29 Aug 2012 - 3:07 p. m.

Campesinos piden suspender obras de Hidroituango

Los afectados por el megraproyecto hidroeléctrico se reunirán este miércoles con el secretario de Gobierno de Antioquia.

Viviana Londoño Calle

En momentos en los que se acaba de adjudicar el polémico contrato para la construcción de las obras principales de Hidroituango al consorcio CCC Ituango, tras superar fuertes cuestionamientos debido a supuestas irregularidades en el proceso licitatorio, EPM tendrá que responder por el malestar de cientos de campesinos de varios municipios del norte de Antioquia, quienes aseguran que están siendo afectados por el proyecto y exigen que las obras sean suspendidas hasta que no lleguen a un acuerdo.

Desde el pasado domingo, cerca de 500 personas provenientes de los municipios de Toledo, Ituango, San Andrés de Cuerquia y Briseño, bloquearon la vía de acceso de maquinaria del proyecto en el corregimiento del Valle en Toledo, con el fin de manifestar su desacuerdo con los efectos que han tenido las obras en la zona. Aunque por ahora sólo se ha avanzado en la construcción de vías de acceso a la zona en la que se construirá la represa y algunos túneles por donde se desviará el río Cauca, que inundará 4.200 hectáreas, los campesinos ya empiezan a notar en su territorio las consecuencias del avance del megaproyecto que sería el más grande del país en producción de energía.

Sólo hasta el martes los manifestantes aceptaron regresar a sus casas, con la única de condición de ser escuchados por la Gobernación de Antioquia y EPM. Este miércoles, Santiago Londoño, secretario de Gobierno de Antioquia y Juvenal Espinal, subgerente de Proyectos de Generación de Energía de EPM, se reunirán con la comunidad a las 2:00 de la tarde en el municipio de Toledo.

¿Cuáles son los cuestionamientos que se pondrán sobre la mesa?

El Espectador habló con Isabel Cristina Zuleta, coordinación Nacional del Movimiento Ríos Vivos que viene acompañando el proceso, quien aseguró que “la idea es buscar una negociación para reparar los daños que se han generado la construcción de la represa, muchos campesinos se han afectado por el daño de sus cultivos y la empresa responsable no ha cumplido los compromisos adquiridos en cuanto al desalojo de las comunidades”.

Según Zuleta, habitantes de los doce municipios que están el área del proyecto tendrían afectaciones. En las cuentas de EPM, 182 familias se verían afectadas directamente por el proyecto, sin contar con los 1.402 mineros que tendrán que cambiar de oficio debido a la llegada de la hidroeléctrica.

No obstante, según Juvenal Espinal, subgerente de Proyectos de Generación de Energía de EPM, en este momento se está avanzando en el proceso de compensación: “es cierto que en la construcción de vías se han afectado cultivos, franjas de terreno pero estamos avanzando en acuerdos con la comunidad, tenemos algunos casos de compensación pendientes por algunas de los predios tienen situaciones jurídicas pendientes”.

Ante la falta de información de la que se queja la comunidad, Espinal asegura que las emisoras locales transmiten todos los datos pertinentes, que hay oficinas de la empresa en todos los municipios afectados y que la empresa está dispuesta a establecer mayores canales de comunicación.

Pero hay otro tema que hoy preocupa a la comunidad y tiene que ver con el conflicto armado que se ha vivido en la zona durante años, sumado a esto el domingo hubo una detención masiva de 23 personas y de acuerdo con un líder de la comunidad que prefirió omitir su nombre por seguridad, muchos de los detenidos no tienen ningún antecedente ni vínculos con grupos armados.

Por eso, una de las peticiones de los pobladores es suspender las obras hasta que “el conflicto no cese, pues de otra manera las comunidades no pueden expresarse ni organizarse libre y democráticamente sin peligro para sus vidas”, tal como lo manifestaron en un comunicado oficial. Sin embargo, EPM asevera que esta situación no es de su resorte y será la secretaría de Gobierno, la entidad que debe tomar riendas en el asunto.

Mientras los habitantes insisten en su petición de que sean paradas las obras, EPM responde que es posible llegar a un acuerdo sin atrasar el cronograma: “Creemos que podemos dialogar sin necesidad de llegar a vías de hecho”. Lo cierto es que es determinante que la empresa logre un consenso con la comunidad puesto que apenas empieza la que será el proyecto hidroeléctrico más grande del país.
 

Temas relacionados

Hidroituango
Comparte: