de equidad social y económica en el país y que van mucho más allá del conflicto armado. Estas políticas de equidad deberían tener un claro enfoque feminista, intercultural y ecológico de manera transversal y eso implica no sólo políticas sociales sino también políticas económicas que se basen en el cuidado de las personas, las comunidades y el planeta.

Me imagino esa alianza aglutinando voces negras, indígenas, de la comunidad LGTBI, del campesinado y, sobre todo, escuchando y poniendo en el centro a jóvenes que hoy vemos que nos espera un futuro incierto. En definitiva, una unidad que dé voz a todas esas voces que, a pesar de estar en los márgenes y brillar por su ausencia en la política institucional, son las que sostienen el país.

¿Ha pensado en hacer política en Colombia, o específicamente en Barranquilla?

Ahora mismo estoy empezando una etapa de política institucional aquí en Cataluña y sinceramente no me veo haciendo una carrera política en este ámbito durante toda mi vida, con lo cual pierde fuerza la idea de hacerlo en Colombia en un futuro… pero, ajá, como dicen: nunca digas nunca. Sin embargo, insistiendo en que la política no sólo se hace en las instituciones, tengo el deseo, la intención y, sobre todo, la responsabilidad de tejer puentes con mi Barranquilla natal y en Colombia.

Conectarme con movimientos ciudadanos, en especial los impulsados por mujeres y jóvenes para construir, aprender e inspirarnos conjuntamente. Colombia, al igual que Cataluña, necesita poder ofrecerle a las y los jóvenes del país un futuro y para eso tiene que dejarles formar parte del presente. Para caminar en ese sentido, aquí me encontrarán ahora y siempre.

También le puede interesar: Comunidad de Montes de María denuncia que un anciano murió durante operativo de la Armada

Comparte: