14 Aug 2013 - 10:11 a. m.

ONU reafirma apoyo de la comunidad internacional en posconflicto colombiano

"Hay una obligación por parte del Estado y de nosotros de atender a esas víctimas", expresó Fabrizio Hochschild.

EFE

El coordinador de la ONU en Colombia, Fabrizio Hochschild, reafirmó el compromiso de la comunidad internacional con la asistencia humanitaria a víctimas del conflicto armado en el país, si el Gobierno y las Farc firman un acuerdo de paz en La Habana.

"Una acción humanitaria no discrimina entre los causantes de esas necesidades, lo que genera la respuesta es una estimación objetiva", aseguró Hochschild.

Y añadió que "si en Colombia hay necesidades humanitarias generadas por grupos ilegales que no son las Farc o el ELN hay una obligación por parte del Estado y de nosotros de atender a esas víctimas", sentenció , en alusión a las bandas criminales herederas del paramilitarismo.

Hochschild y el director general de operaciones de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), John Ging, estuvieron visitando, durante dos días, las poblaciones de Guapí y Limones en el departamento del Cauca, uno de los más afectados porel conflicto armado interno.

A pesar de reconocer que el papel de la comunidad internacional ha sido "criticable" en algunos países, Hochschild declaró que entre el 0,5 y el 0,6 % de los recursos humanitarios globales van dirigidos a Colombia, una cifra que se espera mantener ya que, a su juicio, "la paz no garantiza la estabilidad al día siguiente".

"La firma provee las bases de lo que pasará luego. Esas necesidades y esa violencia de una u otra manera pueden continuar, esa es la experiencia de muchos países", aseveró.

En este sentido, celebró que el presidente Juan Manuel Santos anunciara sus expectativas de que la Oficina de Derechos Humanos en Colombia siga trabajando durante el posconflicto con "las brechas en derechos humanos que aún existen y que son particularmente graves en los lugares pobres, apartados y golpeados por el conflicto".

"Claramente aún hay grandes desafíos en derechos humanos en Colombia: hay problemas con la libertad de movimientos, amenazas al derecho a la vida, problemas de acceso a servicios de salud, desplazamiento, reclutamiento de niños y extorsión", añadió Hochschild.

En particular recordó que la desigualdad social sigue siendo un "reto histórico" en el país, especialmente entre las comunidades indígenas y afrodecendientes, quienes a su juicio parten de una situación mayor de vulnerabilidad que se acrecienta en sus áreas de residencia altamente afectadas por la violencia.

Ante esta situación, el director general de operaciones de la OCHA, Ging, insistió que "la solución para el país es el desarrollo económico" e insistió en la importancia de lograr una estabilidad humanitaria que brinde las bases para ese escenario potencial.

"Esperamos que el proceso de paz triunfará y tenemos que estar posicionados para todo lo que se espera de nosotros. Estamos comprometidos con distintas organizaciones gubernamentales que nos han comunicado que debemos estar preparados e intensificar nuestro rol", aseguró

"No deberíamos infravalorar los retos que debe enfrentar (el país) pero deberíamos hacerlo con confianza", concluyó Ging, quien valoró como positiva la trayectoria que ha experimentado Colombia en los últimos años en materia de reconocimiento y asistencia a víctimas.

Comparte:
X