30 Jul 2021 - 3:13 p. m.

ICBF realiza acompañamiento a menores migrantes en Necoclí

Según la Unicef, desde octubre de 2019 hasta febrero de 2021, 15.649 personas han cruzado el Tapón del Darién, de los cuales 3.367 son menores.

La crisis humanitaria que está viviendo Necoclí, al norte de Antioquia, tiene preocupadas a las autoridades locales y nacionales ante la presencia de niños, niñas y adolescentes, así como de mujeres en estado de embarazo. El incremento en los niños que han pasado el Tapón del Darién es grande. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en 2017 solo el 2% de los que pasaban por esta ruta migratoria eran menores; en 2020 esa cifra subió al 25%.

Ante estas cifras y conociendo que en las playas de Necoclí hay 10.000 personas represadas, según Jorge Tobón, alcalde del municipio, el Instituto Colombiano de Bienestar Familar (ICBF) llegó hasta esa zona del país para brindar acompañamiento a los menores de edad.

También puede leer: “Esta es la mayor crisis de la región de Urabá”: alcalde de Necoclí, Antioquia

“El Equipo Móvil de Protección Integral (Empi) del ICBF hizo un recorrido por diversos sectores del municipio para dialogar con los migrantes y conocer de primera mano sus necesidades más apremiantes, actividad que se repetirá y que contará con el acompañamiento de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), aseguró el instituto.

El ICBF estuvo en reuniones junto con la alcaldesa (e), Yamilis Tapias, y con la Comisaría de Familia para ofrecer acompañamiento a los menores de edad que están en el grupo de migrantes.

Aunque la Alcaldía del municipio no ha logrado hacer un censo exacto de cuántas personas permanecen en las playas de la región, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) aseguró que desde octubre de 2019 hasta febrero de 2021, 15.649 personas han cruzado el Tapón del Darién, de los cuales 3.367 son menores.

Le puede interesar: El fenómeno detrás de la crisis en Necoclí

El grupo de migrantes está varado hace más de una semana en Necoclí ante el represamiento de lanchas que los lleven hacia las costas del Chocó o directamente a Panamá para seguir su caminos hacia Estados Unidos. Según el alcalde del municipio, el problema es que con la llegada de la pandemia, Migración Colombia dejó de expedir un salvoconducto que regulaba la entrada de estas personas al país.

Por esta razón, los migrantes tuvieron que entrar a Colombia por pasos fronterizos ilegales lo que no les permite contratar una lancha para el transporte. Para el mandatario local esto lleva a un problema mayor, pues ante la angustia estas personas quedan a la merced de los coyotes quienes abusan de ellos cobrándoles precios altos e llevándolos por rutas peligrosas como atravesar a pie la selva más tupida del mundo: el Tapón del Darién.

Comparte: