23 Nov 2008 - 9:44 p. m.

Cinco años de reinserción

El 25 de noviembre de 2003, 867 integrantes del bloque Cacique Nutibara de las Auc entregaron sus armas.

Mary Luz Avendaño / Especial para El Espectador

Este martes se cumplen cinco años de la desmovilización del bloque Cacique Nutibara de las Autodefensas. Este año ha sido especialmente difícil para el proceso, pues a la extradición de alias Don Berna, su máximo ex comandante, se sumó el asesinato de alias Job, vocero de los desmovilizados, la captura de otros y las críticas hechas por el propio alcalde de Medellín, quien planteó la necesidad de terminarlo.

El 25 de noviembre de 2003, 867 hombres y mujeres integrantes del bloque Cacique Nutibara de las autodefensas entregaron sus armas en el Palacio de Exposiciones de Medellín. Con este hecho se inició el proceso de desmovilización de los paramilitares del país.

Entre quienes iniciaban su vida en la civilidad, la mayoría optó por la capacitación para el trabajo, la terminación de sus estudios y la consecución de un empleo que les permitiera vivir dignamente y alejarse de la delincuencia. Según datos de la Alcaldía de Medellín, el 77% aún no labora debido a que apenas está culminado su proceso educativo.

En la ciudad se adelantan 11 proyectos productivos en los cuales participan tanto ex miembros del BCN como de otras estructuras de las autodefensas.

Pero a pesar de estas posibilidades, entre el 10 y el 20% reincidieron en la delincuencia, en actividades como la venta de alucinógenos, el cobro de extorsiones y los paga diario, especialmente en los barrios populares de la ciudad. Actualmente 48 desmovilizados están detenidos, entre ellos alias Memín, quien manejaba la comuna 8 de la ciudad y era el brazo derecho de Antonio López, alias Job, hombre de confianza de Don Berna, y quien fue asesinado el 28 de julio en el restaurante Angus Brangus, en Las Palmas.

Según el alcalde de Medellín, Alonso Salazar, en declaraciones entregadas a la prensa en esa fecha, López seguía delinquiendo. “Hay información de que esta persona continuó con actividades ilícitas. Yo denuncié hace tiempo eso y acompañé a la Fiscalía a varias personas que lo acusaban de homicidios en la comuna 8”, dijo Salazar.

Según registros del programa Paz y Reconciliación de la Alcaldía, en estos cinco años de reinserción 79 ex miembros del bloque Cacique Nutibara han sido asesinados, la mayoría por permanecer en actividades delictivas. Si bien el proceso ha recibido reconocimiento, también han sido muchas las críticas.

“Medellín ha saldado una deuda social que tenía con la juventud más pobre y aún falta mucho. La ciudad ha invertido 40 mil millones en este proceso durante estos años”, aseguró Jorge Gaviria, director de la Oficina de Paz y Reconciliación.


Para la Corporación Democracia el proceso ha sido positivo pese a las dificultades. “Muchos de ellos fueron líderes en el conflicto, y ahora se han convertido en líderes de paz. Hacen parte de organizaciones de beneficio comunitario”, dijo Jovanny Marín, vocero de la Corporación Democracia.

Los desmovilizados han denunciado presiones por parte de bandas emergentes, como la comandada por alias Don Mario, para que integren estas estructuras. Ante el panorama registrado este año y posterior al asesinato de alias Job, el Alcalde planteó la necesidad de poner fin al proceso.

“Hay que llegar a la meta que se propone cada uno. Que logre su ruta educativa, que estructure un proyecto de vida en la legalidad”, sostuvo Jorge Gaviria.

“Nosotros pensamos que como proceso es muy difícil ponerle fin. Otra cosa es que sea necesario tener un horizonte, para saber hasta dónde se va a prestar ayuda humanitaria y asistencia psicosocial. No debemos fijar plazos que se conviertan en fatales. Planteamos sí que debemos realizar conjuntamente evaluaciones periódicas, para determinar los avances y probables retrocesos del proceso, y tomar las determinaciones a las que haya lugar”, señaló Jovanny Marín.

Esta vez no se hará la tradicional marcha de claveles por las principales vías de la ciudad para conmemorar el aniversario. Mañana, 150 desmovilizados, 38 de ellos del Cacique Nutibara, se graduarán como ciudadanos, esto significa que concluyeron su etapa de capacitación y hoy cuentan con un empleo estable. De ahora en adelante no recibirán más la ayuda del Estado y deberán reincorporarse definitivamente a la sociedad.

A la sombra de ‘Don Mario’

Hace cuatro años 451 integrantes del bloque Bananero, comandados por Éver Veloza, alias HH, iniciaron su proceso de reinserción. Sin embargo, pese a la voluntad de la mayoría de los desmovilizados, las dificultades propias del proceso y las presiones de las denominadas bandas emergentes, hacen que en Urabá continúen las confrontaciones por el dominio de rutas del narcotráfico. “En 2006 comenzó a darse el rearme, llegaron a decirnos a los desmovilizados que nos uniéramos a ellos, si nos negábamos nos mataban”, dijo a El Espectador un desmovilizado.

Por su parte, la Gobernación comenzará un proceso de confirmación de datos para establecer en dónde están y que están haciendo los desmovilizados en Urabá, algo similar a lo adelantado en el Bajo Cauca.

Hoy Urabá continúa bajo la sombra de Don Mario, quien libra una guerra contra los Paisas y los Nevados para controlar las rutas de salida de droga. En esa guerra, este año han sido asesinados 37 reinsertados.

Temas relacionados

Reinserción
Comparte: