5 Feb 2014 - 3:28 p. m.

Filtros para camiones diésel, una pelea sucia

El diario Chicago Tribune reveló que empresarios norteamericanos habrían intervenido para evitar que Minambiente exigiera estos filtros para controlar emisiones contaminantes.

Mike Ceaser*

Se supone que el deber de las autoridades ambientales colombianas es proteger la salud y medio ambiente de los colombianos. Sin embargo, un reciente episodio parece indicar que hay funcionarios colombianos que priorizan las utilidades de empresas extranjeras sobre la salud de los colombianos.

El año pasado el Ministerio del Ambiente tenía preparada una norma que requería filtros contra emisiones contaminantes en todos los camiones nuevos vendidos en el país. Tales filtros son una medida básica para proteger la salud y medio ambiente y se exigen en América del Norte, Europa y muchos otros países.

En Colombia, el aire contaminado causa miles de muertes prematuras todos los años según académicos, además de causar una cantidad incalculable de sufrimiento para niños, asmáticos y personas mayores (Lea más sobre el tema).

Sin embargo, al enterarse de los planes de las autoridades ambientales colombianas, las empresas norteamericanas manufactureras de camiones reclamaron. Dijeron que la norma colombiana reduciría sus ventas y que era injusta y demasiado prematura, según informó el diario Chicago Tribune del estado de Illinois, donde muchas de las empresas manufactureras están ubicadas.

Un congresista de Illinois dijó al Tribune que 'educó' a las autoridades colombianas acerca del costo económico que la norma ambiental colombiana tendría en Illinois. Pero parece que nadie habló del costo en salud y medio ambiente que la contaminación genera en Colombia.

Todo indica que las autoridades colombianas aplazaron la nueva norma del 2013 hasta el 2015. "El gobierno colombiano se ha puesto al lado de (la industria), y ha permitido la importación de tecnología considerada obsoleta en su país de producción", dijo Eduardo Behrentz, decano de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de los Andes al Chicago Tribune.

Behrentz no cree que la norma sea injusta. En los últimos años, Colombia ha invertido millones de pesos para mejorar la calidad de la gasolina y diesel. Sin embargo, según Behrentz, sin el uso de filtros y otros aparatos para controlar emisiones en carros y camiones, es una inversión casi perdida. Un filtro o catalizador puede reducir las emisiones atmosféricas en un 90%. Pero las empresas que fabrican y importan carros también se oponen, según Behrentz. Según el experto, la contaminación del aire le cuesta solo a Bogotá 16 billones de pesos cada década.

Por supuesto, las autoridades colombianas podrían hacer muchas cosas más para reducir la contaminación del aire - como, por ejemplo, hacer cumplir las leyes existentes - que parecen ser letra muerta. También, deberían multar y chatarrizar esas chimeneas rodantes que vemos todos los días rodando tranquilas por nuestras avenidas.

Pero, es poco probable que las autoridades actúen mientras la ciudadanía no proteste. Y, trágicamente, parece que los únicos que reclaman son las empresas que lucran contaminando, mientras que las víctimas de la contaminación sufrimos y morimos en silencio.

*Ciudadano norteamericano que lleva nueve años viviendo en Bogotá. Es periodista y tiene una empresa de tours y alquileres de bicicleta. Ceaser también es autor de un blog sobre la contaminación del aire: www.airenuevobogota.wordpress.com 

Comparte: