17 Sep 2020 - 9:18 p. m.

Carpas de atención a sospechosos por COVID-19 no dan abasto en Bucaramanga

Para mitigar la situación, el Hospital Universitario de Santander instalará un área de atención provisional para 12 personas.

Bucaramanga está pasando por un constante dilema a raíz de la emergencia sanitaria por el COVID-19. Por un lado, desde el martes se confirmó que a diferencia del resto de Santander, en la ciudad ya no estará vigente el pico y cédula para controlar la movilización de los ciudadanos en las calles. Pero al mismo tiempo, los sospechosos de contraer el virus aumentan lo cual ha generado que las carpas especializadas para su atención estén colapsadas y sin alternativas emergentes de largo alcance.

A pesar de que el Hospital Universitario de Santander se ofreció a instalar una carpa para atención provisional a estas personas, su capacidad de apenas 12 pacientes no sería suficiente en un mediano plazo si la tendencia en la propagación de contagios sigue al alza.

Carlos Ibarra, subgerente de servicios médicos del Hospital Universitario de Santander, asegura que si bajan los contagios la medida de ampliar la cobertura con una carpa provisional podrá ayudar a darle espera a una alta afluencia en los centros asistenciales.

También le puede interesar: Caso Ordoñez: plantón en Bucaramanga en contra de los abusos de la Policía

Por fortuna, el caso de las carpas es opuesto a lo que está ocurriendo en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de la ciudad. Según la Secretaría de Salud, estas ocupaciones van en descenso, a la fecha su capacidad está en un 76%.

“Hemos estado siempre por debajo del 80% e incluso ayer estábamos en el 69%. Es un buen comportamiento y hoy revisé la estadística y observo que el tema sigue controlado y estable”, agrega el secretario de Salud, Nelson Ballesteros.

Las tasas de muertes al día en todo el departamento oscila entre 15 a 20 al día, lo que habla de una leve mejoría respecto a los meses más críticos de la pandemia, cuando esas cifras superaban los 25 fallecimientos diarios.

En Bucaramanga se mantienen los toques de queda y la ley seca, todos los días entre las 11:00 p.m. y las 5:00 a.m.

Comparte: