7 Sep 2016 - 2:18 a. m.

El rugby subacuático, una carrera por el oro… ¿y la plata?

Los deportistas que representarán a Colombia en el Mundial sub 21 de rugby subacuático buscan apoyo económico para viajar a Noruega.

Sergio Alejandro Ruiz Saldarriaga*

Annie Gallego, una estudiante de Diseño Industrial de 20 años, que hace parte del club Leones de rugby subacuático, llegó desde Pereira para asistir al segundo campo de entrenamiento que se realizó a finales de agosto en Medellín. En ese evento participaron aproximadamente 25 deportistas que tienen un mismo sueño: viajar en noviembre a Noruega para competir y defender el título que obtuvieron el año pasado como los mejores del mundo en las ramas femenina y masculina de la categoría sub 21.

Sin embargo, las preocupaciones de Gallego van más allá de simplemente asistir a los campos de entrenamiento. Ella, junto con sus compañeras de equipo, dieron a conocer a través de un vídeo que compartieron por redes sociales su verdadero afán: lograr patrocinios que les permitan conseguir los 6 millones de pesos que requiere cada uno de estos 26 jóvenes para representar nuevamente a Colombia en Europa.

Fedecas, órgano rector de las actividades subacuáticas en el país, ha expresado que no cuenta con los recursos necesarios para el patrocinio de estos deportistas en este tipo de eventos internacionales: “Estamos buscando recursos que permitan apoyar estas modalidades, al no estar en los Juegos Nacionales ni ser deportes que se reconozcan para un patrocinio mayor, no se puede mantener en participaciones internacionales”, aseguró William Peña, presidente de la Federación.

Agrega que Fedecas depende económicamente del presupuesto que pueda otorgar Coldeportes Nacional para este tipo de actividades. Sin embargo, los recursos son limitados por tratarse de una federación de tercer nivel, al no contar con deportes del ciclo olímpico. Ese es el caso del rugby subacuático, que actualmente se encuentra en trámite para ser parte de los Juegos Nacionales 2019.

¿Quiénes reciben apoyo?

Actualmente, el deporte colombiano goza de interés gracias a la representación destacada que tienen algunos nacionales en eventos competitivos como los Juegos Olímpicos de Río, donde lograron ocho medallas y 22 diplomas olímpicos. “Nos alegramos de los logros de los deportistas y esperamos que cada vez lo hagan mejor, pero aún nos falta a la hora de apoyarlos para que logren no solo sus sueños, sino triunfos para Colombia”, expresó Isabel Atehortúa, familiar de uno de los integrantes de la selección Colombia sub 21 de rugby subacuático que representó al país en Suecia en 2015.

Al igual que Annie Gallego, sus demás compañeros del seleccionado son estudiantes, “la mayoría no trabajamos y son nuestros padres quienes deben asumir el costo total del viaje, entonces esto es una motivación para empezar a buscar los apoyos que nos permitan representar al país”, comenta la deportista.

La meta de Coldeportes es alcanzar 3.000 medallas en el periodo presidencial que transcurre, donde se cuentan medallas del ciclo olímpico y de campeonatos mundiales en categorías juvenil y mayores. Pero la duda de deportistas como Annie es cómo podrá conseguirse esa meta si disciplinas como la suya, que ya le han dado triunfos a Colombia, no cuentan con respaldo.

Según Rodrigo Moreno, coordinador de Programas y Proyectos de Coldeportes, esta institución realiza una evaluación de las federaciones en el país y abre sus convocatorias para las solicitudes de apoyo, pero es cada federación la que define de manera autónoma en qué se prioriza el recurso. “Este deporte es prioritario para nosotros a nivel de campeonatos mundiales, si bien no se da un valor como para un deporte olímpico, sí tiene un recurso establecido que se asigna según las federaciones”, asegura Moreno.

Entonces, el problema radica en que, para Fedecas, la prioridad está en la natación con aletas, que ya está inscrita en Juegos Nacionales, pese a que el rugby subacuático tiene un mayor número de personas dedicadas a la actividad. En la actualidad, la federación cuenta con aproximadamente 1.300 deportistas en todas sus modalidades -de ellos 600 pertenecen a Antioquia- y el rugby tiene seis ligas y 15 clubes a nivel nacional.

Aunque la selección femenina ya está definida, el encuentro realizado en Medellín permitió a estos jóvenes deportistas complementarse entre sí, para definir su sistema de juego y conocer las habilidades y fortalezas de sus compañeros. Mientras tanto, los hombres definieron a 13 de los 17 preseleccionados para conformar la selección masculina que viajará a Europa.

En búsqueda de alternativas

Jorge Mario Franco y Carlos Andrés López son los entrenadores de la selección masculina y femenina respectivamente, que acompañarán el camino de los sub 21 por un nuevo triunfo. Franco estará dirigiendo por tercera ocasión en esta categoría, mientras que López se estrena como técnico de las damas. “Estamos buscando acomodar fichas, definir finalmente los jugadores y acoplar el juego como equipo”, indicó López refiriéndose a las aptitudes deportivas que evaluaron durante el campo de entrenamiento.

Aunque la selección femenina ya está definida, el encuentro realizado en Medellín permitió a estos jóvenes deportistas complementarse entre sí para definir su sistema de juego y conocer las habilidades y fortalezas de sus compañeros. Mientras tanto, los hombres definieron a 13 de los 17 preseleccionados para conformar la selección masculina que viajará a Europa.

Con respecto a los entrenadores que acompañarán los equipos, la Federación analiza la posibilidad de apoyar económicamente la participación de estos, pues en ediciones anteriores han sido los jugadores quienes han corrido con los gastos de su preparador. Además, confirmaron que el próximo campo de entrenamiento con estas selecciones será en el mes de septiembre.

Otro aspecto que juega en contra de los deportistas es el desconocimiento que se tiene de la disciplina. Según Manuel Celis, integrante de la selección sub 21 y jugador desde hace tres años, este deporte no cuenta con la atención que requiere y asegura que “aunque sea muy difícil observarlo y promocionarlo merece que el público del país se interese más en él”.

Es por esto que su trabajo empezó desde redes sociales donde esperan llegar a la mayor cantidad de público que se interese y siga su proceso. “Hicimos un video contando lo que queremos hacer, quiénes somos y por qué estamos necesitando de los demás para lograr esta participación. Es una responsabilidad deportiva que hemos asumido como grupo”, dice Daniela Sánchez, integrante del equipo femenino.

Esta será la segunda vez que el equipo femenino participará en un mundial sub 21 para revalidar su primer lugar, mientras que el equipo masculino participa desde el año 2010 y en las dos últimas ediciones ha logrado ser campeón.  El evento se realizará en la ciudad de Sandefjord (Noruega). Los organizadores han confirmado la participación de Suecia, Dinamarca, Alemania, Colombia y Noruega para la categoría femenina y ocho delegaciones en la categoría masculina: Colombia, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Noruega, Suecia, Turquía y Estados Unidos

Esta selección del rebusque seguirá planeando bingos, fiestas, rifas y llegar a la mayor cantidad de organizaciones hasta encontrar aquellas que decidan creer en su proyecto, no solo por su sueño sino por ser los equipos favoritos a ser los campeones mundiales nuevamente este año.

Ahora, Annie de regreso a Pereira se concentrará en la preparación del Underwater Weekend, un evento que le permita a ella y a sus compañeros recaudar fondos que les posibiliten viajar por un título que les pertenece y seguir sumergidos en la élite mundial del deporte que no necesita del aire para poder volar.

*Este artículo fue publicado en el periódico De la Urbe, de la Universidad de Antioquia

Comparte: