9 Mar 2017 - 11:09 p. m.

Capturan a hombre sindicado de abusar de sus hijas y nietas en Norte de Santander

Moisés Ramírez Sanguino huía de la justicia desde 2009. Tenía dos órdenes de captura en su contra por el delito de acceso carnal violento en menor de catorce años.

Redacción Nacional.

Como Moisés Ramírez Sanguino fue identificado un sujeto capturado por la Policía, señalado de abusar sexualmente de sus hijas y una de sus nietas. El arresto ocurrió en una vereda del municipio de Sardinata, en Norte de Santander, lugar en el que durante años se escucharon rumores sobre un hombre que agredía sexualmente a sus hijas, pero nadie en el pueblo se atrevió a denunciarlo. Pese al silencio cómplice de los habitantes de Sardinata, Sanguino era investigado desde 2009, cuando empezó la investigación su contra por esos hechos.

Pero en dicho proceso, el acusado fue declarado como persona ausente al no atender el llamado de la justicia, por lo que las autoridades tuvieron que emprender la búsqueda del hombre al considerarlo un prófugo. En contra de Sanguino había dos órdenes de captura, ambas por el delito de acceso carnal violento en menor de catorce años, una historia que a diario llegaba a los oídos de los residentes de Sardinata, pero que terminaba sepultada por ellos mismos al ignorar el suplicio de las pequeñas.

“Uno oía que un señor abusaba de las hijas y que ahora estaba abusando de las nietas. A todos nos parecía terrible pero, como usted sabe, nadie decía nada. Reinaba como dicen por ahí vulgarmente la ley del silencio. Además, uno por acá no sabe con quién se está metiendo y es mejor quedarse callado”, manifestó a Noticias Caracol uno de los vecinos de Sanguino, quien se desempeñaba como agricultor y que incluso habría amenazado a sus hijas de muerte si decidían hablar sobre los hechos.

Como los habitantes de Sardinata nunca hablaron, y como Sanguino estaba huyendo de la justicia, tenía que pasar algo extraordinario para que el abusador cayera. Y así fue.

Una de las pequeñas que constantemente sufría de los abusos cayó a un barranco. Algunos afirmaron que Sanguino fue el culpable y la arrojó al precipicio para intentar silenciarla, pero lo único cierto es que infortunadamente esa fue la única manera para que un médico pudiera notar las lesiones que tenía la menor debido a los maltratos. El galeno que llegó a la zona para atender a la menor de nueve años, quien recibió fuertes golpes contra ramas y arbustos, confirmó que era víctima de agresiones sexuales. Las posteriores pruebas forenses apuntaron a Sanguino como autor de los incestos.

“Esas muchachas vivían como presas y eso ni levantaban las cabezas cuando uno las veía pasar eran como cabizbajas, como si estuvieran presas, como si estuvieran regañadas”, agregó el residente de Sardinata que conocía de los abusos.

Según las autoridades, al momento de ser capturado, Sanguino se encontraba en una finca intentando persuadir a otras menores.

Comparte: