29 May 2021 - 2:00 a. m.

No más violencia, el clamor en medio del paro

Las masivas marchas del paro nacional, que ayer completó un mes, se vieron empañadas por actos de violencia que dejaron cuatro muertos en Cali y saqueos en el Valle. El presidente Iván Duque anunció desde la zona el “máximo despliegue de asistencia militar a la policía”. Crece llamado para evitar un escalamiento de las agresiones.

En medio de las marchas convocadas para conmemorar el mes que lleva el paro nacional en Colombia, una nueva jornada de violencia se vivió en Cali y el Valle del Cauca, que amanecieron hoy bajo toque de queda por orden de sus autoridades locales y con el anuncio presidencial de que Cali tendrá el “máximo despliegue de asistencia militar a la policía”.

Al cierre de esta edición no había aún detalles sobre el anuncio del presidente Iván Duque, quien ya había dicho que su intención es “garantizar la estabilidad que merece la ciudadanía”. De hecho, encomendó al general Hoover Penilla, subdirector de la Policía, el “despliegue integral” para actuar ante los hechos de violencia. Su prioridad será proteger los corredores del departamento, y el desbloqueo como principio y medida de protección de todos los ciudadanos. “Nuestro país siempre ha mantenido canales de concertación para las necesidades de la ciudadanía en el marco de la Constitución, pero no negociando esa Constitución”, dijo el mandatario.

También puede leer: Alcalde de Cali confirma la muerte de tres personas tras enfrentamientos en La Luna

Las palabras del presidente, pronunciadas en un consejo de seguridad en Cali, ocurrieron luego de que se conociera que cuatro personas murieron en esa ciudad durante la jornada. Tres de ellas perdieron la vida en hechos violentos ocurridos en el sector de La Luna, al parecer, tras enfrentamientos entre quienes bloquearon la vía y quienes querían pasar. En Candelaria, un joven de 22 años también falleció, supuestamente por enfrentamientos entre los mismos manifestantes que estaban bloqueando una de las vías del municipio.

Ya entrada la tarde, cuando la mayoría de ciudades del país reportaban con éxito que coloridas manifestaciones públicas llenaron otra vez plazas y ciudades, el panorama era bien diferente en Cali y Valle, en donde el alcalde, Jorge Iván Ospina y la gobernadora Clara Luz Roldán decretaron el toque de queda desde las 7:00 p.m. del viernes 28 de mayo hasta las 5:00 a.m del sábado 29.

Los hechos trágicos de ayer en el sector de La Luna, Cali, comenzaron cuando un grupo de manifestantes que adelantaban un plantón denunciaron que fueron atacados con armas de fuego por dos personas que vestían de civil. Sobre lo que ocurrió después, aún no hay mucha claridad y lo cierto es que el mismo alcalde Ospina terminó informándole al país que tres personas perdieron la vida en esos hechos. Según Ospina, quienes bloqueaban la vía terminaron enfrentados con los que querían pasar.

La población que estaba en esa zona linchó al agresor, quien portaba escarapelas de la Fiscalía y del Gaula Militar. El fiscal general, Francisco Barbosa, confirmó que se trataba de un miembro de la entidad: “Freddy Bermúdez Ortiz, hoy muerto en estos hechos, era un funcionario adscrito al CTI, quien de acuerdo con la información recopilada, disparó hacia varias personas ocasionando la muerte de unos civiles. Este funcionario ingresó a la institución en el 2012 y en el momento de los hechos no se encontraba en cumplimiento de alguna labor propia de su función, pues se encontraba de descanso”, dijo Barbosa en una declaración pública.

La Misión de Verificación de organizaciones de DD. HH. confirmó que las otras dos personas que perdieron la vida fueron Luis Eduardo López Solano y Juan Pablo Cabrera, de 18 años. El alcalde Ospina, por su parte, le pidió a la Fiscalía adelantar una investigación sobre estos acontecimientos. “No podemos permitir que estas circunstancias continúen ocurriendo en Cali. No debemos caer en la tentación de la violencia y la muerte. Por el contrario, necesitamos justicia y diálogo para poder determinar lo que pasó en La Luna, pero también para llegar a una concertación y la tranquilidad ciudadana”, dijo el mandatario local.

Ospina aprovechó para mandar un mensaje a la Fuerza Pública. Pidió que sean controlados estos hechos, así como los de vandalismo, saqueo y sabotaje, pero siempre bajo el cumplimiento estricto de los protocolos que tienen tanto la Policía como su Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad). “Una cosa es la protesta pacífica, que respetamos como derecho constitucional, y otra es la actividad grosera, irresponsable y criminal que pretende deteriorar el bien público y privado”.

Horas después, Barbosa comunicó al país: “La Fiscalía General rechaza todos los actos de violencia que atentan contra la vida de nuestros ciudadanos sin importar su condición. Estas acciones atentan contra el Estado de derecho, la Constitución y los tratados internacionales de derechos humanos. Hemos conformado un equipo criminalístico y forense, liderado por una fiscal delegada ante tribunal, experta en derechos humanos, para esclarecer los hechos”.

Le puede interesar: Duque ordena “máximo despliegue de asistencia militar a Policía” en Cali y Valle del Cauca

En el caso de Candelaria, la Policía de Cali informó que hacia las 6:00 a.m. hubo una confrontación entre manifestantes en uno de los bloqueos en este municipio. “Al parecer hubo una riña. Estamos determinando si fue con arma de fuego o con arma blanca que al joven le propinaron una herida", dijo el general Juan Carlos León, comandante de la Policía Metropolitana de Cali. El oficial también confirmó que el joven de 22 años fue trasladado a un centro asistencial, donde finalmente perdió la vida.

El sector de La Luna ya había sido noticia semanas atrás, cuando desde una camioneta blanca marca Toyota un grupo de desconocidos disparó con arma de fuego hacia los manifestantes, hiriendo a uno de ellos. La guardia indígena intervino en esa ocasión para que las personas del vehículo detuvieran las agresiones.

Comparte: