23 Nov 2008 - 9:40 p. m.

Incomunicado Belalcázar

Seis víctimas fatales y tres desaparecidos dejó la furia del Volcán Nevado de Huila.

El Espectador

Los habitantes del municipio caucano de Belalcázar no paran de sufrir por los fenómenos climáticos que afectan esa zona del país. Primero fue la erupción del Volcán Nevado del Huila, que la noche del jueves dejó seis víctimas fatales y tres personas desaparecidas, mientras ayer las intensas lluvias originaron nuevas avalanchas que se registraron en la madrugada y agravaron la emergencia de quienes sufren por los estragos de la naturaleza.

El último deslizamiento de lodo se presentó en el barrio Jardín Bajo, debido al represamiento de las aguas de la quebrada El Salado.

Luz Amanda Pulido, directora nacional de la DPAE (Dirección de Prevención y Atención de Desastres), manifestó que Belalcázar se quedó sin el servicio de energía eléctrica y esperaba que ayer mismo los daños fueran reparados.

Pese a las dificultades por las constantes lluvias, 280 personas  fueron evacuadas en helicópteros de la Fuerza Aérea a La Plata (Huila) y a los resguardos indígenas más cercanos. La labor de rescate y provisión de ayudas se ha dificultado, ya que seis puentes colapsaron. “Invías ya hizo una visita y va a instalar un puente metálico entre Inzá y Belalcázar en tres o cuatro semanas”, precisó Pulido.

Alrededor de 1.500 niños quedaron sin lugar para estudiar. Por tal razón el Ministerio de Educación está definiendo la cifra de los recursos que destinará para reanudar la temporada escolar el próximo año.

A pesar de que varios campesinos han reportado la pérdida de los cultivos, aún no se tiene el dato exacto de los daños. Según Pulido, “el Ministerio de Agricultura va a brindarles ayuda para que, por medio de tasas de interés cómodas, ellos puedan recuperarse y empezar de nuevo”.

La Alcaldía municipal está estudiando la forma de reubicar a las 40 familias afectadas.

En el sector del barrio El Jardín “la situación es bastante crítica, porque los deslizamientos arrasaron 10 viviendas y dejaron a 150 personas en vilo. Esperamos que el Gobierno no nos desampare ante las inclemencias que estamos viviendo”, dijo una de las damnificadas.

La situación en la zona se agrava ante la escasez de alimentos para atender a los damnificados. Rosa Helena Bermúdez, una de las perjudicadas, dijo que hasta ayer en la tarde no les había llegado comida, debido a los derrumbes presentados en esta zona.

La zozobra se apoderó de los lugareños cuando la Cruz Roja Colombiana advirtió de la llegada de otra avalancha en las próximas horas, mucho más grande que las  anteriores, como consecuencia de las aguas que se represan en la parte alta del cañón de El Salado.

“Se aproxima una nueva avalancha mucho más grande que las de anoche”, dijo un indígena que salió de la zona donde se concentran las aguas de la quebrada.

Gobierno atiende emergencia

Según la directora nacional de la Dirección de Atención y Prevención de Desastres, Luz Amanda Pulido, el Gobierno Nacional ha enviado un paquete de ayudas para los damnificados por el desbordamiento de la quebrada El Salado, en Belalcázar, Cauca. “Los afectados han recibido ayudas como paquetes con mercado, bolsas de leche, biberones, cremas antipañalitis, colchonetas y tapabocas, entre los artículos que nos reportaron como prioritarios” dijo Pulido.

El Cuerpo Oficial de Bomberos y la Defensa Civil son algunas de las autoridades que están atendiendo la emergencia causada por la ola invernal en este municipio, la cual deja como saldo hasta el momento 40 viviendas afectadas y cuatro completamente destruidas.

Temas relacionados

Belalcázar
Comparte: