4 Feb 2014 - 11:04 a. m.

Estalla escándalo por supuestas chuzadas a negociadores de Gobierno con las Farc

Según una investigación revelada por la revista Semana, existiría un centro clandestino en Bogotá donde se realiza el ciber-espionaje por parte del Ejército.

El Espectador

‘Andrómeda' sería el nombre clave que el Ejército Nacional le habría otorgado a un centro clandestino de espionaje militar que habría tenido como blanco a los negociadores de paz del gobierno, que actualmente se encuentran en La Habana, tal como estableció una investigación revelada por la Revista Semana en su página web.

Las tareas para encontrar el sitio clandestino que- aseguran- está ubicado en el sector de la capital conocido como Galerías, tardaron cerca de 15 meses. Tal como manifiesta la publicación se asesoraron de fuentes militares de inteligencia y contrainteligencia, así como de altos mandos del estado y servicios de inteligencia estadounidense, entre otros.

Al interior de ‘Andrómeda’ se ofrecerían cursos sobre seguridad informática y espionaje, instrucciones sobre cómo prevenir ciber-ataques, entre otras cosas. Todo un entrenamiento de espionaje en la web, que tiene como fachada un restaurante que está registrado ante la Cámara de Comercio como un lugar de “expendio de comidas preparadas y venta de bebidas alcohólicas para consumo dentro del establecimiento”.

Un capitán, cuyo nombre se reserva la revista, sería el líder del lugar de espionaje y pertenece al batallón de Inteligencia Técnica del Ejército, una de las columnas vertebrales de la dirección de inteligencia militar.

Sin embargo Andrómeda no tendría solamente miembros del ejército a su interior, hackers civiles reclutados en los llamados ‘campus parties’ también colaborarían en la tareas. De la misma forma se habría espiado a miembros de la oposición, sin embargo no se revela quien es el destinatario final de las tareas de espionaje

La investigación periodística cita a una fuente, sin embargo no revela su identidad, quien sugiere que el Ejército no permitirá que queden en evidencia, tal como ocurrió con las chuzadas del DAS. "Si esta es la hora que no han dicho quién le dio las coordenadas al presidente Uribe, imagínese si existe alguna posibilidad de saber quién ordenó y recibió todo lo de Andrómeda", apunta.

A primera hora de la manñana el ministerio de defensa, a través de su cuenta de Twitter, ordenó investigar las posibles chuzadas a los líderes de las negociaciones en La Habana.

Comparte: