7 Sep 2015 - 5:53 p. m.

En Santander por cada hombre víctima de violencia intrafamiliar hay dos mujeres agredidas

Un estudio señala que ocho de 10 agresores en la región cuenta apenas con primaria o secundaria como nivel máximo de educación.

Redacción Nacional

Un estudio adelantado por el Observatorio de Salud Pública de Santander (OSPS) –en el que se describe la situación de salud mental del departamento– reveló que por cada víctima de sexo masculino 2,1 mujeres son agredidas en la región.

Según el informe, los grupos de población más vulnerables a la violencia intrafamiliar son las mujeres y los menores de edad, siendo el hogar el principal lugar de ocurrencia de los hechos, y los hombres los principales victimarios.

“En Santander se registran 4.554 casos de violencia contra la mujer, intrafamiliar y sexual, distribuidos así: violencia física (1.473); violencia psicológica (170); privación y negligencia (2.265); violencia sexual (645), un caso no presentó información de modalidad de violencia”, explicó el Observatorio.

El estudio señala que el nivel máximo de educación del 80% de los agresores es primaria o secundaria, siendo los hombres los principales agresores en los casos de violencia física (72,3%), violencia psicológica (74,7%) y abuso sexual (97,3%); mientras que las mujeres fueron las principales responsables en los casos de privación y negligencia (80%).

Por otro lado, el informe advierte de eventos como intoxicaciones con intencionalidad suicida y trastornos neuróticos, que al igual que la violencia contra la mujer, intrafamiliar y sexual, constituyen los problemas de salud mental más frecuentes en el departamento.

“Estos resultados facilitarán la toma de decisiones, el diseño de políticas y la realización de acciones para la prevención, el tratamiento y la atención de las víctimas de algún tipo de problema de salud mental en la región”, aseguró Silvia Plata, coordinadora científica del OSPS.

Al respecto, la secretaria de Salud de Santander, Alix Porras Chacón, expresó que “el estudio será de utilidad para que los municipios reconozcan sus problemáticas y se involucre la participación de los diferentes sectores para la ejecución de políticas públicas que resuelvan la situación, ya que esta situación no es un problema exclusivo del sector salud”.

El análisis se deriva de la información del Registro Individual de Prestación de Servicios en Salud (RIPS), el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública, y diferentes bases de datos de estudios nacionales del Ministerio de Salud y Protección Social. (Consulte aquí el informe completo) 

Temas relacionados

Violencia contra la mujer
Comparte: