20 May 2008 - 12:23 p. m.

Los Motilón Barí se sienten en peligro

Han aguantado casi cincuenta años de guerra sin claudicar, sin perder su autonomía y resguardando con celo sus tradiciones. Pero hoy, los 3.200 Motilón- Barí que viven en el corazón del Catatumbo se sienten en peligro.

Dora Montero Carvajal

"Los blancos creen que la tierra puede poseerse ¡Eso no es cierto! La vida de un hombre es corta, los humanos pasan y la tierra queda. Nadie puede llevarse al más allá ni los ríos, ni el aire, nisiquiera un pedacito de tierra. El trabajo de un individuo consiste en conservar esos elementos que el espíritu Butuny le entregó prestados, para que la riqueza de ellos no se agote o disminuya y pueda seguir alimentando las necesidades de nuestros hijos, sin que más tarde ellos sufran escasez".

Esa es la enseñanza que los más viejos les han dejado a los motilones y por ello la lucha por mantener su tierra intacta es su razón de ser.

Ahora están recuperando su temple y decidieron no quedarse callados con las amenazas, no sólo a sus tradiciones y cultura, sino a su vida. Y como sea decidieron que protegerán las 121.800 hectáreas que están ubicadas en la cuenca baja del río Catatumbo, y con límite a cinco municipios de Norte de Santander (Tibú, Teorama, Tarra, Convención y El Carmen).

Incluso ahora, respaldados por los indígenas del Cauca, están en el proceso de conformar su primera guardia indígena y así emular a sus ancestros que con piedras y flechas defendieron su territorio durante los primeros años de violencia. Aunque no hayan logrado mucho, porque tuvieron que dejar atrás una de sus principales características: el ser nómadas.

Les han llegado amenazas desde las llamadas ‘Aguilas Negras' que los declararon objetivo militar sin explicación alguna. A ello se suma la interferencia de la guerrilla que cuida los cultivos de coca con que han violado su territorio y las detenciones arbitrarias por parte del Ejército.

Hoy su resguardo no les brinda seguridad y por ello se declararon en peligro de desplazamiento, el que sería el primero para esta etnia milenaria, según relató a Elespectador.com uno de sus representantes.

"El Estado colombiano no está reconociendo, protegiendo, garantizando, ni restableciendo los derechos fundamentales a la identidad, integridad, el territorio, la autonomía, la participación, la pervivencia y el mejoramiento de las condiciones de vida de nuestro pueblo, por cuanto está imponiendo el modelo de desarrollo nacional mediante la consolidación de un nuevo polo de desarrollo y la colonización en nuestro territorio...", dice un manifiesto que el Consejo Autónomo de Caciques Barí, Asocbari, entregó al culminar una visita a Bogotá.

Durante una semana, doce representantes de la comunidad estuvieron en misión en Bogotá para hacer conocer algunos de sus problemas y esperar que el Gobierno volteé su vista hacia ellos. Para poder viajar, lo hicieron como parte del programa de Apoyo a la promoción de los derechos de la comunidad indígena Motilón- Barí, que auspician Funprocec y Asocbarí.

Entre las quejas que manifestaron a los representantes del Gobierno nacional fue la presencia de los militares de las brigadas 15, 30, 20 y 21 que interfiere el libre tránsito de personas y productos, así como sus actividades milenarias de caza y pesca.

También protestan por la intrusión de empresas que quieren explotar los recursos naturales, como el carbón, en su territorio, a pesar de la sentencia de la Corte Constitucional sobre el proyecto de explotación del bloque petrolero Álamo I.

Aunque recibieron algunas respuestas, no se van satisfechos, pues su existencia no aparece en muchos de los despachos públicos y la primera tarea que tendrán a partir de ahora es la de existir.

 

Temas relacionados

Águilas NegrasCatatumbo
Comparte: