22 Jun 2021 - 5:26 p. m.

Lo que se sabe de la muerte de Santiago Ochoa

La Policía relaciona el crimen con el tráfico de drogas. Mientras que su tía rechazó esa versión y el hecho de que hubiese hecho parte de la primera línea.

Avanza la investigación sobre la muerte de Santiago Ochoa, el joven de 22 años cuya cabeza fue hallada en Aguaclara, zona rural de Tuluá.

Marta Lucía Ochoa, tía del joven, desmintió las primeras versiones que aseguraban que él pertenecía a la primera línea de resistencia del municipio. Fue enfática al decir que el joven no tenía ninguna relación con el paro nacional ni las jornadas de protestas.

De Santiago Ochoa se sabe que había cursado el bachillerato y vivía en Tuluá, Valle del Cauca. “Mi sobrino trabajaba con el papá en una ferretería. Él era el que le ayudaba al papá en las ventas y llevaba domicilios”, le dijo Marta Lucía a Blu Radio.

Lea también: Las millonarias pérdidas del transporte público durante el paro nacional.

“Mi sobrino no tenía un mal comportamiento. La familia trataba de darle la mejor educación. Él no mantenía en la calle haciendo daño”, aseguró Ochoa. Además, expresó que cree que mataron a Santiago porque lo confundieron con otra persona y rechazó la versión de la Policía que lo vincula con el tráfico de drogas.

El coronel Jorge Urquijo Sandoval, comandante de la Policía del Valle del Cauca, anunció el avance de las investigaciones. La hipótesis que tienen es que el homicidio pudo ser un crimen de delincuencia común, sobre tráfico de estupefacientes.

La Policía ya había negado la veracidad de la información que circulaba en redes sociales que involucraban a un miembro del Esmad. Aseguraron que el escuadrón recientemente no ha realizado operativos en Tuluá.

Le puede interesar: La eterna crisis financiera de Transmetro en Barranquilla.

Los hechos que desencadenaron la muerte de Santiago iniciaron cuando salió en la mañana del sábado 19 de junio a montar en su bicicleta. Al parecer, iba a negociar la compra de una moto. Fue la última vez que lo vieron con vida y como no regresó, sus allegados denunciaron la desaparición.

Alrededor de las 9 de la noche, del mismo sábado, la comunidad alertó a las autoridades de una situación sospechosa. Un sujeto desconocido, en motocicleta, fue al corregimiento Agua Clara del municipio de Tuluá. Allí dejó la bolsa fuera de una vivienda que resultó contener la cabeza del joven.

Inicialmente la Policía ofreció una recompensa de 10 millones de pesos por información que permita dar con el los responsables del crimen. A esta se le sumó la oferta de hasta $100 millones que propuso la gobernación vallecaucana.

Lea: Una biblioteca arhuaca para la preservación de la memoria.

Clara Luz Roldán González, gobernadora del departamento, lamentó la muerte de Santiago y se solidarizó con su familia. “Rechazo social debemos manifestar a crueldad de actores ilegales que siembran terror en el Valle del Cauca”, dijo la funcionaria.

La línea habilitada para las denuncias es: 314 3617841, de la SIJIN del departamento.

“Como país nos duele la muerte de todo colombiano, pero el atroz crimen del joven Santiago Ochoa en la ciudad de Tuluá, merece todo nuestro rechazo. Las autoridades avanzan en la investigación para dar con el paradero de los responsables y que sean juzgados con determinación”, fue el pronunciamiento del presidente de la República, Iván Duque, frente al hecho.

La alcaldía de Tuluá también se pronunció. Repudió la muerte del joven y la desinformación al rededor de esta. “La Administración Municipal reitera su rechazo a todas las formas de violencia y nuevamente exhorta a las autoridades para que continúen con su labor investigativa y operativa que conlleve a la construcción de una ciudad más segura”, añadió.

Comparte: