4 Sep 2016 - 3:54 p. m.

La carta con la que piden al Eln cumplir promesa de no asesinar a comunistas

La misiva, firmada por Carlos Lozano Guillén, vocero de Marcha Patriótica y director del Semanario Voz, solicita también no quebrantar el pacto que esa guerrilla hizo con las Farc para no enfrentarse entre sí.

Redacción Nacional

El cierre del acuerdo final de paz entre las Farc y el Gobierno, alcanzado el pasado 24 de agosto, fue celebrado entonces por defensores de derechos humanos, el Gobierno y organismos internacionales, pero dejó un sinsabor en varios sectores, como el Centro Democrático e incluso, en la otra orilla, en el Eln. Esa guerrilla está en desacuerdo con el proceso y aseguró que las Farc aceptan “unos acuerdos en los que el Estado no asume su responsabilidad en el desarrollo de la guerra”. (Lea aquí: Eln rechaza acuerdos entre Gobierno y Farc)

Es claro que ambos grupos subversivos están distanciados. Sin embargo ahora parece que los elenos también están alejados de los comunistas, que son cercanos a las ideas políticas de las Farc pero desde la legalidad.

A través de una carta publicada en el Semanario de Voz (periódico de izquierda fundado por el Partido Comunista Colombiano), el director de ese medio y vocero de Marcha Patriótica, Carlos Lozano Guillén, aseguró que Eln está asesinando a líderes comunistas en Arauca.

Lozano, investigado y absuelto por el delito de rebelión porque su nombre figuraba en los computadores incautados al exjefe guerrillero Raúl Reyes, afirmó: “Son crímenes cobardes contra gente inerme y desarmada. Usted debe ordenar que se suspendan esos actos viles”.

El líder político le exige al máximo jefe del Eln, Nicolás Rodríguez Bautista (alias Gabino), que cumpla con lo que conversaron los dos el 3 de noviembre de 2007, en Venezuela. De acuerdo con su relato, en esa fecha sostuvieron una reunión para hablar sobre “el absurdo enfrentamiento entre el Eln y las Farc en varios territorios y del ‘daño colateral’, como tal vez lo calificó Antonio, de las muertes de militantes del Partido Comunista Colombiano”. Casi 300 personas de esa corriente fueron asesinadas por el Eln.

“Es inconcebible que nos matemos con los camaradas de las Farc, eso no nos los perdonará la historia”, agregó Gabino en el encuentro. Meses siguientes ambas guerrillas pactaron el no enfrentamiento bélico entre las organizaciones. Casi una década después, los comunistas están preocupados por el Eln. No quieren que se repita el caso de la Unión Patriótica en el cuatrienio 1986-1990, cuando militantes de ese partido, dos candidatos presidenciales, ocho congresistas, 13 diputados, 70 concejales, y 11 alcaldes fueron asesinados. El partido había surgido tras una negociación entre el gobierno de Belisario Betancur y las Farc.

En Arauca han denunciando recientemente que se han intensificado los ataques por parte del Eln. La guerrilla predomina en ese departamento y los últimos cuatro años ha intensificado sus ataques a la infraestructura petrolera, las extorsiones y los secuestros. Dos de sus frentes más fuertes tienen presencia en el departamento: el Domingo Laín Sáenz y el Efraín Pabón Pabón. (Lea aquí : En Arauca la paz cojea sin el Eln)

El pasado 10 de marzo, Milton Escobar Rodríguez, escolta de Martín Sandoval, secretario general de la Unión Patriótica en Arauca, fue asesinado a con varios impactos de bala a pocos metros de la sede del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, en Arauquita. El frente Oriental de Guerra del Eln se atribuyó el homicidio pero lo calificó de un error. Escobar era además hijo de Rigoberto Escobar, miembro de la Marcha Patriótica y el Frente Amplio por la Paz.

Se han presentado otros asesinatos en el mismo departamento sin que aun se tenga claridad de los responsables, como el de Anderson Martínez, un joven mototaxista e hijo del exconcejal de la Unión Patriótica Julio Martínez, asesinado el 25 de agosto; y el de Gil de Jesús Silgado, militante del Partido Comunista Colombiano, en la vereda Santa Ana (Arauquita). Y este sábado la guerrilla activó una carga explosiva en el sector Los Cítricos, que dejó incomunicada a Saravena con Arauca.

El tiempo para negociar la paz con el Eln se le agota al Gobierno. Aunque la agenda de negociación ya fue establecida el 30 de marzo en Caracas (Venezuela), tras dos años de contactos, las condiciones dispares de las partes para avanzar en el diálogo han dejado empantanado el proceso.

Por una parte, el Gobierno le pide a la guerrilla suspender la práctica de secuestro y liberar los secuestrados en su poder, mientras que el Eln responde que ese tema es un punto en la negociación y que no puede ser una exigencia para iniciar las conversaciones.

 

Comparte: