9 Sep 2021 - 3:31 p. m.

Alertan por desplazamiento de habitantes de Banco de Arena, zona rural de Cúcuta

A pesar de que no se sabe qué grupo armado está detrás de este desplazamiento, la Defensoría del Pueblo y expertos en temas de seguridad y conflicto, afirman que además de la presencia de grupos armados como el Eln, el Clan del Golfo, las disidencias de las Farc, entre otros, en Norte de Santander grupos internacionales se disputan el control de las trochas que conectan a Venezuela con Colombia.

En la noche del miércoles 8 de septiembre habitantes de Banco de Arena, un corregimiento de la zona rural de Cúcuta, huyeron de sus hogares luego de que hombres armados que no se identificaron, los obligaran a salir de sus casas dándoles 20 minutos para huir del lugar. Las personas desplazadas estarían llegando a Cúcuta.

Al respecto, Jairo Yáñez, alcalde de Cúcuta, se pronunció en la noche del miércoles a través de su cuenta de Twitter: “Con profunda tristeza debo informar que en este momento se está presentando un desplazamiento masivo desde el corregimiento de Banco de Arena hacia Cúcuta, producto de la presencia de grupos armados ilegales en esta zona”.

También le puede interesar: “La militarización en Norte de Santander no se ha traducido en una mejora de la seguridad”

“Desde que tuvimos conocimiento de la situación, un equipo liderado por la Secretaría de Posconflicto se encuentra coordinado todas las acciones urgentes de acuerdo al Plan de Contingencia adoptado por el municipio en CTJT”, agregó Yáñez.

En la mañana de este jueves, funcionarios de la Defensoría llegaron hasta el corregimiento en una comisión de verificación y misión humanitaria. Hasta el momento, las entidades no han entregado datos precisos sobre las personas desplazadas, sin embargo, cifras no oficiales señalan que serían entre 30 y 40, mientras que Yáñez afirmó que podrían ser hasta 100.

Por su parte, Milton Hostias, integrante de la Mesa de Víctimas de la capital nortesantandereana, se refirió en entrevista con Caracol Radio a este desplazamiento: “Nos preocupan las alertas tempanas, las acciones que se han reclamado y a las que poco se les ha dado respuesta. La situación en el área rural es compleja por la disputa territorial de actividades ilícitas de varias organizaciones al margen de la ley, que terminan afectando a la población civil que no tiene que estar inmersa en este conflicto”.

También puede leer: Violencia en Norte de Santander: la guerra entre paramilitares y guerrillas

Mientras tanto, el alcalde de Cúcuta, hizo énfasis en que la ciudad y el departamento requiere mayor presencia de miembros de la Fuerza Pública: “Definitivamente hay que reforzar la presencia militar porque es insuficiente ante el problema que se viene presentando. Estos grupos han convertido a esta zona como una ruta de tráfico de drogas ocasionando esta problemática. Además hay ausencia de corresponsabilidad del gobierno vecino y estamos luchando solos”.

Según las alertas tempranas emitidas por la Defensoría del Pueblo, en Norte de Santander y en la zona rural de Cúcuta, hacen presencia el Eln, el Clan del Golfo, las disidencias de las Farc, además de grupos armados locales como Los Rastrojos y el Epl, que se disputan el control territorial y el negocio de la cocaína, principalmente. También grupos al margen de la ley que buscan controlar las trochas y pasos entre Venezuela y Colombia.

Para Jorge Mantilla, cofundador de Border Lab —un laboratorio de innovación social que se dedica a investigar temas de migración, seguridad, derechos humanos y justicia en Norte de Santander— y experto en temas de seguridad y conflicto armado “la presión sobre Cúcuta ha hecho que estemos en una lógica que, para decirlo coloquialmente, no hay cama para tanta gente. No hay espacio suficiente para grupos de delincuencia local, grupos delincuenciales más organizados y asociados al tráfico y la exportación de clorhidrato de cocaína del Catatumbo y grupos armados. Eso básicamente nos tiene en un contexto de deterioro generalizado de la seguridad la región”.

Le puede interesar: El resurgimiento del paramilitarismo en la zona rural de Cúcuta

Mientras tanto, a la atención que la Secretaría de Posconflicto y Cultura de Paz y la Defensoría del Pueblo brindan en Banco de Arena, en Cúcuta ya están habilitando y organizando albergues temporales para las personas que han llegado hasta la ciudad. Yáñez aseguró que “nuestro objetivo como administración será brindar atención inmediata y acompañamiento a las víctimas del desplazamiento ocurrido en este corregimiento”.

Comparte: