Publicidad
18 Nov 2020 - 12:47 a. m.

Campesinos nariñenses exportaron más de 10 toneladas de lima ácida Tahití hacia el Caribe

Esta primera exportación se dio gracias a una alianza comercial entre siete asociaciones de pequeños productores con la empresa exportadora “Frutales Las Lajas”.
Las islas de Guadalupe y Puerto Rico fueron los mercados receptores.
Las islas de Guadalupe y Puerto Rico fueron los mercados receptores.
Foto: Cortesía

Familias campesinas de los municipios de Leiva y El Rosario, en Nariño, lograron exportar más de 10 toneladas de lima ácida Tahití hacia el Caribe. La primera exportación se dio gracias a una alianza comercial entre siete asociaciones de pequeños productores con la empresa exportadora “Frutales Las Lajas”. Además, tuvieron el acompañamiento técnico, comercial y logístico del proyecto “Colombia PUEDE: Paz y unidad a través del desarrollo productivo y el comercio”, financiado por la Unión Europea (UE), a través del Fondo Europeo para la Paz, y ejecutado por el Centro de Comercio Internacional (ITC, por sus siglas en inglés).

“Tenemos un gran apoyo por parte del equipo del proyecto porque nos brindan asistencia técnica, nos ayudan a obtener las certificaciones y abren los espacios de comercialización para consolidar diferentes alianzas. Agradecemos al ITC y al Fondo Europeo para la Paz por todo el esfuerzo y gestión en nuestra región, por empoderar a las mujeres campesinas y por brindarle nuevas oportunidades a nuestros jóvenes”, dijo Myriam Ceballos, gerente en formación de la asociación de productores, Corfopatía, Corporación para el Desarrollo Sostenible de la Fosa del Patía.

Las islas de Guadalupe y Puerto Rico fueron los mercados receptores de las más diez toneladas métricas de lima ácida provenientes del Alto Patía nariñense. Leiva y El Rosario son territorios afectados por el conflicto armado en Colombia. De hecho, se encuentran dentro de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), priorizados por el Gobierno colombiano. A pesar de ser municipios altamente afectados por la violencia y por la presencia de cultivos ilícitos, sus habitantes le están apostando al cultivo de la lima Tahití como un medio de subsistencia sostenible, ecológico y legal.

También le puede interesar: Después de ocho años centro de salud La Victoria en Valledupar reabre sus puertas

“Hace mucho tiempo estábamos buscando un vínculo con alguna asociación o comunidad que se dedicara a producir lima, aguacate o naranja. Pero habíamos tenido muy malos resultados porque el trabajo que se hace en el campo no es el ideal, no teníamos quién se encargara de capacitar y monitorear el trabajo de los productores”, aseguró Juan Felipe Gaviria, gerente de Frutales Las Lajas, empresa que cuenta con más de 15 años de experiencia en la producción y comercialización nacional e internacional de frutas tropicales.

En medio de la crisis sanitaria por el COVID-19, el equipo de Colombia PUEDE estuvo realizaron labores de acompañamiento técnico a través de capacitaciones virtuales, de asesorías telefónicas y de publicaciones y concursos en redes sociales a los pequeños productores.

Más de 14 productores de lima Tahití en Leiva y El Rosario recibieron certificación como Registro Predio Exportador, otorgada por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA). La meta es que por lo menos ochenta productores más obtengan este certificado en los próximos meses, para lo cual se ha iniciado la adecuación de la infraestructura en sus predios.

También le puede interesar: Emergencia invernal: 25 departamentos se han visto afectados por lluvias

Entre tanto, con el apoyo de la Unión Europea, en esa zona de Nariño 1.339 familias recibieron apoyo alimentario y dotaciones de materiales de protección personal, con el objetivo de contrarrestar los impactos negativos producidos por el COVID-19.

Recibe alertas desde Google News