25 Jun 2021 - 1:58 p. m.

Encuentran cuerpo de niña que cayó al río Cauca en Briceño, Antioquia

El cuerpo de Yuliza Adarve Areiza fue hallado en Tarazá. La niña cayó al río tras intentar cruzarlo con una polea, el puente que estaba allí fue destruido por una avenida torrencial en 2018 debido a la contingencia de Hidroituango.

Las autoridades de Briceño, Antioquia informaron que el cuerpo de Yuliza Adarve Areiza fue encontrado sin vida. Estaba detenido en un madero atravesado en el río Cauca, a la altura de Puerto Antioquia, Tarazá.

La corriente del río arrastró el cuerpo de la niña de 13 años hasta el municipio antioqueño donde fue hallada el jueves 24 de junio, luego de dos días de búsqueda.

En conjunto, la Personería y Alcaldía de Briceño lamentaron la muerte de la menor y se solidarizaron con su familia. También agradecieron las labores de los organismos de socorro y a medios de comunicación que estuvieron alertas durante la búsqueda.

Lea también: Gobierno instala mesa de concertación en Antioquia para dar garantías en la protesta.

El cuerpo de Bomberos de Valdivia, Tarazá y Caucasia, las comunidades de los municipios y la Defensa Civil de Cáceres se habían sumado en las labores de rescate de Yuliza Adarve. Empresas Públicas de Medellín (EPM) también ayudó en el proceso y “ha acompañado a la familia con psicólogos en este momento que están pasando”, según Carlos Daniel Ogaza, personero de Briceño.

Yuliza Adarve cayó al afluente en la vereda Palestina de Briceño, Antioquia, cuando intentaba cruzarlo en una polea y esta se desprendió. Este es el único modo en que los habitantes de esa zona rural pueden pasar al municipio de Ituango, desde 2018. Anteriormente había un puente, pero fue destruido durante la contingencia de Hidroituango. Aún no ha sido reemplazado.

Le puede interesar: Refuerzan seguridad en la vía entre Medellín y la Costa Caribe.

“Desde la Personería Municipal hemos expresado en varias ocasiones la afectación que esto ha generado en las comunidades de Ituango y Briceño. Quedaron incomunicadas para actividades como comercializar productos y visitaran a familiares”, le dijo Ogaza a El Espectador.

El personero añadió que el proceso de concertación entre las comunidades y EPM tuvo demoras dadas las discrepancias para la construcción del puente, entre otras limitaciones. “La comunidad elaboró una garrucha (sistema de poleas) para continuar con sus actividades y terminó en el desenlace trágico de la niña. Las condiciones de seguridad no eran las mejores y no se había revisado con ninguna autoridad. No se había presentado un hecho similar allí”, afirmó.

Comparte: