Publicidad
4 Nov 2020 - 1:02 a. m.

Asesinaron a Jorge Solano, delegado de la Mesa de Víctimas de Ocaña, Norte de Santander

Solano había denunciado que un supuesto comandante del Eln lo declaró objetivo militar por sus actividad en contra de la corrupción en Ocaña, Norte de Santander. Al mediodía de este 3 de noviembre recibió tres disparos en la puerta de su casa y allí mismo falleció.
Jorge Solano era un líder social que trabajaba por los derechos humanos en Ocaña, Norte de Santander.
Jorge Solano era un líder social que trabajaba por los derechos humanos en Ocaña, Norte de Santander.
Foto: @marthaperalae

Jorge Solano era presidente de la organización de Víctimas de desaparición forzada ASVIDA y delegado de la Mesa de Víctimas de Ocaña. Durante su vida se dedicó al activismo anticorrupción y a la defensa de las víctimas del conflicto armado. Durante este año se dedicó a hacer veeduría a la gestión del hospital Emiro Quintero Cañizares porque aseguraba que en ella se podrían “configurar graves actos de corrupción en contra de la salud y la vida de los ocañeros”.

Sobre el mediodía de este martes 3 de noviembre lo asesinaron cuando estaba en la puerta de su casa. Le dispararon tres veces. Murió en el lugar del ataque.

También le puede interesar: Gobierno pide a exmiembros de las Farc que reconozcan atentados contra Vargas Lleras en la JEP

Solano envió una carta con fecha del 19 de mayo de 2020 dirigida a Israel Ramírez, más conocido como Pablo Beltrán, jefe de la delegación del Eln para las conversaciones de paz con el Gobierno Nacional, en el que solicita se aclarara una serie de amenazas que recibió en varias ocasiones por parte de un supuesto comandamente del Eln llamado Carlos. Solano afirmó en la carta que este supuesto comandante trató de intimidarlo por su gestión anticorrupción en Ocaña, argumentando que se estaba metiendo con sus amigos. Además, el 18 de mayo, un día antes de enviar la carta, Solano habría recibido otra llamada de Carlos en la que el supuesto guerrillero le informaba que sus superiores lo habían declarado objetivo militar.

La violencia contra los líderes sociales se incrementó en Colombia durante el primer semestre del año, periodo durante el cual fueron asesinados 95 de ellos, un 61 % más que entre enero y junio de 2019, según denunció este martes la organización no gubernamental Somos Defensores.

Esa ONG explicó que durante la cuarentena, vigente desde el 25 de marzo, los defensores han sido blancos más fáciles para las bandas armadas ya que muchos de ellos fueron asesinados en sus propios hogares e incluso en presencia de sus familiares, como ocurrió en el caso de Solano.

La Unidad de Víctimas también se manifestó en contra del asesinato de Solano a quien le reconoce “su trabajo en beneficio de la población afectada por la violencia y sus acciones por generar el cambio y transformación social en Ocaña y la zona del Catatumbo, donde se destacaba por sus acciones en favor de la población y para contribuir a la reparación integral a las víctimas del conflicto armado en esta región del oriente del país".

A las 7:00 p.m. se hizo un plantón en la alcaldía municipal de Ocaña para rechazar el asesinato de Jorge Solano y de todos los líderes sociales.

También le puede interesar: Corte Suprema admite testimonios en caso del exgobernador del Valle, Juan Carlos Abadía

Síguenos en Google Noticias