4 Sep 2020 - 6:03 p. m.

Así avanza la apertura de zoológicos en medio de la pandemia

Pueden gastar cerca de 500 millones de pesos en mantener a los animales, entre alimentación, medicinas y apoyo veterinario; su principal fuente de ingresos son los turistas. El Zoológico de Cali ya abrió, pero ha tenido pocas visitas. Otros, después de seis meses de cierre y dificultades para mantenerse, se preparan para su apertura.
El Zoológico de Cali fue el primero en abrir.
El Zoológico de Cali fue el primero en abrir.

A mediados de marzo se cerraron los zoológicos en todo el país, la mayoría depende de la visita de turistas para sostener a sus animales. Ahora, seis meses después, muchos alistan protocolos de bioseguridad para arrancar la apertura.

El Zoológico de Cali fue el primero en abrir. Como depende de las taquillas, ha tenido que sobrevivir acudiendo a diferentes iniciativas como venta de membresía, almuerzos a domicilio, tienda virtual y donaciones.

Alberga a más de 2.500 animales y cuenta con 200 colaboradores. Antes de la pandemia, el zoológico generaba 1.000 millones de pesos al mes. El equipo de profesionales ha donado desde abril el 50% de su salario para ayudar al mantenimiento del lugar. Desde su reapertura, el 21 de junio, se reportó una disminución de visitas del 93%. En este momento esperan recursos externos para cubrir más del 90% del déficit que está generando la falta de entradas.

También le puede interesar: La difícil situación en los zoológicos colombianos por el coronavirus

Algunos de estos establecimientos ya tienen luz verde para iniciar actividades. Este es el caso del Parque Jaime Duque. Su directora, Catalina Rodríguez, le dijo a El Espectador que ya cuentan con autorización para abrir desde el 12 de septiembre, inicialmente solo fines de semana. También tienen el sello de bioseguridad que otorga el Ministerio de Turismo.

Dentro de las medidas que van a implementar están: la toma de temperatura, uso de tapabocas obligatorio, desinfección constante en las atracciones y limitación de distancias entre grupos familiares. También favorecerán la compra de boletos electrónicos, pero habrá atención en taquilla.

El Jaime Duque recibe al año entre 500.000 y 600.000 visitantes. Subsistir estos meses fue un reto, como para todos los sectores. Durante abril y mayo cubrieron los gastos del parque con ahorros de la Fundación, después tuvieron que solicitar préstamos bancarios.

De hecho, el 31 de agosto la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) suscribió un convenio con la Secretaría de Ambiente de Cundinamarca para suministrar parte de la alimentación al Bioparque Wakatá (del Parque Jaime Duque), el Zoológico Santacruz, Bioparque La Reserva y el Zoológico de Piscilago. Este beneficio estárá vigente hasta diciembre, según la Gobernación.

Este 17 de abril, el Bioparque La Reserva también abrirá sus puertas con todos los protocolos de bioseguridad.

“La semana pasada empezamos a recibir auxilios de alimentación por parte de la Gobernación de Cundinamarca y de la CAR. Ellos están supliendo una parte importante del alimento semanal de los animales. Para nosotros el gasto mensual en esto es de 100 millones de pesos”, dijo Rodríguez. Añadió que para sobrevivir también tuvieron que hacer algunos recortes, en especial en el tema de veterinaria, donde se han abstenido de hacer procedimientos costosos o las actividades de medicina preventiva que hacen cada año; solo están atendiendo emergencias básicas.

En el zoológico de Barranquilla hay un elefante africano que dejaron en la puerta a principio de los años 90, pertenecía a los hermanos Ochoa del Cártel de Medellín. “Para alimentarlo necesitamos 80 millones al año”, cuenta la directora Farah Ajami. Con o sin pandemia, deben garantizar el bienestar de los animales. Tienen cerca de 800 y 55 empleados, el gasto mensual es de 450 millones de pesos. De hecho, el zoológico emitió una alerta en agosto.

Leer: Zoológico de Barranquilla solo tendría presupuesto para mantenerse durante agosto

A estos lugares llegan especies rescatadas por las autoridades ambientales de los traficantes de fauna en Colombia. Aunque todavía no hay una fecha, este zoológico se está preparando para abrir, mientras trabajan en los protocolos de bioseguridad.

En la misma situación está el Parque Zoológico Santa Fe, en Medellín, que alberga aproximadamente 960 animales. Sus puertas cerraron el 16 de marzo. “Se necesitan alrededor de 500 millones mensuales para poder pagar gastos de comida, medicina y nómina de los más de 90 empleados”, dice Jorge Aubad, director del zoológico.

Aubad señala que el personal ha estado trabajando durante todos estos meses, atendiendo a los animales; los proyectos tampoco han parado. Todavía no tienen una fecha de apertura programada. Sin embargo, están trabajando en los protocolos que apuntan a tres frentes: primero, garantizar el bienestar de los animales; el segundo, proteger al personal y el tercero para visitantes.

Han contado con un convenio con el Área Metropolitana y otro con la Secretaría de Medio Ambiente de Medellín que les ha permitido sobrevivir. En este momento se están transformando, buscan ser un parque dedicado a la conservación de los animales, enfocado también en la ciencia y la educación.

Estos lugares son vigilados por la Asociación Colombiana de Parques Zoológicos y Acuarios (ACOPAZOOA). En el país hay cerca de 18 lugares entre zoológicos y acuarios.

Comparte: