27 Aug 2012 - 6:15 p. m.

Los intentos por la paz

En más de 50 años de guerra, no han sido pocos los procesos que han intentado abrir los distintos gobiernos con las guerrillas colombianas y demás actores armados ilegales

El Espectador

- En 1981 el gobierno Turbay crea una comisión de paz, bajo la batuta del expresidente Carlos Lleras Restrepo, para iniciar unas primeras exploraciones de paz. Lleras termina renunciando argumentando que no lo dejaron establecer contactos con la guerrilla.

- En 1982, el entonces presidente Belisario Betancur inicia una negociación con la guerrilla teniendo como consejero de paz a Otto Morales Benítez, quien en mayo de 1983 renuncia y al hacerlo pronuncia las famosas palabras: “Hay enemigos agazapados de la paz”. Lo reemplazó John Agudelo Ríos, quien impulsa la firma del cese al fuego en 1984 con las Farc, el EPL, el M-19, el Quintín Lame, un destacamento del ELN y la Autodefensa Obrera.

- Asume el presidente Virgilio Barco y con él las banderas de otro proceso de paz con las guerrillas, el cual no se concreta debido al exterminio que sufre la Unión Patriótica (movimiento político que nació de los diálogos con Betancur). En 1988 se adelantan conversaciones con el M-19, un año después se expide la Ley de Amnistía para los subversivos, tras de lo cual, en marzo de 1990, éstos se desmovilizan.

- En 1991, con el presidente César Gaviria, se desmovilizan en el marco de la Asamblea Nacional Constituyente el EPL y el Quintín Lame. El gobierno, como es normal, se entusiasma  y abre una ronda de conversaciones con las Farc en Araúca y luego en Caracas (Venezuela), pero el intento golpista de Hugo Chávez en contra de Carlos Andrés Pérez hace que finalmente los delegados de las partes se terminen trasladando a Tlaxcala (México). Allá se sienta el gobierno con la llamada Coordinadora Guerrillera, pero el atentado al congresista Aurelio Iragorri y la muerte en cautiverio del exministro Angelino Durán, a manos del EPL, rompe con las negociaciones.

- Luego, el presidente Gaviria logra negociar con las disidencias del ELN llamadas Corriente de Renovación Socialista y el frente Francisco Garnica, cuyos miembros se entregan a la justicia entre 1993 y 1994, al tiempo en que lo hacen bandas de Medellín que trabajaban con Pablo Escobar y milicianos.

- Posteriormente se realiza una negociación de poca recordación con las autodefensas de Fidel Castaño, que fue calificada por algunos como una pantomima, pues los diálogos fueron interpretados como fingidos.

- Llega el gobierno de Ernesto Samper, quien arranca haciendo contactos con las Farc a través de su alto consejero para la paz, Carlos Holmes Trujillo, quien dialoga sobre la posibilidad de despejar el municipio de Uribe (Meta). Cuando estalla el escándalo del 8.000, el presidente se dedica a su defensa y se acaba el camino hacia la paz en ese momento.

- En 1996 las Farc atacan la base militar de Las Delicias y secuestran a 60 militares. Es entonces cuando los subversivos plantean la posibilidad de diálogo siempre y cuando haya despeje militar. En junio de 1997 eso se cumple, cuando el gobierno autoriza a despejar el municipio de Cartagena del Chairá (Caquetá) para la entrega de esos plagiados y otros 10 infantes de marina. Posteriormente, las Farc hablan del despeje de cuatro municipios para conversar.

- La sociedad civil a través de la Comisión Nacional de Paz logra un principio de preacuerdo llamado Acuerdo del Nudo de Paramillo y el gobierno busca diálogos con el ELN en Maguncia (Alemania), siendo consejeros de paz José Noé Ríos y Daniel García-Peña.

- Entre 1998 y 2002, el entonces presidente Andrés Pastrana autoriza el frustrado despeje del Caguán y negocia menos mediáticamente con el ELN, que busca un despeje en el sur de Bolívar que finalmente es boicoteado por las autodefensas.

- En la era de Álvaro Uribe no se avanza en nada ni con las Farc ni con el ELN. En cambio, en 2002 se realiza el proceso de paz con las autodefensas que empiezan a desmovilizarse en 2003, arrancando con el llamado Bloque Cacique Nutibara. Eso además de los acuerdos humanitarios con las Farc que lograron la liberación de secuestrados políticos como Clara Rojas.

- Ahora el presidente Juan Manuel Santos, bajo el concepto de la llave de la paz, parece estar intentando seguir un camino hacia el diálogo con la guerrilla de las Farc. De él dependerá que no termine como otro intento frustrado más.

Comparte: